5 de marzo de 2011

"Waltz of Goodbye", Mireille Mathieu



Siempre me ha encantado la canción francesa, la de intérpretes que cantan con sentimiento, la de canciones que siempre usan la palabra amor, con ese sonido tan elegante del idioma francés; canciones lentas y melódicas, que suelen hablar de amores desdichados, de olvidos y nostalgias. Los nombres de Jacques Brel, Edith Piaff, Charles Aznavour, Gilbert Becaud, Juliette Greccó, Marie Laforet, ... se encuentran en la lista de mis preferencias.

Mireille Mathieu es conocida como el "ruiseñor de Avignon", apelativo que nos indica tanto donde nació como la excelente valoración que el pueblo francés ha hecho de su modo de cantar. Sin ningún género de dudas, la francesa ha sido una de las grandes intérpretes galas de una ápoca tan dorada como fueron los años 60 y 70. Mireille comenzó desde abajo: su padre era cantero y fue la mayor de 14 hermanos, debiendo trabajar en una fábrica. La canción con la que consiguió hacerse notar fue "La vie en rose", uno de los temas míticos de la gran Edith Piaf, de quien fue considerada sucesora. La cantante de Avignon triunfó en toda la regla por todo el mundo, llegando a cantar junto a intérpretes de la talla de Dean Martin, Frank Sinatra, Maurice Chevalier, Paul Anka, Plácido Domingo y Engelbert Humperdink, con quien bordó "El último vals".

Mathieu ha sido considerada frecuentemente como la voz de Francia, interpretando por ejemplo el himno nacional del país, "La Marsellesa" delante del entonces presidente Jacques Chirac. También son excelentes sus versiones de grandes éxitos internacionales como "the winner takes it all" del grupo sueco Abba, la melodía de la película "Un hombre y una mujer", "La paloma", "Solamente una vez" o el tema de amor de "juegos prohibidos". No obstante, me ha parecido formidable este "Waltz of Goodbye" que traigo hoy.


6 comentarios:

sunsi dijo...

Una voz privilegiada, Modestino. Con tanta melodía de adolescentes que llenan la casa, los trayectos en coche... se me había olvidado lo bien que canta el "riuseñor" y lo bien que suena en su voz "l'amour"...
Gracias, jurisconsulto.
Buen fin de semana...

Modestino dijo...

Es que los franceses saben hablar de amor como nadie.

Feliz fin de semana, Sunsi.

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

Buenos días.
Ya sabeís lo que decía el emperador Carlos: "para la diplomacia, el español, para el ejército, el alemán
y para hablar con las damas, el francés"
Dede aquí un recuerdo para la grandísima Edith Piaff...
Muchas gracias y un saludo cordialísimo Modestino
( jusrisconsulto de César...)

Modestino dijo...

Desconocía la frase y me parece buenísima.

Un saludo¡¡¡¡

opinadora dijo...

Desde luego tiene una voz excepcional. Me recuerda a mi infancia, porque a esta cantante hace mucho que no se la oye.
Aunque sea algo mas prosaico ,siempre me ha llamado la atención ese peinado suyo tan característico.

Modestino dijo...

Sí, peinado llamativo, y llamativa también la perseverancia en el peinado.