28 de marzo de 2009

Bibliografía sobre la transición












La última época del franquismo, de manera especial desde la muerte del Almirante Carrero Blanco y los primeros años del postfranquismo, desde la frustrante época de Arias Navarro hasta las primeras elecciones democráticas con el Gobierno de "penenes" de Adolfo Suárez forman parte de una época apasionante de nuestra historia reciente, un tiempo que vivimos asombrados y expectantes los de mi generación, que dábamos nuestros primeros pasos universitarios y sobre los que siempre he tenido afición a leer lo que se ha escrito acerca de ellos. Por esta razón, me ha parecido interesante exponer una más bien desordenada relación de algunos de los libros que he leído en torno a esta época de nuestra historia, con las precisión de que ni puedo ser exhaustivo ni pretendo postular que son los mejores, pues simplemente me limitaré a citar aquellos que he tenido en mis manos y cuya lectura he concluido.

Pienso que para entender lo ocurrido en España tras la muerte de Franco es importante conocer bien la figura de Luis Carrero Blanco, la mano derecha del Generalísimo y valorar lo que supuso su asesinato en diciembre de 1973. Hace ya bastantes años que leí la biografía que de Carrero realizó el ya fallecido Javier Tusell; "Carrero, la eminencia gris del régimen de Francio" (Temas de Hoy, Madrid, 1993), una obra que con un trato elegante y respetuoso a la figura del almirante, pienso que ofrece una versión desapasionada y objetiva de su persona y de su trabajo político y de la que saqué una conclusión clara: si hacemos caso a Tusell, si Carrero no hubiera muerto antes que el general nunca hubiera supuesto un obstáculo para la llegada de la democracia. Joaquín Bardavio es un periodista aragonés que ha escrito mucho sobre la transición; de él leí en mis tiempos de estudiante de derecho un breve libro-reportaje sobre la crisis desatada con el asesinato de Carrero que me pareció tremendamente revelador: "La crisis, historia de quince días" (Sedmay, Madrid, 1974), un libro que explica muy bien los entresijos de la política del país en torno al trágico suceso y la llegada al poder de Carlos Arias Navarro. También son reveladores respecto a la figura de Carrero Blanco los cuatro tomos de las Memorias de quien fuera ministro y mano derecha del almirante, Laureano López Rodó, publicadas por Plaza y Janés entre 1990 y 1992, unos libros llenos de datos reveladores, aunque a veces excesivamente extensos en discursos y disquisiciones del autor. Bardavio tiene otros libros interesantes sobre la transición como "Los silencios del rey", publicado ene editorial Strips en 1979 "las claves del Rey: el laberinto de la transición" (Espasa-Calpe, Madrid, 1995) y "Crónica de la Transición (1973-1978)", publicada en Ediciones B este mismo año.

Queda dicho que otra figura que hay que tener en cuenta es la de Carlos Arias Navarro, que fue el último presidente de gobierno de Franco y el primero del Rey y posiblemente, uno de los mayores obstáculos para el regreso a nuestro país de un régimen democrático. En 2003 la editorial crítica publicó un trabajo de Javier Tusell y Genoveva Queipo de Llano en el que describía con acierto y claridad los avatares de esa época de nuestra historia: "Tiempo de incertidumbre". De lo ocurrido en está época y parte de la posterior habla el magnífico trabajo de Cristina Palomares, "Sobrevivir después de Franco" (Alianza, Madrid, 2006) del que ya hablé en este mismo blog (http://modestino.blogspot.com/2008/06/sobrevivir-despus-de-franco.html).

Pero si hay un personaje clave en la transición es, sin lugar a duda, Torcuato Fernández Miranda, quien ya supuso un cierto balón de oxígeno cuando rebajó rigores y modos fascistas al sustituir a Solís Ruiz en la Secretaría General del Movimiento y desempeñó un papel relevante en la crisis que produjo la muerte de Carrero, de quien era vicepresidente, tuvo una intervención decisiva al ser nombrado Presidente de las Cortes tras la coronación del Rey Juan Carlos. Su actuación, de una elegancia florentina y una habilidad maquiavélica, consiguió cortar los peligros que acechaban y dar espacio a la llegada de unas elecciones democráticas, como lo demuestra su decisiva intervención en el nombramiento contra viento y marea de Adolfo Suárez y en despejar obstáculos para la aprobación de la Ley de Reforma Política. Al fallecer el político asturiano, sus sobrinos publicaron una especie de memorias que, en mi opinión, son de un interés notable: "Lo que el Rey me ha pedido", de Pilar y Fernando Fernández-Miranda Lozana (Plaza & Janés, Barcelona, 1995.

Lógicamente en otro protagonista principal es Adolfo Suárez, en su día controvertido presidente del Gobierno, criticado a partes iguales desde derecha e izquierda, incluso desde sus propias filas, pero del que a estas alturas nadie discute su decisivo liderazgo para sacar adelante la regenaración democrática española, contra la presión de militares y "bunker" con la incredulidad e incomprensión de la oposición democrática de la época. De Adolfo Suárez, hoy postergado en su casa con una enfermedad que le aisla del mundo, se ha escrito muchísimo, de entre lo que puedo aportar dos libros en mi opinión magníficos: "Adolfo Suárez. El hombre clave de la Transición", una biografía de de Carlos Abella reeditada en 2006 por Espasa y "Adolfo Suárez Y El Bienio Prodigioso", publicado por Planeta en 2006, escrito por Manuel Ortiz, que fue colaborador directo y próximo del ex-presidente y que relata de manera pormenorizada ese primer año de gobierno de Suárez, quien tomó posesión en julio de 1976 y cerró esa primera época con las elecciones democráticas de junio de 1977. También me parecieron interesantes el polémico trabajo de Luis Herrero: "Le llamábamos Adolfo" (La esfera de los libros, Madrid, 2007) y "Adolfo Suárez, una tragedia griega", de José García Abad (La esfera de los libros, Madrid, 2005), quien nos da una visión más humana de la historia del personaje.

Hay otros personajes clave de la transición que también han publicado sus memorias y quien nos ofrecen una versión interesante y una lectura amena, pues son gente que escribe bien. De entre estos quiero citar a cuatro, bien distintos en sus planteamientos, pero cuyas versiones son todas ellas fundamentadas y creo que honestas. Gonzalo Fernández de la Mora fue Ministro de Obras Públicas con Franco durante cinco años y tenía unas dotes intelectuales notables, "El País" le describe como un "reaccionario ilustrado", apelativo que dice mucho tanto de su ideología radical como de su capacidad intelectual; aunque sus posiciones son tremendamente conservadoras, la lectura de sus memorias, "Río arriba", (Planeta, Barcelona, 1995) es muy interesante, pues aporta muchas claves de lo ocurrido en España en la época que comentamos. Francamente interesantes fue también la lectura de las memorias de dos políticos que hicieron la transición en las filas del partido de Suárez, aunque en posiciones bien diferentes: en primer lugar las de Leopoldo Calvo Sotelo, que fue ministro con Suárez antes y después de las primeras elecciones democráticas, que fue persona clave en la preparación de tales elecciones y en la fundación de la UCD y que sustituyó al de Cebreros con el 23-F de por medio; su libro "Memoria viva de la transición" (Plaza & Janés, Barcelona, 1990) es de una lectura amenísima y aporta, además de datos y sucesos interesantes, unas buenas dosis de sentido del humor, también publicó sus memorias Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón, que tuvo decisivas intervenciones primero como ponente de la Constitución y luego como portavoz parlamentario de UCD y auténtico martillo de Adolfo Suárez; su libro "Memorias de estío" (Temas de hoy, Madrid, 1993) es todo un compendio de la erudición y dotes de "enfant terrible" que caracterizan al político referido. Finalmente leí el verano pasado el primer tomo de memorias de Alfonso Guerra, "Cuando el tiempo nos alcanza, 1940-1982" (Espasa Calpe, Madrid, 2005), un tomo muy revelador del que ya hablé en este blog (http://modestino.blogspot.com/2008/07/lecturas-de-vacaciones-y-2.html).

Citaré finalmente dos libros que publicaron dos grandes periodistas españolas; el primero de ellos el que Pilar Cernuda sacó sobre Felipe González, "El presidente" ( Temas de Hoy, Madrid, 1995), alguien absolutamente imprescindible para entender la transición española y que fue una figura clave en la misma, aportando cordura y rostro humano al Partido Socialista Obrero Español que ya desde el principio estuvo llamado a asumir un protagonismo que se consolidó en 1982 con la victoria de el partido del sevillano en las elecciones de octubre. El otro se titula "Así se hizo la transición" (Plaza & Janés, Barcelona, 1995) y viene a compendiar la excelente serie que sobre el tema realizó en Televisión Española sun autora, Victoria Prego.

Reitero lo dicho, no te tratado de ser exhaustivo, sino que me he limitado a referir los libros que han pasado por mis manos; faltan evidentemente otras opiniones, como la de Santiago Carrillo, cuyas memorias aún no he leído o las de Manuel Fraga Iribarne, quien ha escrito bastante pero que aún no ha ocupado mi tiempo.



8 comentarios:

rosaura dijo...

Es increible tu conocimiento del tema, te honra la objetividad con la que lo has tratado.
Creo que solo he leído uno de los libros que citas pero es cierto que es una época apasionante que nos tocó vivir aunque yo era demasiado joven para comprender la trascendencia de lo que estaba pasando, creo que debería leer algún libro más sobre el tema,¿me podrías recomendar alguno cuya lectura fuera amena? ya sabes que tengo bastantes problemas para encontrar tiempo.

Modestino dijo...

Me pones en un compromiso, pues a lo mejor los libros que pongo aquí no responden a tu visión histórica del tema. No obstante, creo que el más ameno, más objetivo y que trata globalmente el tema es el de Victoria Prego, aunque no se si es fácil encontrarlo en librerías. Eso sí, está en la Biblioteca de Zaragoza.

A mí me encanto "La crisis" de Joaquín Bardavio, te explica muy bien todo lo que pasó al morir Carrero, aunque me parece que es un tema que te pilla muy lejos: yo en el 73 hacía sexto de bachiller, tu debías ser una colegiala de EGB con coletas.

rosaura dijo...

Gracias, lo intentaré coger.
La verdad es que tenía 10 años pero el atentado de Carrero Blanco lo recuerdo perfectamente, todo el mundo hablaba de ello... además yo entonces vivía en Madrid y quizá allí, al estar tan cerca, aun impactó más. Un beso.

Sunsi dijo...

¿Recuerdas el programa que emitió TV, dirigido por Victoria Prego?
Me lo tragué entero y me sorprendió lo bien que lo enfocó esta periodista, que por entonces tenía "su fama".
Menudo post. Tomo nota. Muchas gracias.

Sunsi dijo...

Perdón. Se me olvidaba comentar los libros oportunistas, que mucha gente se tragó y que quizá ahora nadie te lo reconocería (yo misma). Me refiero al fenómeno Vizcaíno Casas... Se forró. ¿Cómo era? ¿"Al tercer año resucitó"?

Modestino dijo...

Es cierto que hubo libros oportunistas; Vizcaíno Casas explotó el filón de satisfacer a los nostálgicos con "Al tercer año resucitó", "De camisa vieja a chaqueta nueva", "Las autonosuyas", "Viva Franco, con perdón" y otros. Tenía gracia al escribir, per se volvió cansino. No obstante, hay un libro suyo, "Personajes de entonces" en el que habla de gente que vivió durante el franquismo que es bastante interesante.

Con Adolfo Suárez en el Gobierno Gregorio Morán sacó otro libro que también me pareció oportunista: "Adolfo Suárez, hisoria de una ambición".

Ahora he recordado otro libro escrito por quien fuera secretario de la presidencia del gobierno con el de Ávila, el periodista Josep Meliá, que leva por título "Así cayó Adolfo Suárez", narra de primera mano la dimisión de éste.

Claro que recuerdo el programa de Victoria Prego, en él se basa el libro que cito en el post.

Anónimo dijo...

Libro magistral: El magnicido de Carrero Blanco, Editorial Akrón, 2010 de José María Manrique y Matias Ros.

Modestino dijo...

Tomo nota, y gracias por el consejo¡¡¡¡