24 de octubre de 2008

Canciones para una mili

Corría el año 1981 y me encontraba cumpliendo el servicio militar en el Parque de Artillería de la II Región Militar, ubicado en la larguísima Calle de San Vicente Martir de Valencia; hay quien ha dicho que hacer la mili era no hacer nada, pero desde muy temprano y no le faltaba cierta razón. En mi caso, estaba destinado en el Juzgado del cuartel, una oficina con un trabajo mínimo, casi inexistente.

Tal vez por esta razón, recuerdo que en aquellos meses me hinché de leer libros, así como de escuchar la música ligera de entonces, pues las oficinas tenían conexión con la radio y el Comandante-Juez disponía de unos cascos que facilitaban la audición. Por esta razón,me he puesto a recordar las canciones que me quedaron especialmente grabadas. Como esto tiene un límite, he seleccionado cinco, que me parecen, por cierto, bien distintas.



Una canción que sonaba a todas horas era "The winner takes it all" , del grupo sueco ABBA; hay muchísimos temas del grupo que me encantan, pero tal vez es éste mi preferido, el que elegiría si tuviera que optar.






De aquella época es también una de las canciones más emblemáticas de Barbra Streisand: "Woman in love", un tema donde la voz de Barbra se eleva hasta el Olimpo de las diosas solistas. La canción sonaba en las vetustas paredes cuartelarias y te hacía olvidar el laberinto donde te habías metido.






También corresponde a 1981 la canción "El aire cálido de abril" , un tema que sacó adelante el grupo Alameda, uno de los genuinos representantes del llamado rock andaluz de la época, junto a otros como Triana y Medina Azahara. Se trata de un tema melódico y muy grato de oír.





En aquél año se hinchó de vender vinilos -es lo que se vendía entonces- un cantautor catalán: Joan Baptista Humet; su canción "Clara" dio la vuelta a España y parte del extranjero. Se trataba de la historia de una heroinómana y, como todas las canciones del cantante catalán estaba llena de sentimiento, contenido y mensaje.







La última canción que traigo a colación es "Menta y limón", interpretada por Roque Narvaja, un cantante argentino que en su pais cantaba música "beat" y que tuvo que exiliarse en España ante las amenazas de los militares que entonces ostentaban allí el poder. Aquí optó por la vía melódica y triunfó por todo lo alto con esta canción. Narvaja compuso el famoso tema "Santa Lucía" que tan bien interpretó Miguel Ríos.

6 comentarios:

Máster en Nubes dijo...

Modestino, eres "total". Sólo pensar en tíos en un cuartel oyendo Women in Love de la Streissand en los años 80 me hace una gracia horrorosa, no sé por qué, de verdad, pero es estoy riéndome sola viendo la escena!
Hala, a seguir

Modestino dijo...

Pues sonaba en los altavoces a todo volumen. Sí que podía parecer paradójico esa combinación de caqui, armas, disciplina, rancho y aroma cuartelero con la elegancia de la mismisíma Streissand.
En la mili me tocó hacer el papel de superviviente y leer y escuchar música echaban una mano.

palenciana dijo...

Siento decirte que a mí la mili no me inspira nada, Modestino. Ni siquiera la música que pudiera escuchar en los barracones, y de la que ya no me acuerdo. En la mili sólo aprendrí a beber cerveza y a oír insultos y exabruptos de los mandos mientras nos azuzaban para que corriéramos más aún por aquellos campos de Dios con la escopeta (o lo que fuera aquello) al hombro. Se nota que tú no tuviste que acarrerar con semejante instrumento: calentito en tu despacho, me lo imagino.

Tengo para mí que la mejor medida que tomó Aznar en sus primeros 4 años de gobierno (dejando a un lado las cuestiones económicas, que desconozco) fue abolir el servicio militar obligatorio. Creo que la mayoría de la gente ha olvidado que fue su gobierno el que lo hizo. Luego, ya sabes: la horripilante boda de su hija (el principio del final), los pies encima de aquella mesa en Las Azores...... y hasta hoy. Pero nos libró de la mili.

Modestino dijo...

Tengo la misma visión de la mili que tú, palenciana, no sólo llevé armas e hice instrucción -un sargento en pleno pasó ligero dijo "a ese gordo que le den con la culata en la cabeza"- sinó que me tragué cerca de 25 guardias, más de 40 refuerzos y de 60 retenes, a lo que hay que sumar un golpe de estado en vivo y en directo -la hice en Valencia-.
Pero no puedo evitar guardar excelentes recuerdos de muchos compañeros que conocí y que me ayudaron a ver el mundo de modo distinto. En uno de mis primeros post de este blog hablé de todo ello.
Pero este post es de canciones, no de milis.
Deben tener razón las mujeres cuando afirman que los hombres nos ponemos insoportables cuando hablamos de nuestro servicio militar.

Sunsi dijo...

Hace pocos días me contaron que Joan Baptista Humet está muy enfermo.
He pensado que quizá querrías saberlo

Modestino dijo...

Joan Baptista Humet tuvo una fugaz reaparición hace unos años; quiso volver a coger impulso pero ya se ve que no lo logró.
Oí una entrevista suya y se notaba todo muy artificial.

No sabía lo de su enfermedad. Lo siento.