15 de noviembre de 2011

Iconos artificiales

"El Mundo" -imagino que también otros medios- publica unas declaraciones de Julian Lennon, hijo del Beattle asesinado John Lennon y su primera mujer Cynthia, en las que afirmaba que "Papá cantaba al amor, pero nunca me lo dio a mí"; de todos es conocida la mala relación entre Julian y su padre, y muy especialmente con la segunda mujer de éste, la misteriosa Yoko Ono, una japonesa oscura y con aspecto de intrigante. No hace muchos años Cynthia Lennon se destapaba con unas consideraciones muy similares respecto a su ex-marido: "una cosa era lo que predicaba en sus canciones y otra lo que hacía en familia". Y es que Lennon fue un personaje complicado, marcado por una infancia difícil, un carácter rebelde e inestable y unas supuestas aficiones a la marihuana y el LSD. Los Beatles son posiblemente el grupo más importante de la historia de la música moderna, y toda su vida estuvo marcada por ese contraste entre la genalidad y la polémica que en el fondo no deja de ser un combinado excelente para el triunfo, dentro de ellos la figura de John Lennon adquiere un especial significado, si Paul MacCartney era el romántico, George Harrison el serio y Ringo Starr el juerguista, Lennon se mostraba como el personaje complejo del grupo, el rebelde.

John Lennon fue un músico excepcional, un genio, alguien que ya entró en la historia como en su día lo hicieron Ludwig Van Beethoven o Joan Sebastian Bach; un individuo capaz de convertirse en alma mater de Los Beattles y de componer temas como "Imagine", "Give peace a chance", "Power to the people" o "Some time in New York City" es indudablemente un genio. Pero el ser un genio no equivale, necesariamente, a ser un ejemplo, y no se sabe la razón, tal vez por sus aires de rebeldía, por ciertas posturas pacifistas o, sin más, por haber muerto violentamente, pero Lennon ha sido elevado a la categoría de "icono", ha recibido esa especie de canonización laica a la que a veces somos tan aficionados. Hay ocasiones en las que uno comprueba las pegatinas de las carpetas de algunos jóvenes, los posters que adornan sus habitaciones, las emociones que provocan aniversarios y recuerdos y llega a la conclusión de que nos falta profundidad y perspectiva, o que nos cegamos ante los mitos que nos venden. También hay quien piensa que el error está en crear un dios de cualquier persona de carne y hueso, sea mejor o peor, y tal vez no le falte razón.

A mí también me gusta "Imagine", y soy capaz hasta de poner cara de "místico de la calle" cuando la escucho, pero me pongo a leer la letra y no me acabo de identificar con ella, porque no me gusta imaginar una vida sin Dios y Paraíso, sin religión, de la misma manera que palabras tan bellas y atrayentes como "paz", "hermandad" y "comprender" me suenan a vacías sin lo anterior y a supérfluas cuando se usan como si su única función fuera servir de rima. Lennon en "Imagine" nos pone fácilmente tiernos y melancólicos, pero a poco que lo pìenses su capacidad de convencer es relativa, superficial, insuficiente.

Vuelvo a la frase de Julian Lennon, que insiste en que la palabra amor era utilizada por su padre como argumento de sus canciones, lema de sus obras de arte, pero cuya esencia él nunca vio reflejada en su comportamiento, en la vida familiar. Al Beattle desaparecido hace casi treinta años hay que recordarlo como lo que fue, como un músico genial, pero vamos a dejar que cada cual busque los ejemplos a seguir y profundice sobre la solvencia y la profundidad de algunos iconos excesivamente postizos.





13 comentarios:

sunsi dijo...

Esa tendencia radicalista del todo o nada, conmigo o contra mí. Me ha gustado tu crítica sobre los mitos, que también son susceptibles de crítica. Solo faltaría... Sobre todo porque es muy frecuente hablar del amor, cantar al amor, "predicar" el amor en el hogar... y en casa del herrero cuchillo de palo.

Un saludo, Modestino.
Martes lluvioso en Tarraco.

Anónimo dijo...

Que gracioso lo de "místico de la calle" y "canonización laica".Muy
bien traído.
Este genio y otros, como personas siempre han dejado mucho que desear, por ejemplo Picasso. Claro no se puede tener todo. O quizás su propia genialidad les impedía ocuparse en otras cosas, como su familia. Yo ya no juzgo.
De canciones me gusta mas “Woman”.

Modestino dijo...

Todo el mundo tenemos nuestros claroscuros, y por eso hay que valorar a la gente en su conjunto.

Picasso, Toni Curtis, Michael Jackson, George Best, Frank SInatra, ... fueron personajes con evidentes "lados oscuros", algo que no quita mérito a su arte, a su genialidad, a su creatividad, les hace humanos ... pero creo que no debemos crear mitos artificiales.

Mariapi dijo...

La incoherencia repugna, no me extraña la reacción de la hija de Lennon. Cantar, explicar, hacerse aladid del amor en colorines es muy fácil. Saber hacerlo realidad, es decir en concreto, con un tu y ahora...eso es heroísmo de verdad.Pero es que el amor de verdad es poco comercial, Modestino, y estos falsos profetas venden bien...y conste que me gustan sus canciones...en inglés, que así no me entero mucho.

Modestino dijo...

Sí, mariapi, no saber demasiado inglés tiene la ventaja -tal vez la única- de que no te enteras lo que dicen algunos.

susana dijo...

Suele ocurrir que la gente que sube a los pedestales laicos no son precisamente un ejemplo en su vida privada. Por eso yo creo que lo mejor es no idolatrar a nadie más que por las obras que haya podido dejar. Un beso.

Modestino dijo...

Sí, susana, por sus obras los conocereis.

veronicia dijo...

Mairapi me ha leido el pensamiento y ha escrito exactamente lo mismo que hubiera escrito yo...


(Por cierto después de tararear cientos de veces imagine ahora me entero de que habla de de una vida sin Dios y sin paraíso)

Modestino dijo...

Para ser más preciso, creo que Lennon habla de un mundo sin religión.

tomae dijo...

Leí que cuando John se divorció de su primera mujer, Paul que había pasado muchos ratos con Julian, consciente del sufrimiento del chaval compuso esa famosa canción dedicada a él. "Wiki" dice que Paul aparece en más fotos con el chico de las que se pueden ver con su padre.

Creo que lo dice todo.

Hey Jules, HEY JUDE

Modestino dijo...

"Hey Jude" me recuerda una noche de agosto en un pub de Salou, habíamos cenado unos pollos al ast en Cambrils y fuimos a tomar una copa, allí sonaba dicho tema mientras un buen número de británicos con un cebollon de narices bailaban descamisados subidos a las mesas y gritaban eso de "lalalalalala ... Hey Jude, lalalalalala ... Hey Jude.....".

tomae dijo...

...El pollo al ast es animal que da mas vueltas después de morir...

Mi mujer no me deja comerme la piel (por aquello de las grasas y el colesterol)

Modestino dijo...

Apetece mucho la piel de los pollos asados, pero con el tiempo descubriras lo agradecido que tienes que estar a tú mujer.