16 de octubre de 2012

Fallece un histórico de la selección germana

El pasado día 11 falleció en Augsburg, la ciudad alemana donde había nacido, Helmut Haller, uno de esos jugadores altos, fuertes y rubios que convirtieron a la selección de fútbol de Alemania en una de las mejores del mundo, de esas que siempre acaban disputando los puestos del pódium. Haller, que se hizo famoso en el equipo de su ciudad, desarrolló la parte más brillante de su carrera en Italia, ya que en 1962 el Bolonia le fichó para su plantilla y con el que disputó 295 partidos oficiales y marcó 80 goles, llegando a su máxima gloria la temporada 1963-64, al ganar el Scudetto con su equipo y ser nombrado "futbolista del año". En 1968 firmó por la Juventus de Turín; en la Vecchia Signora disputaría un total de 170 partidos, anotando 32 goles y obteniendo dos nuevos "scudetti". Con la elástica blanquinegra jugó dos finales europeas, aunque no consiguió ganar ninguna: en 1971 los de Turín perdieron a doble partido la final de la vieja Copa de Ferias con el Leeds United que comandaba el escocés Billy Bremmer y en 1973 la de la Copa de Europa frente al Ajax de Cruyff, Keizer, Neeskens, Rep, Krol y cía. Con la Juventus formó un excelente equipo en el que destacaban jugadores como Dino Zoff, Causio, Capello, Bettega, Anastasi y el brasileño Altafini. En 1976 regresó al F.C. Augsburg, su equipo de siempre, donde jugaría hasta su retirada en 1979, salvo un año que militó en el BSV Schwenningen.

Con la selección alemana Haller jugó 33 partidos, consiguiendo la notable cifra de 13 goles, el jugador fallecido disputó tres mundiales: Chile-62, Inglaterra-66 y Méjico-70, siendo el disputado en las islas británicas donde se consagró internacionalmente, ya que formó siempre como titular en un conjunto donde brillaban primeras figuras como Franz Beckenbauer, Karl-Heinz Schnellinger, Uwe Seeler, Wolfgang Overath, Lothar Emmerich, ... Haller fue el autor del primer gol de la Final disputada en Wembley tras romper la cintura y dejar sentado al durísimo Nobby Stiles. Esa final acabó siendo ganada por los ingleses al imponerse 4-2, con hat-trick de Geoffrey Hurst y un gol polémico de los británicos que acabó siendo decisivo. Esta derrota, junto a las referidas con la camiseta de la "Juve" suponen que Haller perdió las tres grandes finales que disputó en su carrera deportiva, lo que no resta ni un ápice de méritos. Como anécdota cabe referir que al final del partido de Wembley el alemán se quedó con el balón usado, algo que reglamentariamente le correspondía a Hurst por haber marcado tres goles; 30 años después de disputada la final, Haller cumplió con lo previsto y entregó el balón al jugador del West Ham United.

Haller jugaba en la teórica posición de interior derecho; a pesar de ésto su juego era tremendamente ofensivo y se parecía mucho más al de quien ahora denominaríamos segundo punta; tenía un excelente dominio de balón y una notable potencia, virtudes con las que suplía una forma física que no siempre era la óptima debido a su tendencia al sobrepeso. En el mundial de Méjico Haller partía como una de las bazas ofensivas más importantes de Alemania, pero una lesión en la primera fase impidió que pudiera jugar en los partidos decisivos, facilitando el debut de Jürgen Grabowski un excelente extremo diestro que acabaría siendo uno de los artífices del Mundial que los germanos conseguirían cuatro años después. Los últimos años de vida de este gran artillero teutón fueron duros, afectado de Alzheimer y Parkinson; ahora descansa en paz.


6 comentarios:

Brunetti dijo...

Ni aunque me hubiesen puesto boca abajo hubiera sabido de la existencia de este tal Haller.

Es la primera vez que oigo su nombre.

No sé cómo en podido vivir tantos años sin esa información, caray.

Un abrazo, memorión.

Modestino dijo...

En 1966 eras tan joven que no puedes recordar al autor del primer gol de la Final del Mundial inglés ... también aparecía en la colección de cromos que sacó la Editorial FHER con motivo del Mundial de Méjico-70, además de ser un habitual en los partidos internacionales que jugaba la Juve.

Haller coincidió con Beckenbauer, Netzer, Schnellinger, Overath, ...

Brunetti (recordando) dijo...

¡Ah, vale!

A estos últimos sí que los conocí. Son historia viva del fútbol de aquella época.

Los equipos alemanes parecían entonces invencibles. Cómo han cambiado los tiempos....

Por cierto, vaya careto de auténtico teutón que tenía el tal Haller. No me atrevería ni a toserle, mucho menos a zancadillearle.

Salud!

Modestino dijo...

Medía 1,77 metros, así que no era de los más altos: ¿te acuerdas de Horst Hrubesch?, era el ariete tanque de la Alemania de los 80 que jugaba en el Hamburgo ... menudo armario¡¡¡¡

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

¡Modestino ya sabes que cuando hablas de fútbol sólo aparezco para saludarte y felicitarte por lo que sabes...a mi me sacas del Kaiser Beckenbauer y no doy más de sí...
¡Gracias a ti voy aprendiendo algo más!
Un abrazo cordial
Asun

Modestino dijo...

Beckenbauer también tuvo su espacio en esta casa:

http://modestino.blogspot.com.es/2010/10/kaiser-franz.html

Y es que además el tipo es elegante y apuesto.

Un saludo¡¡¡¡¡