30 de octubre de 2012

Una decisión inaudita

El escritor Javier Marías ha renunciado al Premio Nacional de Narrativa, una decisión que ha sorprendido, dado que se trata de uno de los premios más importantes en materia literaria, un galardón que cualquier autor en lengua castellana desearía tener entre los méritos de su currículum vitae. Marías ha afirmado que «un galardón institucional, oficial y estatal, otorgado por el Ministerio de Cultura, no le es posible aceptarlo», amparándose en que siempre ha rechazado "cualquier remuneración o premio procedente del erario público, incluidos el Instituto Cervantes y RTVE". He de confesar que no he´leído nada de esta autor, tengo que admitir que por un temor no se si fundado a encontrarme con algo muy difícil de leer, pero al conocer a gente en cuyo saber y gusto literario confío plenamente que me asegura que el madrileño es lo mejor de lo mejor en el panorama literario español, me llama poderosamente la atención ese rechazo a entrar en el palmarés de un premio prestigioso. El elenco de ganadores de este premio es llamativo, y en el mismo se encuentran escritores míticos como Ramón J. Sender y Alejandro Casona, grandes de la literatura española de la segunda mitad del siglo pasado como Ana María Matute, Camilo José Cela, Carmen Martín Gaite, Gonzalo Torrente Ballester, Miguel Delibes o Jesús Fernandez Santos y muchos de los grandes de hoy día como Juan Marsé, Antonio Muñoz Molina, Luis Mateo Díez y Javier Cercás ... Me gustaría saber que opinan -u opinarían de poder hacerlo- estos escritores de la decisión de Marías: seguro que la respetan elegantemente, pero no dejan de haber quedado en evidencia.

Son muy respetables la razones de Javier Marías, un hombre que desde siempre ha demostrado una personalidad fuerte y una firmeza notable en sus convicciones e ideas, además de que nadie le puede negar la libertad de actuar con plena libertad a la hora de tomar una decisión que no perjudica a nadie, pero no puedo plantearme evitar que su negativa tenga cierto eco de "boutade", de personalismo, de arrogancia, ... Entre los compañeros de profesión de Marías su acción ha sido generalmente tomada con frases de admiración, y así Manuel Rivas o Domingo Villar han alabado la valentía del autor de "Los enamoramientos", aunque otros como Marta Rivera de la Cruz consideran que ha hecho un feo al jurado y a los demás finalistas, quienes podrían haber ganado el premio y recibirlo con ilusión. Cada cual que piense lo que quiera, suerte tiene Marías, imagino, de poseer un número importante de galardones como para permitirse el lujo de desechar alguno; yo por el momento hago el propósito de salvar mi laguna literaria leyendo algún libro de este autor que aunque él no quiera, un Jurado tan cualificado como el del referido Premio considera que lo merece.

24 comentarios:

susana dijo...

Me temo que sea una decisión de corte político. Habría que ver si lo habría aceptado gobernando el Psoe. Un beso.

Modestino dijo...

Marías aseguró que hubiera hecho lo msimo con Zapatero, que era una cuestión de principios, no de ideología ...

susana dijo...

Pero también aprovechó para criticar la política económica del gobierno, así que no sé si creerle.

Modestino dijo...

:) ... ya, Javier Marías siempre ha sido muy crítico con el partidoque ahora gobierna, ... no lo era tanto con el que lo hizo anteriormente, desde luego.

Anónimo dijo...

Podia haber cogido el dinero y darlo a alguien necesitado

dolega dijo...

Me parece más una campaña de marketing que cualquier otra cosa.
El título por el que le han dado el premio, lo he dicho en algún otro sitio, desde mi modestísima opinión, es un tostón de los gordos gordos.
Besazo

Modestino dijo...

Yo no he leído nada de Javier Marías, ya lo he dicho, pero he oido hablar bien de "Los enamoramientos" ... pero Mar´çias despierta pasiones: o gusta mucho o aburre.

Tommy dijo...

Puedes empezar por el principio, querido Modestino, y leer "Los dominios del lobo". Y no dejes de pensar que la escribíó cuando tenía 19 añitos, la disfrutarás más.

Driver dijo...

Javier Marías también traduce.
Más que aconsejable "El Espejo del Mar" de Josef Conrad, escrito a principios del XX, por Conrad, un marino que tras varias vueltas al mundo, toca tierra para reflexionar sobre la condición humana, sin perder de vista el olor a salitre, olas, mareas y tiempos que el Océano determina.

Driver dijo...

La reseña de Conrad:
http://www.javiermarias.es/PAGINASDECRITICAS/criticaselespejo.html

Brunetti (pro Marías) dijo...

Vaya por delante que mis dos iconos literarios españoles vivos son Antonio Muñoz Molina y Javier Marías.

Pero así como Antonio me consta que es una persona humilde y de trato y gustos sencillos, Javier es un grandísimo pejiguero y, además, soberbio de carácter: todo le sienta mal, a todo le pone falta y le encuentra defectos.

Mutatis mutandis, algo parecido con lo que ocurre con Messi y Cristiano.

Pero ha sido tocado por la caprichosa naturaleza para la literatura. Y él lo sabe y a menudo ejerce como si de un (pequeño) dios se tratara.

Su actitud ante este premio no me extraña en absoluto: lo raro hubiera sido que lo aceptara.

Siento discrepar de la opinión de Dolega, pero, para mí, "Los enamoramientos" fue la mejor novela española que leí el año pasado, sin lugar a dudas: no se puede escribir mejor. Pero para gustos....

Si no has leído aún nada de Marías, te aconsejo que empieces por "Corazón tan blanco". Si al cabo de 100 páginas no te ha atrapado su forma de narrar, abandónalo y no vuelvas a intentarlo.

Se puede vivir perfectamente sin leer a Marías. Aunque a los que nos gusta su escritura, nos entusiasme.

Salud!

paterfamilias dijo...

Podría haberlo aceptado y donar su importe a Cáritas, ¿no?

Entonces sí que habría recibido ataques de sus colegas ;-)

Zambullida dijo...

Leí hace años un libro de él y no logré entré en él, pero de esto hace muchos años, muchííísimos. Quizá ahora lo mirara con otros ojos más benévolos...

Si él no lo quiere, que me lo den a mí que soy escritora novel y me viene bien tanto el prestigio que acarrea como la pasta.

Modestino dijo...

Tommy, no se sí recuerdas que ese libro me lo regalaste tú, habré de hincarle el diente.

Modestino dijo...

Conrad es un lujo.

Modestino dijo...

A veces los genios, Brunetti, tienen un carácter difícil.

Modestino dijo...

Algún sectario suelto si que hay por ahí, pater ;)

Modestino dijo...

Zambullida, más pronto que tarde tendrás tu premio!.

interbar dijo...

Ahora se podrá utilizar el dinero en algo mejor.

Modestino dijo...

:):):)

Brunetti, bis dijo...

Si hubiera aceptado el premio y hubiese donado el premio a Caritas, a la tal Lucia Extebarria le habría entrado urticaria.

Pero si el donatario hubiera sido, un suponer, La Asociación de Amigos del Percebe Eréctil, habría experimentado un orgasmo.

Por suerte, aquí sigue lloviendo...

Modestino dijo...

No te creas que el percebe eréctil debe de tener su encanto ... culinario.

Aquí también llueve ...

Gina dijo...

A propósito, copio y pego ésta entrada en el blog “Fuera de juego” del narrador José Manuel Fajardo, donde dice: “(…) resulta admirable que un autor renuncie a una distinción acompañada de veinte mil euros. Hace falta mucho amor propio para semejante decisión. Sin embargo, al primer chispazo de asombro le siguen las sombras pues si el motivo es no ser señalado como favorecido por el poder político, ¿es menos penoso ser señalado como favorecido por el poder económico? ¿Tal vez sólo se debieran aceptar premios de ONG? Y si se rechaza un premio institucional por tener algo de sospechoso, ¿no se pone bajo sospecha a quienes lo recibieron y aceptaron?”. Ser o no ser...

Un abrazo.

veronicia dijo...

A mi me da que pensar que se puede permitir mantener sus principio por veinte mil euros... que hubiera pasado si fueran cincuenta mil... cien mil o un millon...
Hay muchas personas que no aceptan dinero porque un trabajo va contra sus principios pero todo suele tener un límite y la necesidad es mala consejera.