26 de agosto de 2008

Juan Manuel de Prada

Tengo que empezar mi comentario de hoy reconociendo que no he leído ninguno de los libros de Juan Manuel de Prada, personaje a quien hoy pretendo ensalzar; cuando aún vivía en Tarragona compré "La Tempestad", pero no llegué a comenzar su lectura y cuando me vine a Huesca el libro se quedó en Cataluña. Pienso, en consecuencia, que estoy en deuda con el escritor, aunque me echa un poco para atrás su fama de excesivamente rebuscado y barroco.

Pero donde me he convertido en un auténtico devoto de De Prada es leyendo sus columnas en "ABC" y "El Semanal"; hay gente que piensa que también es excesivamente engolado en estos escritos, aunque a mí también me gustan literariamente. Pero sobre todo, donde mi admiración llega al máximo es cuando valoro el compromiso y la valentía del literato castellano a la hora de defender los valores cristianos. En tiempos donde se postula el relativismo más atroz, donde la verdad o se niega o se cuestiona, donde ser consecuente con tu fe hace tiempo que ha dejado de ser políticamente correcto, uno agradece que en las filas de la élite intelectual haya quien de la cara de la manera que lo hace Juan Manuel de Prada.

Hace tres años tuve ocasión de asistir a una conferencia suya en el Palacio de Congresos de Jaca; habló de la familia y puedo asegurar que su disertación fue amena, brillante y valiente. El aforo se cubrió del todo y la gente salió encantada. Desde entonces lo he seguido puntualmente, y es de agradecer su perseverancia en hablar claro y sin tibieza.

No tengo ninguna duda de que hoy en día existen una serie de temas donde los cristianos, y quien sin serlo postula determinados valores, hemos de poner toda la carne en el asador: la defensa de la familia de siempre, la libertad de enseñanza y la defensa de la vida, desde el primer momentom de la concepción y hasta el último aliento. Estamos en tiempos de crisis económica y hay preocupación en todos por las consecuencias de la misma, pero tarde o temprano la situación recuperará la tendencia positiva, por el contrario, cuando se entra en barrena en los principios morales, las consecuencias negativas son más dañinas y prolongadas.

La defensa de estos valores nunca ha de ser ni agresiva ni violenta ni excluyente, nunca me han gustado determinadas actuaciones vehementes y llamativas, pero no por ello ha de dejar ser intensa, seria y comprometida. así entiendo que es la de Juan Manuel De Prada, a quien no le impiorta ser políticamente incorrecto y ha puesto sus capacidades al servicio de la verdad en la que cree.

http://desdeelparedon.blogspot.com/2008/06/manuel-de-prada-el-genio-religioso-de.html

http://moralyluces.wordpress.com/2008/07/25/sobrehumana-betancourt/

http://www.abc.es/hemeroteca/historico-26-01-2008/abc/Opinion/pocas-y-viejas_1641589910843.html

http://www.interrogantes.net/Juan-Manuel-de-Prada-Aborto-progresista-ABC-50II02000/menu-id-1.html

Foto: http://www.elmundo.es/

5 comentarios:

Anónimo dijo...

No acostumbro a leer los artículos de Prada en el ABC, pero las pocas veces que he sucumbido a la tentación, he comprobado que es tan pedante y clasista (cultural) como demuestra serlo en sus insoportables y anodinos libros, que parecen escritos únicamente para sí: para demostrar a la humanidad lo culto e inteligente que es. Dudo mucho que alguien haya leído algún libro suyo, completo. No obstante, soy consciente de que este (para mí, un tanto siniestro) personaje es un icono para una parte de la sociedad. Tus alabanzas me parecen completamente excesivas, desmedidas, exageradas, en definitiva.

Modestino dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Modestino dijo...

Bueno, es una cuestión de opiniones. Ya he dicho que no he leído sus libros.

En eso de la literatura "pufo" tenemos en España unos cuantos ejemplos, gente que vende por ser "transgresora", por ser "feminista radical" o por tener buenos contactos y literariamente no valen un pimiento.

Mis alabanzas eran fundamentalmente por una actitud que me parece valiente, comprometida y coherente; otra cosa es que haya quienes no esteis de acuerdo con ella, algo absolutamente respetable, por supuesto.

Un saludo¡¡¡

suso dijo...

Le leo desde hace años, le escucho en las tertulias de Julia Otero, y también me parece excesivo el post. Si tiene un público entregado, como debía de ser el de Jaca, no dudo de su defensa de los valores cristianos...otra cosa es cuando está en otros ambientes: recula bastante y pierde peso y medida.
Creo que está sobre valorado desde el principio. Sus escritos son barrocos y complejos. Yo me leí la biografía de una aviadora lesbiana en la gueera civil y, la verdad, un pestiño ( además que no casa con lo que afirmas de él respecto a sus valores).
Por otra parte, ha entrado a una guerra mediática, con intereses personales en la conferencia episcopal, que no sé yo.
Escucharle en las tertulias de cine , con Garci o en Popular TV,dice mucho de él: es muy pedante.
Amén.¡He dicho!

Modestino dijo...

Sí que voy a tener que esforzarme en defender mi post de hoy ;). La verdad es que solamente le sigo en sus artículos y me faltan datos; es posible que en las tertulias sea pedante, a mí en Jaca no me lo pareció.

Y si recula cuando el ambiente es menos "a favor", pues vaya.... yo sigo valorando lo que hace.

En cuanto a la guerra mediática, sí que le he leido algunos artículos contra FJL, aunque ignoro la trastienda de aquélla. Yo pienso que FJL se busca muchos enemigos, algunos innecesariamente.