25 de marzo de 2009

"Vía revolucionaria", Richard Yates
















"Vía revolucionaria "
Richard Yates
Alfaguara. Madrid (2008)
384 páginas

"Vía revolucionaria" es una auténtica novela de culto de la literatura norteamericana; fue escrita en 1961 por Richard Yates, un ensayista y escritor estadounidense que se hizo popular como cronista del estilo de vida americano de mediados del siglo XX y a quien se ha comparado con autores como J.D. Salinger, John Updike y John Cheever. La novela ha adquirido plena actualidad por el éxito de la película de Sam Mendes que aún se proyecta en nuestros cines, "Revolutionary road", protagonizada por dos de las estrellas más rutilantes del actual firmamento cinematográfico, Leonardo di Caprio y la recientemente oscarizada Kate Winslet.

No he visto el referido film, pero dudo que me pueda llegar a dejar tan satisfecho como he quedado tras la lectura de esta verdaderamente extraordinaria novela. Y digo satisfecho a pesar de tratarse de un libro que, paradójicamente, te deja enormemente triste, pues así es la historia de Franklin y April Wheeler. Yates nos relata la dramática relación de este joven matrimonio que en apariencia forma una familia feliz con dos niños encantadores, pero que conforme avanza el relato va mostrando sus propias miserias y limitaciones. Se trata de una relación donde impera la más absoluta falta de comunicación, con una insinceridad mutua notable y continuas demostraciones de egoísmo y orgullo; de esta manera ambos llegan a la infidelidad y a la ruptura.

Se trata de una novela que me costó seguir en un principio, pero que poco a poco me fue metiendo en la trama de manera que mi valoración de la misma fue aumentando conforme avanzaba su lectura y a la vez que iba consiguiendo que ésta fuera cada vez más ágil hasta la plena satisfacción final, toda una garantía, pienso, de que se trata de un libro excelente.

Los sucesos que se narran están ambientados en el ecuador de los años 50, con los ecos de la 2ª Guerra Mundial aún vivos y la historia es muy simple: un matrimonio estadounidense de clase media infeliz; no en crisis, pero en vías de estarlo. A pesar de que han pasado más de 50 años de la época citada, lo que ocurre en "Vía revolucionaria" es plenamente actual y uno ve reflejado en lo que se narra la situación de muchas parejas de nuestra época en las que se vislumbra la misma incomunicación, la misma superficialidad y las mismas frustraciones, la misma incapacidad para superar sus problemas, posiblemente por falta de perspectivas superiores.

Buceando por internet he encontrado unos comentarios en un foro que me han parecido acertados y que dejo aquí para compartirlos con quien lo desee:

"Tras la lectura de “Vía revolucionaria” (Emecé, 2003), se experimenta la misma y angustiosa sensación que produce un cuento gótico, pero sin monstruos y en un contexto de “sitcom” de primeros de los sesenta. Como si estuviéramos en un episodio de “Embrujada”: un matrimonio encantador, unos niños preciosos, los típicos vecinos cotillas, el jefe que viene a almorzar con su mujer, la suegra entrometida y la cuñada casquivana. Mientras la televisión ha ofrecido retratos amables e idealizados de su audiencia, en “Te quiero, Lucy”, “The honeymooners” o “La familia Munster”, teniendo que pasar varias décadas hasta el tímido realismo sucio de “Roseanne”, la sorna sociopolítica de los Simpsons o la práctica destrucción de la estructura familiar en la reciente “The king of the hill”, ejemplo de “contra-familia” siglo XXI, la literatura ha ido por delante de la cultura audiovisual a la hora de contar la evaporación del esquema social moderno.

Yates, extraordinario narrador de la insoportable soledad del norteamericano tras la Segunda Guerra Mundial y uno de los escritores más injustamente olvidados de esta literatura, es el primer testigo del lento y contundente desmoronamiento de la familia como núcleo fundamental de una sociedad superada por sus miedos y contradicciones. Las zonas residenciales, de hileras simétricas de idénticos chalets pintados en rosa, con barbacoa, jardín, televisión en color y un Buick Special en el garaje, y el hombre de los helados tocando la campana de su camión, esconden, en el mejor de los casos, terribles decepciones y mentiras, como los decorados de las ciudades falsas de “El show de Truman” o “Pleasantville”. En el peor, la muerte, real o metafórica de sus habitantes, el reverso tenebroso de las comedias, ya de por sí amargas, de Doris Day y Rock Hudson.

Richard Yates, perseguido por su propia biografía de hogares rotos, divorcios, tuberculosis y alcoholismo, refleja el primer estadio de la frustración de hombres y mujeres ante ese ideal imposible de Darren y la bruja Samantha, el “crack” ideológico y sentimental que Fitzgerald volcó en su “era del jazz” y que él ubica en la “era de la ansiedad”."


El libro nos presenta una serie de personajes formidablemente creados y que giran en torno al matrimonio protagonista: sus vecinos, Shep y Milly Campbell, otro prototipo de matrimonio frustrante y la agente de venta de pisos Helen Givings, que convive con su marido Howard, quien hábilmente se quita el sonetone cuando ya no la aguanta más, y cuya existencia está angustiada por la esquizofrenia de su hijo John, otro personaje demoledor. El ambiente de trabajo de Franklin, que tan sólo le produce insatisfacciones, la infancia traumatizada de April, abandonada por unos padres que solamente vivían para divertirse, la descripción de las fiestas y reuniones de los habitantes del barrio de "Revolutionary road" que definen a la perfección lo que es un ambiente típico de clase media, .... son también parte del menú que convierten "Vía Revolucionaria" en una novela imprescindible.

Dejo unas cuantos enlaces interesantes con comentarios sobre el libro:

http://www.librosylectores.netfirms.com/actualidad_tres/cr303.htm

http://putasasesinas.blogspot.com/2008/01/va-revolucionaria.html

http://www.literaturas.com/v010/sec0406/opinion/clm-barrueco.htm

http://laplayacultural.wordpress.com/2009/02/18/los-desenganos-de-la-vida/

3 comentarios:

amiga dijo...

me vuelves a impresionar con tu artículo, yo no he leído el libro aunque sí he visto la película que en este caso creo que debe reflejar muy bien la novela porque es totalmente desoladora la sensación que queda tras ver la degradación a la que llega la relación entre los protagonistas, que parecen quererse pero cuyo fracaso es total

Suso dijo...

De acuerdo con la amiga:la película es un tortazo a una manera de vivir,que nos alcanza a todos, más falsa que un gitano haciendo futin.

La parejita del final tomando café con los vecinos...¡brutal!

Lo habitual es que si una película es muy buena, y versiona una novela, la novela le supera.

Pero la película vale la pena

Desde Oviedo

Modestino dijo...

La novela está ambientada en los años 50, pero sus planteamientos tienen una actualidad indiscutible.
Normalmente los libros tienen un contenido más rico que las películas. A mí me gusta leer antes el libro, aunque hay películas que he visto y cuyo libro tengo pendiente de leer y no renuncio a ello -"Mystic River" y "LA Confidential"-. También conozco a gente que prefiere renunciar al libro y se reserva para la peli.
Esa escena del final de la parejita intuyo que en el libro no es tan importante.