7 de marzo de 2011

Una corbata con efectos secundarios

No se si todos los hombres tendemos al capricho, aunque me imagino que quien más quien menos tendrá sus antojos por mucho que haya quien camine con fría pose de asceta; en mi caso existe, porqué no confesarlo, cierta debilidad hacia los libros y las corbatas. Hace un par de veranos vi que en un establecimiento bastante "pijo" de la calle Alfonso de Zaragoza había en oferta una corbata que me entró por los ojos, era verde y llevaba pequeñas flores grabadas: aprovechando que me tenía que comprar una camisa la tentación fue irresistible y acabé incluyendo el referido complemento en el lote. No me la pongo mucho, pues no tengo claro que sea muy combinable, pero el pasado miércoles la elegí para el atuendo del día. Por la tarde me marchaba a Sevilla y, como tuve que marchar sin solución de continuidad del trabajo a la Estación, emprendí el viaje sin poner por obra la aconsejable operación de ponerme ropa cómoda. Así llegué a la Estación de Delicias con americana y corbata, la que he mencionado y figura en la foto.

En la dicha estación, tras comer de cualquier manera en esa especie de restaurante-almacén que han puesto, me encontré a un viejo amigo al que acompañé a coger el autobús que le iba a llevar a tierras castellanas, tras lo que decidí tomarme un cortado -descafeinado, por supuesto- en el bar de la Estación de buses. Allí trabaja desde hace tiempo una chiquita -el cartelito que lleva junto al bolsillo izquierdo anuncia que se llama Marga- de cuyo temple puedo dar fe, ya que hace un tiempo vi con que elegancia y paciencia trataba a un borracho que estaba dando la murga al personal, además de ser bastante guapa y tener una voz bien bonita. Allí estaba ella y me atendió con su buen hacer habitual.

Cuando me dispuse a pagar la moza me preguntó si trabajaba en la RENFE, haciéndolo en un tono por el que intuí presumía una respuesta afirmativa, le dije que no y aboné el importe, suponiendo que la pregunta se debía a que los empleados deben de tener un precio especial, o incluso que la consumición es gratuita. Lo que me dejó con la curiosidad alterada fue el hecho de que la chica pensara que era empleado de la casa, pues me parece que no tengo cara de ferroviario, hasta que me di cuenta de que la corbata tenía un aire parecido a las que usan los revisores.

No es mi primera experiencia de confusiones causadas por la indumentaria, pues más de una ocasión me ha ocurrido que deambulando con traje en el Corte Inglés algún individuo o individua me ha preguntado si le podía atender, pero no deja de ser curiosa la situación, pues uno se encuentra bien contento de la corbata que ha comprado y resulta que le acaban confundiendo con un personaje uniformado. Y que conste que además de considerarles unos profesionales competentes y respetabilísimos, no discuto la elegancia de los revisores. Casi me recordó una serie cómica americana de la tele de mi infancia, de esas con risas enlatadas, en las que la protagonista acudía a una fiesta de lujo con un traje cuya tela coincidía íntegramente con la de la tapicería de las sillas: al fin y al cabo todo son vanidades.




16 comentarios:

tomae dijo...

El otro día leía un artículo, donde hablaban de directivos y corbatas, mencionaba el clásico "rojo Botín" (también Ferrari) que usa D.Emilio del Santander.

Otro comentaba el gusto por la corbata negra, para no perder el tiempo buscando combinaciones... aunque tiene su efecto "Matrix", o el distinguir a los amantes de un género de novelas ;)... entre otros.

Modestino dijo...

La corbata es el complemento de ropa donde los hombres tenemos mayor capacidad de ser originales.

meloenvuelvepararegalo dijo...

Sí, al menos ahí podéis tener un toque de color, que sino... :)
Al menos veo que siempre te confunden con tipos serios y trabajadores.
saludos,

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

Jajajajaja, muy diver Modestino, de verdad...pero está claro que la señorita Marga, además de guapa y simpática es miope, así que tu tranquilo con tu corbata que seguro te favorece mucho...
Un abrazo
Asun

Modestino dijo...

No creo que sea mipoe, además me lo dijo con tal delicadeza que no se trata de enfdarse.

pater familias dijo...

Seguro que las corbatas de los empleados de la Renfe el "dibujito" es el logo de la empresa.

En la foto de la corbata soy incapaz de distinguir ese logo, por lo que, como ya han adelantado, Marga debe ser un poco miope.

Es cierto, en la corbata es donde podemos excedernos un poco y dar ese toque original a nuestro atuendo.

Modestino dijo...

No os metais con Marga que es muy buena gente. Y la anécdota, que conste, me parece divertida, no una tragedia ... mira que son serios y vocacionales los ferroviarios¡¡¡

sunsi dijo...

¿También tú, Modestino? El jefe se pasaría horas mirando, comprobando la textura...si tuviera más tiempo...

La corbata define bastante al caballero que la lleva.
*Colores pastel que contrastan con el oscuro del traje y resaltan mucho...Señal que al caballero le da igual que se fijen en la corbata.
*Las clásicas a rayas para no llamar la atención y pasar desapercibido...
*Las que no pegan ni con cola con el traje o la camisa, de colores estridentes, pero la finalidad es dar el cante y transgredir...
*Las lisas, pulcras y con tonalidades que casan con la gama del conjunto... clasicismo exquisito...y 0 riesgo.
Etc...

Me encanta esta corbata verde. Y Marga...educadísima.

Un saludo, jurisconsulto.
Feliz lunes

Modestino dijo...

Huy, los colores pastel los pusieron de moda los del PP: vgr Zaplana.

Las de Bulgari son las que más me gustan, pues caen perfectamente ... pero son prohibitivas.

Anónimo dijo...

A mi me paso algo parecido en Mercadona, con una camisa a rayas que llevaba. La señorita de la sección de perfumería me dijo si trabajaba allí. No entendía la pregunta, pero de pronto me di cuenta que la camisa de llevaba y la mía eran casi iguales.
(No volví salir a la calle con la tal camisa)

Modestino dijo...

Una temporada estuve yendo a trabajar con una camisa similar a las que usaban los del MacDonalds ... mi jefe sacaba los dientes ;).

Brunetti dijo...

Tengo la impresión de que el uso de la corbata está de capa caída. Al menos, por esta parte del Mediterráneo. Cada vez veo a más gente vestida con chaqueta (o traje) y camisa, pero sin el susodicho complemento.

Reconozco que antes me apasionaban, pero con los años ha ido decreciendo mi interés por ellas. Hasta el punto de que "mi paradigma corbatero" es el señor Nicolás Sarcozy: siempre lleva camisa azul claro o blanca y corbata negra. Me parece de lo más elegante, sencillo y práctico: no tiene que pensar cada mañana ante el espejo (porque ese tiene pinta de pasarse varios minutos admirándose) qué combina con qué.

P.D. Esa corbata tuya verde bien podría formar parte del traje oficial del Betis o del Córdoba (tal para cual). Por cierto, cuando ahora veo al gran Rafa Gordillo con corbata no puedo evitar sonreírme. ¡Qué poco le pega!

Modestino dijo...

Hay gente reñida con la corbata "per se": no sólo Gordillo, también Camacho, Luis Aragonés, ...

Yo soy de los que pienso que quienes tienen un buen tipo son elegantes con cualquier cosa de buen gusto, pero los que estamos pasados de quilos y no hemos crecido en exceso es mejor que aseguremos.

Rosaura dijo...

Hola después de mucho, sigo aquí, veo que todo sigue igual, incluso con seguidores nuevos, la de cosas que me habré perdido en este tiempo... me gustaría volver aunque no se si podré, dada la vida que llevo desde hace algún tiempo.
Me ha parecido graciosa la anécdota y eres muy comprensivo con la chica, te pega mucho no enfadarte por eso, es una metedura de pata que podría haber cometido yo y seguramente tú también.
Yo recuerdo una metedura parecida en el tren que nos llevaba a la Universidad Autónoma de Madrid cuando una amiga y yo confundimos a un chico que llevaba una gorra azul, hanseática creo que se llamaba, que se llevaban mucho en aquella época, con el interventor del tren y llegamos a enseñarle el pase, como nos reímos... porque nos miró con muy mala cara además, eramos unas crías pero lo recuerdo perfectamente.
Besos, voy a leer tu entrada de ayer sobre los Reales Alcázares.

veronicia dijo...

Las corbatas... un mundo desconocido para mi... sólo sé hacer el nudo... pero cuando paseo por la sección de caballeros y las veo en el expositor de tantos colores siempre me parecen la unica parte "rebelde" de un traje...
Un abrazo!

Modestino dijo...

Bienvenida Rosaura, se te echaba de menos por estos laures. Ya veo que tu vida es muy dura.