13 de marzo de 2009

El Poseidón, un pasaje con 7 Oscars

En el mes de marzo de 1973 se estrenó en los cines españoles "La aventura del Poseidón"; era un tiempo en el que estaban de moda las películas de grandes catástrofes ("Aeropuerto", "El coloso en llamas", "Terremoto", ...). Recuerdo perfectamente que el sábado 17 de marzo un importante número de gente de mi clase, el 5º de bachillerato de entonces, acudimos al desaparecido cine Rex de Zaragoza para verla, con la expectación que se dedica solamente a los grandes acontecimientos.

Recientemente se hizo un remake del film, si bien parece ser que el resultado logrado tanto en calidad como en taquilla estuvo muy por debajo del obtenido por la película original que dirigió Ronald Neame, director de otras producciones de éxito como "Muchas gracias Mr. Scrooge", "Odessa", "Meteoro" y "Un enredo para dos".





El Poseidón es un lujuso pero anticuado trasatlántico de pasajeros(idéntico al Quenn Mary) que realiza un crucero final por las islas del mar Egeo. Viajan en el transatlántico, distintos personajes y estilos de vida, por un lado un detective de NY en decadencia, Rogo y su conflcitiva esposa; Martin y su hermana; y otros matrimonios como los Rosen.

Entre ellos está el irreverente reverendo Scott, quien a pesar de ser sacerdote, tiene conflictos con sus creencias y siempre discute consigo mismo y con el Creador acerca de su papel en el mundo. En la noche de Año Nuevo, se brinda a los pasajeros una fastuosa fiesta de celebración. Al mismo tiempo, las estaciones sismológicas en Creta y Grecia detectan un inusual movimiento telúrico que desencadena una gigantesca ola de 30 m de altura que se desplaza en dirección perpendicular al navío. El capitán Harrison sube al puente cerca de la medianoche en respuesta a la sala de radar que detecta un muro de agua frente de ellos. Mientras se desarrolla el Año Nuevo en su interior, el Poseidón enfrenta la ola en forma tangencial e intenta virar colocando la proa, haciendo sonar la sirena de alarma, pero los pasajeros creen que es por el festejo.

La ola es mal tomada por el Poseidón y este se invierte al pasar la ola encima del barco. Intensas escenas de supervivencia y de muerte ocurren por la incredulidad de los pasajeros por lo que ocurre al ver que el gigantesco salón de primera clase se invierte bajo su pies.

Se desarrolla entonces una lucha por la supervivencia en la que el reverendo Scott jugará un papel crucial en el salvataje de un puñado de pasajeros desesperados mientras el barco se hunde lentamente.












No voy a ponderar las bondades de la película: no fue más que una cinta entretenida para los adolescentes de la época y los aficionados al cine de aventuras, además de que no creo que estemos precisamente ante una de las joyas del séptimo arte, ni siquiera ante una de esas películas de época. Pero si quiero incidir sobre el importante elenco de actores que protagonizó la cinta, de entre los cuales los doce principales aparecían en el cartel anunciador de la misma y que en un ejercicio de memorización almacené entonces en mi disco duro.


Gene Hackman fue el gran protagonista de la película; estaba el actor en uno de sus mejores momentos, pues en 1971 había obtenido el Oscar al mejor actor por "The French connection", galardón que repetiría 22 años después, esta vez como mejor secundario, por "Unforgiven"; el actor californiano seguiría brillando en films como "Un puente lejano" (1976), "Superman" (1978), "Rojos" (1981), "Arde Missisippi" (1988), "Testigo accidental" (1990), "Sin perdón" (1992),Wyatt Earp (1994), Poder absoluto (1997) y "Tras la línea enemiga" (2001), entre muchas otras. En el "Poseidón" el célebre "Popeye" hace el papel del Reverendo Frank Scott, un cura joven y moderno, que asume el mando de los pocos pasajeros que han sobrevivido al choque y buscan desesperadamente una salida al exterior. Nótese el contraste entre la abundancia capilar de Hackman en ese momento y su actual imagen.

En la expedición en busca de salvar sus vidas, destacan dos matrimonios; en ambos casos los actores que los representan son de primera fila. El primero de ellos es el formado por Ernest Borgnine y Stella Stevens. Él hace un papel que le va como anillo al dedo, el de Mike Rogo, un policía duro, bocazas y algo soez, aunque con un buen fondo y una gran capacidad de acción, mientras que su mujer, Linda, es una antigua prostituta, redimida al casarse con quien no sabemos si ha conocido como perseguidor o como cliente, que conserva la desverguenza y el lenguaje barriobajero propio de su origen. Borgnine es otro actor que juega en Liga de Campeones, fue también Oscar al mejor actor por su trabajo en "Marty" en 1957 y es uno de los secundarios más brillantes de su época. Películas como "De aquí a la eternidad" (1953), "Johnny Guitar" (1954), "Los vikingos" (1958), "Barrabás" (1962), "Doce del patíbulo" (1967), "Grupo salvaje" (1969), "Comando patos salvajes" (1984) o "Gente de Sunset Boulevard" (1992) son simples muestras de una carrera tan brillante como larga.

Las interpretaciones de Stella Stevens han supuesto siempre un toque de frescura y desenfado; una auténtica rubia explosiva, pero con dotes indiscutibles para la interpretación, llegó a hacer de productora y directora. Destacan sus papeles en "Most Promising Newcomer - Female" (1960), por el que ganó el Globo de Oro, así como en "Girls! Girls! Girls!" (1962), junto a Elvis Presley , en "El profesor chiflado", compartiendo cartel con Jerry Lewis y en "La balada de Cable Hogue" (1970), junto a Jason Robards. También destacó apareciendo como "playmate" en la revista "Play Boy" y en numerosas series de televisión.

La segunda pareja está igualmente representada por dos auténticas estrellas; se trata de un viejo matrimonio de judíos, los Rossen, que acude a los Estados Unidos a conocer a sus nietos; él es un hombre bondadoso y algo apocado y ella una dama de grandes proporciones tanto si hablamos del tamaño como de su corazón, su intervención en un momento de la película, cuando se siente útil al ejercitar sus acasi olvidadas virtudes como nadadora, es muy emotiva. El hombre, Manny Rossen, lo encarna otro secundario oscarizado, Jack Albertson, quien recibió la estatuilla como mejor actor de reparto en 1968 por su trabajo en "The Subject was Roses2, siendo importantes también sus trabajos en "Top Banana" (1953), "Días de vino y rosas" (1962), "Justine" (1968) y "Willy Wonka y la fábrica de chocolates" (1971); Albertson, que tuvo un modesto papel en la mítica "De ilusión también se vive" (1947), ha sido artista invitado en muchas de las series de televisión de más éxito: "El Show de Dick Van Dyke", "Bonanza" "Tierra de Gigantes", "Marcus Welby, M.D.", "Daniel Boone", "El virginiano", "MacMillan y su esposa", "Las calles de San Francisco", "Los ángeles de Charly", ...

En esta ficción la esposa de Jack Albertson, Belle, era Shelley Winters, una auténtica dama del celuloide. También ella había ganado dos premios Oscar de Hollywood como mejor actriz de reparto, en ambos casos interpretando el papel de madre en "El diario de Ana Frank" (1959) y "Un retazo azul" (1965). Shlley Winters, de una personalidad tremeda y capaz de transformarse en mil papeles, mil personajes, mil caracteres, tiene un larguísimo elenco de películas, entre las que destacan: "Doble vida" (1947), "Una vida marcada" (1948), "Río rojo (1948), "Winchester '73" (1950), "Un lugar en el sol" (1951), "La noche del cazador" (1955), "Lolita" (1962) y "El presidente" (1968), trabajando etre otros con directores de la talla de George Cukor, Howard Hawks y Anthony Mann.

Red Buttons también tiene un Oscar, alcanzado en 1957 como el mejor actor de reparto por "Sayonara"; su auténtico nombre era Aaron Chwatt, debiendo su apodo artístico al director de orquesta Charles "Dinty" Moore, quien le descubrio cuando trabajaba como camarero En "Ryan's Tavern" en City Island, Bronx con un uniforme lleno de botones rojos. En "La ventura del Poseidón" Buttons interpreta a James Martin, un tímido y sencillo pasajero, solitario y deportista que durante la aventura en busca del rescate se enamora perdidamente de la solist del gruupo que amenizaba la velada de Nochevieja. En 1952, Buttons tuvo su propia serie televisiva, "The Red Buttons Show", la cual fue transmitida durante tres años y fue muy exitosa. Buttons popularizó a mediados de los '50 la frase "strange things are happening" ("cosas extrañas están sucediendo"). Otras películas relevantes en las queaparece Buttons son: "Hatari" (1962), "El día más largo" (1962) y "Danzad, danzad, malditos" (1969).

La referida cantante del grupo, Nonnie Parry, era interpretada por Carol Linley, que en su época había sido una de las actrices más prometedoras de la época, aunque al final su carrera no tuviera la relevancia que se esperaba y acabó centrada en la televisión, donde se la vio en series como "Alfred Hitchkock presenta", "El virginiano", "Mannix", Kojac", "Los invasores", "La mujer policía" y "Los ángeles de Charlie". Su papel en esta película no alcanza el protagonismo de los anteriormente citados, si bien su relación con el personaje encarnado por Red Buttons da pie a una bonita historia de cariño y ayuda. Carol Linley, antes del Poseidón, había intervenido en películas del nivel de "El último atardecer" (1961), "El cardenal (1963), "El rapto de Bunny Lake" (1965) y "Harlow" (1965).

Pamela Sue Martin y Eric Shea dan vida a Susan y Robin Shelby, dos jovencísimos hermanos (ella casi adolescente y él un niño) que viajan sólos en el barco; da la impresión de que toda catástrofe cinematográfica tiene que llevar niño incluído para darle un tono más dramático y sentimental al asunto. Pamela Sue Martin aparece como una joven responsable de su hermano, a la vez que romántica y enamoradiza, tanto que se pasa la odisea prendada del cura que interpreta Gene Hackman. Cuando rodó "La aventura del Poseidón", Pamela Sue Martin aparecía como una prometedora actriz de cine y llegó a filmar la película "The Lady in Red" (1979) junto a Robert Conrad, si bien la fama la adquirió a partir del momento en que aceptó aceptó el papel que la conduce a la cumbre de su popularidad: el de la caprichosa y maquiavélica Fallon Carrington, hija en la ficción de John Forsythe y Joan Collins en la soap opera "Dinastía".Con posterioridad ha intervenido en títulos menos relevantes tanto estrenados en cine como rodados especialmente para la pequeña pantalla, como "Flicks" (1987), "A Cry in the Wild" (1990) o "McTaggart's Fortune" (2008).Ha estado mucho tiempo comprometida con causas de defensa del medio ambiente y es tiene su propia compañía de teatro en Idaho.

Eric Shea es el típico niño actor cuyo éxito carrera se circunscribe a la edad infantil, como fue el cao de Mark Lester ("Oliver"), Ricky Schroeder("Campeón") o Justin Henry ("Kramer contr Kramer"). Cumplió en su función de aportar ternura y suspense a la aventura y se imitó luego a un papel similar en "Smile" (1975), antes había participado del clan que forman Henry Fonda y Lucile Ball en "Tuyos, míos, nuestros" (1968).



Roddy McDowall interpreta a Acres, uno de los camareros del buque que se une a la expedición que busca salvar la vida. Recuerdo que en la crónica del Heraldo de Aragón yo había leído que al final solamente sobreviven seis -maldita costumbre de la prensa de adelantar desenlaces- y yo, que iba esperando las sucesivas muertes, siempre tuve claro que Acres era candidato seguro a no llegar vivo al exterior. McDowall era el representante de los actores ingleses en la película y otro de los secundarios de categoría del reparto. A diferencia de lo dicho antes respecto a Eric Shea, McDowall sobrevivió a su condición de niño-actor, pues en los años 40 actuó, entre otras, en "Qué verde era mi valle" (1941) y "Las llaves del reino" (1944). Ya de mayor su carrera es amplia, con papeles en "El día más largo" (1962), "Cleopatra" (1963), "La historia más grande jamás contada" (1965), "It" (1966) y en las cuatro películas de la serie "El planeta de los simios" (1968-1973). McDowall también fue conocido como fotógrafo, y publicó cinco libros de fotografías, uno de ellos con amistades célebres como Elizabeth Taylor, Judy Garland, Judy Holliday y Maureen O'Hara.

El reparto estelar se cierra con dos conocidos actores que interpretan a personajes que no forman parte del equipo que busca la salida del barco, pues ambos desaparecen a las primeras de cambio. Arthur O'Connell da vida a Chaplain John, un viejo sacerdote que acompaña a Gene Hackman, mostrándose como el contrapunto de éste: conservador, pausado, completamente ortodoxo. Su papel es breve, pero está interpretado con maestría, la propia de un actor experto y de nivel. En su momento estuvo nominado al Oscar en dos ocasiones por sus trabajos en "Picnic" (1955), de Joshua Logan, su gran retrato del campechano Howard Bevans se encontró entre lo mejor de este melodrama, adaptado de una obra de William Inge y cuyo reparto encabezaron William Holden y Kim Novak, y en "Anatomía de un asesinato" (1959), de Otto Preminger, drama judicial protagonizado por James Stewart. Otras brillantes actuaciones suyas tuvieron lugar en "Bus stop" (1956), "El hombre del oeste" (1958), "La carrera del siglo" (1965), "Viaje alucinante" (1966), "El último vale" (1970) y "El día de los tramposos" (1970).

Leslie Nielsen es posiblemente quien desempeña el papel menos lucido de todos; representa al capitan Harrison, máxima autoridad técnica del Poseidón, y desaparece del mapa en cuanto la enorme ola pone el aparato cabeza abajo. No obstante, es curioso ver al actor canadiense en un papel dramático, algo a lo que estaba acostumbrado hasta que encontró el filón cómico con las interminables series de "Aterriza como puedas", "Agárralo como puedas", "Despega como puedas", ...., y las distintas entregas de humor negro de "Scary Movie" y la encarnación de "Magoo", aunque posiblemente pocos sepan que en la década de 1960 se convirtió en el rey de la televisión protagonizando muchos dramas y ganándose la fama de ser el asesino o el malo de la película.

Pienso que para los de mi generación "La aventura del Poseidón tfue una película recordada, de esas de las que hablas largo tiempo en el colegio, con tus amigos. En la historia del cine, no pasó de ser un film más de aventuras, sin excesiva relevancia. Lo que parece indudable es que el reparto era de categoría.

Fue ganadora del Oscar de la academia a la mejor Canción (The Morning After) convertida también en single por Maureen McGovern. Siendo galardonada también con un premio especial de la Academia por los efectos especiales.






11 comentarios:

annemarie dijo...

Película entretenidísima en aquel tiempo. Yo también fui con un grupo de amigos y el cine también desapareció ya - tardes de película inolvidables. Me acordaba de Gene Hackman y de la siempre impecable Shelley Winters, y del miedo horrible que pasé y la claustrofobia total: una placa de acero o el abismo. :))

Modestino dijo...

Yo he seguido muy poco la carrera de Shelley Winters, pero por lo que se, además de ser una extraordinaria actriz, no encarnaba habitualmente a la abuela bondadosa y simpática que viaja con su buen marido en el Poseidón.

tommy dijo...

Shelley Winters era, en efecto, una gran actriz. Fue la única del distinguido reparto que consiguió una candidatura al Oscar por "La aventura del Poseidon".

Un comentario magnífico, querido Modestino. Has hecho una excelente labor de documentación, por la que te felicito. Eso sí, en honor a la aritmética se impone decir que de las doce estrellas que encabezaban el reparto, según anuncias al principio, finalmente sólo hablas de once. Has pasado de largo a Roddy McDowall, distinguido actor británico que interpretaba al sufrido camarero del barco que integra el grupo inicial de supervivientes. McDowall destacó siendo aún un niño en la inolvidable "Qué verde era mi valle" de John Ford, pero su papel más recordado, aunque su rostro permaneciera oculto tras el impresionante maquillaje de John Chambers, fue el del simio Cornelius, aquí rebautizado como Aurelio (como bien sabe un serenísimo buen amigo nuestro), en la larga saga, cinematográfica y televisiva, de "El planeta de los simios".

Modestino dijo...

Efectivamente, he tenido el imperdonable lapsus de Roddy Mac Dowall, pero ya lo estaba corrigiendo, como verás, mientras tu escribías tu comentario, incluyendo las referencias a Que verde era mi valle y al planeta de los simios.

Brunetti dijo...

No me puedo creer que todo este 'tratado' que hoy nos has regalado haya salido de tu cabeza, por muy bien amueblada que la tengas, Modestino: dime, por favor, que te has limitado a copiarlo de una enciclopedia de cine; si no, pasaré todo el fin de semana aturdido, con mi pobre 'ego' arrastrándse por las aceras.

Y para colmo de mi incredulidad y asombro, aparece Tommy realizando unas agudísimas e inverosímiles precisiones, como quien pone puntos sobre las íes....

En fin. Me voy a la playa a tomarme una paella, en la confianza de que las gambas y/o los bogavantes no resuciten y me afeen allí mismo no tener ni idea de cine.

P.D. ¡Por vosotros mismos y por mi Córdoba: ganad en Mendizorroza!

Modestino dijo...

Hombre, he ido metiendo en google y wikipedia, entre otros, a los actores y me han salido datos. Evidentemente, yo solamente recordaba los nombres de los actores y alguna película suya suelta, además de su papel -no el nombre de los personajes- en la peli, que imagino tu verías cuando eras niño y tenías pelo.

tommy dijo...

El lapsus no es imperdonable, amigo Modestino. Además, tu reseña de McDowall es tan estupenda como las otras once.

Es curioso que en el nuevo "Poseidon" también se salven seis, no sé si a modo de homenaje al original. Hay que admitir que el reparto del remake es en conjunto muy inferior (quizá con excepción de Richard Dreyfuss, que está tan bien como casi siempre) y, sobre todo, falta un líder con la fuerza y el poder de convicción de Gene Hackman; cualquiera de los espectadores, caso de encontrarse dentro de la película, le hubieran seguido a él en vez de quedarse en el salón esperando ayuda. El crítico José Luis Guarner dijo de él que era capaz de hacer creíble cualquier papel que interpretara. Por cierto, lleva cinco años sin hacer cine; preocupante.

P.D.: Gracias por los ánimos, Brunetti. Vendrán bien.

Sunsi dijo...

Me adhiero al comentario de Brunetti. Im-presionante.

Lástima que yo no me voy a la playa a comerme una paella.

Gracias por el post. Esta tu casa es una fuente inagotable de cultura.

Saludos

...Pobre Nàstic...

Brunetti dijo...

¿Dónde está hoy el post relativo al milagroso (y esperanzador)empate cosechado ayer por los blanquillos en Mendizorroza, cuando agonizaba el partido? Esperaba encontrármelo colgado, como casi todos los domingos, pero me has dejado con la miel en los labios.

tommy dijo...

Yo también estoy esperando el post del milagro, Brunetti. Se ve que nuestro querido Modestino debe estar concentrado preparando un discurso para un acto público que tendrá lugar mañana...

De todos modos, qué alegría ver los diarios digitales de hoy. Ayer me marché a cenar y di por supuesto que habíamos perdido 2-0.

Modestino dijo...

Esta tarde saldrá el hilo fútbolero, aunque no hay que lanzar las campanas al vuelo, que la cosa sigue fatal.