23 de noviembre de 2011

Olor a galleta



El Paseo Teruel de Zaragoza tuvo su protagonismo a lo largo de mi infancia, se encuentra cerca de la casa familiar y era lugar de paso bastante frecuente; hay que reconocer que los maños hemos sido, en cuanto a elección de las calles, mucho más espléndidos con los vecinos turolenses que con los de Huesca. Del viejo Paseo Teruel recuerdo un bar llamado "El rancho grande", la "Viena Valencia", una imprenta-papelería que todavía subsiste, un par de zapaterías que también siguen vivas, un etablecimiento de papeles pintados llamado "Vikar" y la fábrica de galletas "Gargallo" que allí aguanta, aunque me temo que no por mucho tiempo.

Y precisamente hoy, no se porqué extraña razón, me ha venido a la cabeza este último local, que inundaba -y todavía inunda- la calle con ese delicioso olor a galletas recién hechas que moviliza el estómago y abre tanto el apetito. Por esta razón la fábrica "Gargallo" se impone entre todos los recuerdos que me trae esta vía zaragozana, que impepinablemente identifico con el olor de las galletas. Y es lógico, porque para un niño el concepto de galleta anda muy por encima de casi todas las cosas, y en esto tenemos el instinto de cualquier animal y el olor de lo sabroso pone en marcha esos mecanismos que mueven a desear lo bueno.

Bucenado en internet he encontrado el comentario de un ciudadano que nos explica como cuando pasea con su hija por la zona han instaurado el "beso de galleta" y cuando notan ese olor característico la niña le da un beso: deliciosa anécdota y nunca mejor dicho. De la misma manera que una puesta de sol, un paisaje de montaña, una película inolvidable, un acontecimiento relevante de nuestras vidas o una ceremonia familiar de importancia se convierten en hitos que nos mueven al recuerdo y a la nostalgia, las galletas "Gargallo" del Paseo Teruel, tal vez en otra dimensión, son soporte de ese pasado que nos gusta evocar.




21 comentarios:

Mariapi dijo...

¡Gracias por recordármelo, Modestino!. Si va a resultar que éramos casi vecinos! Yo me acuerdo en especial de otras galletas zaragozanas, "Galletas Polen". Las vendían en una tiendecica cerca de casa, y mi madre nos compraba unas cajas enorrrmes de surtido.
Gracias, recordarlo endulza el alma.

Modestino dijo...

Pues no conocía las galletas Polen, pero ahí siguen vivas.

http://www.galletaspolen.com/

paterfamilias dijo...

Es curioso cómo se asocian diversas vivencias a olores determinados.

Recuerdo perfectamente el olor de una pastelería que había cerca de casa. Esas mañanas, muy temprano, en las que el horno llevaba un rato funcionando y hacían todo tipo de dulces. El olor, como puedes imaginar, era sublime.

Otro olor muy característico era el de las aulas. Yo estaba convencido que era el olor de mi aula y años más tarde descubrí que era el olor de todas las aulas. Y ese olor no era otro que el de la madera de cedro. Haz la prueba, saca punta a un lápiz (o color) y verás que ése es el olor de tu aula.

Por cierto, hace tiempo que no te pasas a visitarme (y yo enlazándote, snif)

Modestino dijo...

Disculpa: llevo una temporada que voy de "bolid", en cuanto pueda me paso.

Un saludo¡¡¡¡

Brunetti dijo...

Y puestos a evocar olores, ¿qué me dices de las gomas de borrar, especialmente aquellas de la marca "Milan"?.

Es un viaje a la infancia asegurado.

Que pases un buen día, amigo,
con o sin olor a galletas.

Modestino dijo...

Las gomas Milán ... a uno le apetecía comérselas.

sunsi dijo...

Modestino... aunque vayas de "bòlid", te pido que hoy entres en Pensar de Oficio.

Oye. Las galletas puedes bañarlas con un "vi ranci". Un día es un día...

Modestino dijo...

Acabio de entrar, muchísimas gracias111. Un abrazo¡¡¡¡¡

opinadora dijo...

FELIZ,fELIZ en tu dia ,amigito que Dios te bendiga ...

Que pases un buen dia¡ .
P.D cuando vaya a Zaragoz a voy a hacer un a ruta galletera.

Tommy dijo...

Y también estaban las galletas Asinez, que eran muy zaragozanas. Incluso creo que patrocinaban retransmisiones radiofónicas de partidos de nuestro Real Zaragoza.
Que tengas un buen día, amigo.

Modestino dijo...

Ostras¡¡¡, galletas "Asinez", había un equipo ciclista patrocinado por esta marca.

Leles dijo...

Creo que hoy es un buen día para comentar...
Gracias por transportarme al pasado, a aquellos días en los que mi abuela, a escondidas de mi madre, sacaba de su alacena mágica, una galletita de gargallo. PAra mí era más que un tesoro.
No recordaba cómo se llamaban, pero la caja de tu imagen me ha hecho recordar, además, la que yo siempre cogía era la de las "ventanitas".
Bicos y Felicidades.

paterfamilias dijo...

Mira, mira, miraaaaa, que si no llega a ser por Sunsi ni nos enteramos.

¡Muchísimas felicidades!

Modestino dijo...

Veo que el aroma de Gargallo llega hasta Galicia!, bikos!

ana dijo...

Pues que hoy, te rodeen durante toooodo el día, un montón de galletas... jajajaja.

Japibirtaytuyú!

Modestino dijo...

Gracias, Ana, me alegra verte por aquí.

Anónimo dijo...

Muchas Felicidades, con o sin galletas.

tomae dijo...

Felicidades Modestino, (vaig de bolid) pero quería pasar a felicitarte...

Que pases un buen día chiquitín !!!

Maireen dijo...

Una tienda sólo de galletas, menudo lujo.

Yo no puedo decir lo mismo de recuerdos de olores. No tengo prácticamente olfato, lo que en ocasiones no deja de ser una ventaja. A mi padre le pasaba lo mismo.

Anónimo dijo...

Feliz cumpleaños!

Una amiga mía vivia en aquella calle y el aroma de la fábrica entraba por las ventanas...era una tortura en un piso de estudiantes donde la comida brillaba por su ausencia; que hambre me daba ir a visitarlas!

Anónimo dijo...

La caja roja de galletas Polen, me mandaban mis tias de zaragoza a madrid en los años setenta. En madrid yo no me acuerdo de ver galletas de nata hasta mucho despues con artiach.

Que ilusion abrir esa caja roja de galletas Polen uno de mis recuerdos de infancia.