21 de marzo de 2011

Ataque a Libia



El ataque a Libia ya es un hecho, los principales países de occidente han decidido que el régimen de Gaddafi debe de terminar y se han puesto manos a la obra. Salta a la vista que el líder libio es un "personaje", dando a este término el sentido más peyorativo que se le puede otorgar, evidentemente. Pero a quien ésto suscribe le llama la atención una serie de cosas, porque en este caso más que en ninguno asoma, al menos desde mi humilde punto de vista, la sombra de las paradojas que surgen siempre que los políticos toman decisiones y muchos de sus corifeos o críticos -según los casos- se lanzan a la piscina de la opinión.

Lo primero que sorprende de la decisión tomada es que se haya tardado tanto tiempo;Gadaffi lleva más de cuarenta años imponiendo sus decisiones y sus criterios al pueblo libio sin asomo de democracia ni libertades, y hasta ahora no había habido esa mayoritaria decisión de dar carpetazo a la dictadura. Estas cosas llevan al convencimiento de que las actuaciones de los poderosos andan mucho más condicionadas por el oportunismo, los criterios económicos -es decir, egoístas- y la coyuntura de un momento que por la defensa de los derechos y libertades de nadie.

Llama la atención por otro lado que quienes la montaron, y no digo que sin razón, cuando Bush, con el apoyo de Blair y Aznar, se lanzó a la caza y captura de Saddam Hussein se han callado como muertos en la actualidad. Siempre habrá posibilidad de entrar en matizaciones y distingos y decir que no es lo mismo, pero esto es algo que suena a excusa y no a argumento, a falacia y no a conciencia cierta, a sofisma y no a verdad. Cuando los ciudadanos se manifestaron en contra de la Guerra de Iraq he de reconocer que ví bastante de reacción honesta: conozco a unas cuantas personas de bien cuya posición activa frente a la invasión me edificó y me hizo pensar, pero en algunos personajes relevantes de la política y el espectáculo creí observar mucho de artificialidad y pose. Hoy callan, intuyo que en algún caso porque son, así sin más, unos tristes estómagos agradecidos.

A Gadaffi ya le apretó los tornillos el fallecido presidente Reagan, en aquella época los medios de comunicación de determinada tendencia echaron en cara al viejo actor su actuación; al parecer si tras el ataque está el apoyo de otro presidente que "está mejor visto" hay motivo suficiente para tomarse las cosas de otra manera, y es lo que no me parece bien, que haya doble rasero de medir.

De cualquier manera, esperemos que la cosa sea para bien, que se derrame la menor sangre posible, que Gadaffi deje de ser el dictador que gobierna Libia y, por encima de todo, a éste le suceda alguien que respete los derechos de los habitantes de esa parte del mundo árabe, porque sino lo ocurrido no habrá servido para nada.





9 comentarios:

sunsi dijo...

Han tardado demasiado en plantarse, Modestino. Y la pregunta es ¿por qué? Y la respuesta ya la das tú. ¿Por qué ahora y no hace dos semanas...o dos años...o veinte...? ¿Es que la situación era distinta ayer que hace unos días? ¿Las vidas que "el personaje" se ha llevado por delante tienen más valor ahora que antes? Triste que para defender los derechos humanos tengan que existir otros motivos...

Gracias ... y un saludo, jurisconsulto.

tomae dijo...

Definitivamente Gadafi, es todo un personaje Modestino, ayer oía que no estaba cerrada la posibilidad de que se mantuviera en el poder tal como lo hiciera Sadam tras la primera intervención en la Guerra de Kwait...

...Si me permites también te añado este Interesante artículo de Ramón Lobo...

veronicia dijo...

Aquí no hay una guerra por ningun derecho humano, a menos que por derecho humano se entienda el derecho a que "yo" siga echando gasolina al coche

Modestino dijo...

Interesantísimo el artículo de Ramón Lobo ... y preocupante. Leyéndolo tiendo a pensar que la solución puede ser igual de mala.

Tommy dijo...

Los que vivimos en una localidad y trabajamos en otra deberíamos extremar nuestras precauciones horarias, no sea que los manifestantes aquéllos del "no a la guerra" vuelvan a la fase activa y empiecen a cortar carreteras y demás vías de comunicación.

Anónimo dijo...

Por cierto Modestino ,tambien estas en twitter?

Modestino dijo...

No, por twitter no ando.

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

Estimado Miodestino:

Te doy toda la razón y coincido contigo en todos los aspectos que citas cuanto menos "chocantes".
Detrás de este explícito y tácito "Sí a la guerra" he visto muchos partidismo y muchos intereses creados.
Un cordial abrazo
Asun

Modestino dijo...

Hay gente que tiene una opinión, una visión de la vida, una postura concreta y son respetabilisimos; otros simplemente no tienen credibilidad, van por la vida con la ridícula e injustificada arrogancia de los camellos.