24 de febrero de 2011

Un innovador de la tele de la época

A cualquier jovenzano al que en la actualidad menciones el nombre de José María Íñigo le sonará a un individuo con la cabeza pelada, más bien fondón y pasadete y con más pasado que presente y, por supuesto, futuro. Pero quienes hemos entrado en el clan de los "cincuentones" tenemos un recuerdo mucho más dinámico del presentador, porque Íñigo fue en su día todo un innovador, un periodista que rompió moldes y aportó un toque de dinamismo y modernidad a su trabajo. Estábamos demasiado acostumbrados a las sobrias y casi tétricas intervenciones de David Cubedo, con su voz profunda, a la forma de hacer más bien hortera de José Luis Uribarri o a las maneras mucho más radiofónicas que televisivas de Joaquín Prat y José Luis Pecker. José María Íñigo fue un gran comunicador, tenía una soltura notoria y notable y ofrecía una imagen de modernidad en unos tiempos en los que un bigote de las características del suyo y unas patillas llamativas destacaban entre tanto formalismo y tanta ortodoxia. El periodista vizcaíno hablaba con frescura y fluidez, a lo que cabía añadir algo que resultó innovador: la actuación en directo, un toque de valentía que en su momento le convirtió en un pionero y, a la vez, en líder indiscutible.

Recuerdo que las primeras veces que vi aparecer a José María Íñigo en la pequeña pantalla fue en el programa musical "Ritmo 70", que presentaba junto al periodista valenciano Pepe Palau, fallecido hace ocho años, ya ese programa tenía un toque nuevo, distinto. Aunque donde el éxito de Íñigo llegó arrolladoramente fue con "Estudio Abierto", su primer gran "magazine" en directo, que se emitía en la segunda cadena -UHF-, a mitad de semana en programación de noche. Era un programa de un gran dinamismo, con entrevistas y actuaciones en directo; por allí pasaban los grandes intérpretes de la época -se emitió de 1972 a 1974- como Nino Bravo, Mari Trini o Los Bravos, a la vez que tenían su oportunidad los cantantes noveles: allí vi por vez primera actuar a Camilo Sexto. En la foto podemos ver a Íñigo entrevistando a la mismísima Catherine Deneuve.

El éxito incontestable de "Estudio Abierto" llevó a Íñigo a la primera cadena; hoy en día ésto es algo sin demasiada trascendencia: están la Sexta, el Plus, Tele-5, Antena-3, las teles de cable, los partidos de pago, Intereconomía, ... pero a mediados de 1975 pasar a TVE-1 era alcanzar el zenit televisivo. Así, los sábados por la noche "Directísimo" se convirtió en el "magazine" por excelencia; la presencia del aleman Uri Geller, que aseguraba doblar cucharas y arreglar relojes con la mirada, entre otras cosas, pudo ser el punto culminante del programa, y los españolitos de entonces estuvimos polemizando durante semanas sobre la veracidad de lo que el tal Geller hacía; pero hubo otros momentos célebres, como el encuentro entre dos toreros rivales del momento, Paco Camino y Palomo Linares, quienes casi llegan a las manos en el plató, o la actuación del "hombre orquesta", un tal "John Balán" que era capaz de hacer sonar música con la única ayuda de una puerta, o la presencia en directo de dos viejos actores de Hóllywood, Johnny Weismuller, un Tarzán decrépito que hizo sonar su grito de manera triste y ridícula o una Rita Hayworth demolida por el alzheimer de la que no quedaba ni rastro de lo que fue en "Gilda". Las anécdotas del programa daban lugar a comentarios para toda la semana, pues "Directísimo" era uno de los líderes de audiencia del momento.

José María Íñigo siguió trabajando, con un remake de "Estudio Abierto", un programa llamado "Fantástico" y otros que no soy capaz de recordar, pero su momento cumbre en nuestra tele lo tuvo, sin ninguna duda, con sus programas en directo. Era un hombre que caía bien y supo sacar un partido enorme a sus capacidades, que yo creo que eran muchas.


12 comentarios:

pater familias dijo...

El ordenador te ha traicionado y ha puesto Sexto como apellido de Camilo Sesto ;-)

Tommy dijo...

Iñigo siempre ha dicho que tuvo que batallar muchísimo con la censura en sus primeros programas. Eso hizo de él un hombre muy cuidadoso. Le recuerdo entrevistando al actor hindú que hacía de Sandokan en la serie de TV, que se convirtió en un símbolo sexual de la época (ya había democracia, pero muy moderadamente, como le gustaba a Arias Navarro), y que vino a España acompañado por una titi de las que quitan el hipo. Iñigo les preguntó si hacía mucho que estaban juntos y el actor respondió en un inglés absolutamente macarrónico, y por tanto perfectamente inteligible, que vivían juntos hacía tres años, respuesta que Iñigo tradujo oportunamente como que se habían conocido hace tres años.

Pero ni siquiera Iñigo pódía mantener un control absoluto del directo. En una ocasión, y después de que una muchachita que no tendría más de 16 ó 17 años (por lo menos eso parecía) realizara un ejercicio gimnástico de esos que se hacen con una cinta, Iñigo le preguntó a su siguiente invitado, que era el humorista Luis Sánchez Polack, qué le había parecido el ejercicio, a lo que el genial "Tip" contestó: qué barbaridad, tan pequeña y ya encinta, con lo que el cómico consiguió mudar la tez de la joven atleta a la tonalidad del tomate maduro.

Y la entrevista con Solzhenitsyn, que hasta la repitieron otro día en horario de máxima audiencia para que los españoles se dieran cuenta de la suerte que tenían de estar con Franco y no en el Gulag... En fin, Iñigo podría contar miles y miles de anécdotas.

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

Buenos días a todos...
Modestino me encantan tus revivals porque también son los míos.
Recuerdo perfectamente Estudio Abierto y Fantástico como dos programas espléndidos y a Iñigo como un profesional impecable.
Sin embargo, he leido en un blog que estimo riguroso que ahora está siendo muy contestado por su actitud de apuntarse a la moda de "luchador antifranquista", no sé que habrá de trasfondo en ello.
Yo prefiero evocar noches inolvidables como la de Uri Geller que tu describes muy bien, doblando tenedores presuntamente con el poder de la mente y provocando un fenómeno de histeria colectiva, el sobrecogedor testimonio de Solzhenitsyn o cuando en una impetuosa actuación, Lola Flores perdió un pendiente valiosísimo y puso a buscar a todo el público debajo de las mesas, total para no encontrarlo...
Sin duda, con las limitaciones técnicas de entonces, pero era una televisión más sana, más amena y de mayor calidad que la de ahora.
Un saludo muy, muy cordial
Asun

sunsi dijo...

Sí...José MªIñigo. Qué bien que lo hayas traído al Cajón, Modestino. Genial. No me perdía sus programas. ¿Tú también intentaste doblar un tenedor?

Muchas Felicidades en el día de tu santo... mejor dicho, el santo de tu "alter ego".

Un saludo, jurisconsulto.

He dejado un recuerdo de tu Cajón de Sastre en el Pensar... Si quieres, no hace falta que te tragues la primera parte. Es "bochornosa".

tomae dijo...

...felicidades Modestino, prefiero una cerveza real(y creo que van dos) a un bombón cibernetico.

Modestino dijo...

Tomae, ya te debo dos. Sunsi, estoy en Madrid y sólo soy capaz de contestar en mí blog, el sábado a mí regreso leo tu post.

Modestino dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
opinadora dijo...

El programa que mas recuerdo era el que hacia desde la sala de fiestas Florida park en directo. Allí actuó por primera vez un joven Miguel Bose y lolita. Y el percance del pendiente de Lola Flores, todavía se recuerda. Por cierto, Lola flores creo que se merece una entrada para ella sola. Era una mujer única. Aun me rió cuando recuerdo la boda de su hija lolita. Después de invitar a la boda por televisión a todo el mundo. Protagonizo la frase para la historia del “si me queréis irse”.

Brunetti dijo...

Me encanta José Mª Iñigo; sobre todo, desde que decidió liberarse de su peluca y mostrar al mundo su calvicie.

Ahora, al cabo de los tiempos, he vuelto a encontrarlo y a disfrutar de él en la radio, durante las mañanas del fin de semana, en R.N.E. (en el programa de Pepa Fernández "No es un Día Cualquiera", altamente recomendable).

Larga vida a la gente ingeniosa y con encanto.

ana dijo...

Yo también le escucho en RNE cuando mis turnos me dejan, aunque ya se sabe que no siempre es fin de semana cuando yo vivo en fin de semana, eso sí, la radio suena igual de interesante.

Y me acuerdo de Directísimo, de aquel hombre que doblaba cucharas... pero lo tengo como muy en el fondo de la memoria.

Modestino dijo...

Eb cconcreto Lola Flores dijo "si'me queréis, irsen". Comprometido el post. Recuerdo el debut de Miguel Bosé en el Florida Park, también el programa de la primera noche electoral en 40 años, con Julio Iglesias y que allí descubrí a Alfredo Zitarrosa y a Nacha Guevara.
No sabía lo de la peluca.
Ana, si te suena tan en el fondo es sencillamente porque eres muy joven.

Explorador dijo...

Interesante. No tenía ni idea de muchas de esas cosas. Sí que he visto a Uri Geller a veces en repeticiones, menudo "atrapao" xD

Saludos :)