1 de mayo de 2009

"El gato que está triste y azul", Roberto Carlos



Roberto Carlos nació en Cahoeiro (Brasil) hace 68 años; se convirtió en el rey de la música ligera de su país y ha sido el único cantante latinoamericano en ganar el Festival de San Remo: lo hizo en 1968, junto a Sergio Endrigo, con "Canzone per te". Cuentan que sus presentaciones son las más grandes realizadas por artista latino alguno, su orquesta es considerada la mejor de ningún cantante en la historia. Su formación original era de 32 músicos, los cuales Roberto bajó a 16 con la aparición de los sintetizadores. La fama de la orquesta proviene de una vez que tuvieron que acompañar a Frank Sinatra luego que sus músicos resultaron intoxicados y Roberto dijo a Frank que solo le colocara las partituras y ellos lo acompañarían, así sucedió y Sinatra confesó que jamás había tocado con orquesta igual.

No obstante, la fama no le ha venido a este brasileño que tiene una pierna ortopédica por su triunfo en el certamen italiano, sino por un montón de canciones que han dado la vuelta al mundo. "Eu daría minha vida" fue la primera de la que tuve conocimiento y después llegarían "La distancia", "Amigo", "Lady Laura", "Detalles", "Un millón de amigos" o una formidable versión de "El día que me quieras" han sido canciones que se han escuchado por todas partes.

No obstante, no tengo ninguna duda de la que quiero traer a mi blog: "El gato que está triste y azul", una canción llena de ternura que habla de amores juveniles, de amores platónicos. Es posible que haya a quienes les parezca excesivamente "meloso", que sea una canción reñida con quienes son partidarios de un tipo de música más dura, más contundente. A mí este gato me trae recuerdos alegres y es de esas canciones que uno vuelve periódicamente a tararear, de las que siempre llevas dentro de tu cabeza.


10 comentarios:

Sunsi dijo...

Qué joven Roberto Carlos. Y la canción... preciosa y triste. Nunca he sabido qué pinta el gato... un gato azul... pero justo es lo que hace que no te olvides de esta canción.Mi preferida de Roberto Carlos. Y otro gato... el de Rosario Flores.

Un saludo, Modestino.

Modestino dijo...

Habría que averiguar que quiso decir el compositor con eso de estar "triste y azul"... tal vez la soledad, tal vez los gatos son muy noctambulos, ... a jo mejor estar azul es estar mustio...

Rosaura dijo...

Estoy oyendo la canción mientras escribo esto, gracias por estos maravillosos recuerdos, nos trasportas a otras épocas... no se cómo se te pueden ocurrir tantas cosas y siempre tan acertadas, lo digo en serio.

Rosaura dijo...

Perdona mi falta de ortografía, al leerlo me he quedado horrorizada, en un blog de este nivel... Ha sido un error al escribir.

Modestino dijo...

Tu falta de ortografía es nimia y ocasionada por error no por ignorancia, no hacía falta disculparse.

¿A quien te recuerda la foto de Roberto Carlos? ... jejeje

Rosaura dijo...

Tengo que reconocer que, si se le quita el terrible pelo, tiene un airecillo, aunque nunca lo hubiera dicho por el recuerdo que tenía

Anónimo dijo...

A modestino:

Azul en ingles (Blue), es una forma de decir "Triste o Deprimido". Si dices "I'm feeling blue" (me siento azul) significa que estas sintiendo deprimido. Creo (no estoy seguro) que en portugués es igual.

De ahí viene lo del gato azul.

Saludos!

Anónimo dijo...

Hace cuatro décadas la canción titulada “Un gato en la oscuridad” que interpretaba el cantante brasileño Roberto Carlos alcanzó el número uno de las listas de discos más vendidos y escuchados de todo el país. Por si no os suena por el título, es aquella que dice… “El gato que está triste y azul…”

El tema había sido compuesto originalmente en italiano por Gaetano ‘Toto’ Savio y Giancarlo Bigazzi bajo el título “Un gatto nel blu” y que fue interpretada en el Festival de San Remo de 1972 por el propio Roberto Carlos.

Poco después salió a la venta un disco conteniendo la versión española de la canción y se convirtió en todo un bombazo en muy poco tiempo, siendo una de las canciones insignes y más representativas del cantante brasileño.

El pegadizo estribillo hablaba de un gato que estaba triste y azul, pero ¿por qué el gato era de color azul?… muy sencillo, por pura rima y capricho de Buddy y Mary McCluskey, las dos personas encargadas de realizar la traducción del tema al español.

En realidad la versión original dice que el gato está en el cielo (un gatto nel blu) ya que en italiano también se utiliza la forma ‘blu’ para referirse al cielo.

Lo paradójico es que en la primera estrofa del estribillo de la versión española dice “El gato que está en nuestro cielo” (Un gatto nel blu guarda le stelle) pero en la siguiente pasa de estar en el cielo a “triste y azul”, aunque en la versión original seguía estando por ahí arriba y sin hablar de ningún color en concreto.

Carlos Ruiz dijo...

El gato es el , es el amor

Modestino dijo...

Claro Carlos, a veces tenemos la respuesta delante y no la vemos ... Gracias¡¡¡¡