19 de febrero de 2011

Felices y musicales años 60


Uno puede darse una vuelta por youtube e ir buscando esos vídeos nostálgicos en los que se reencuentra con las canciones que escuchaba de pequeño en la televisión de blanco y negro; eran tiempos en los que en el mundo de la música imperaban los estilos impuestos por todo el mapa por Los Beattles y los Rolling Stones, a la vez que se extendía, con notorios aires de protesta, la música folk, representada por intérpretes de la talla de Bob Dylan, Joan Báez, Donovan, ... En España estábamos muy lejos de ese nivel y todo era, al menos en apariencia, más rudimentario, pero las canciones de entonces son capaces de encender las emociones.

Mis primeros recuerdos musicales tienen mucho que ver con un programa que se emitía los domingos por la tarde llamado "Escala en Hi-fi", lo presentaba Juan Erasmo "Mochi" y una serie de aspirantes a estrellas ponían cara a los éxitos musicales del momento a base de entusiasmo y play-back. Recuerdo perfectamente que dos de los éxitos que allá por 1964 o 1965 se escuchaban a todas horas venían de Francia e Italia: de más allá de los Pirineos era el cantante Hervé Vilard, quien interpretaba una canción de amores desdichados titulada "Capri C'est fini", mientras que, atravesada la Costa Azul, triunfaba en Italia Jimmy Fontana con "Il mondo". De vez en cuando aparecían solistas o grupos ingleses con éxitos importantes en los hit parades, incluso alguna visita a programas como "Noches del sábado"; así recuerdo a Mary Hopkins con su "Qué tiempo tan feliz", a lo mucho que sonó por aquí la canción que rivalizó con Masiel en Eurovisión, "Congratulations", cantada por Cliff Richards o un tal Oliver que cantaba un tema lento y meloso titulado "Jean", incluso un tal Tommy James, que creo era norteamericano, y alcanzó el número uno del hit parade español con "Mony mony".

Pero en España también teníamos primeros espadas, y por encima de todos destacaba Raphael, el niño de Linares que acudió dos años a Eurovisión con "Yo soy aquél" y "Hablemos del amor"; Raphael era considerado el indiscutible número uno, el mejor y ¿quien no recuerda "Digan lo que digan", "Mi gran noche" o "Aleluya del silencio"?. También destacaban una serie de grupos de jóvenes que emulaban a los escarabajos de Liverpool, como los Brincos, formados por el genio de Juan Pardo y Fernando Arbex y que cantaban temas como "Flamenco", "Lola" y "Un sorbito de champagne", aunque a mi me hacía mucha gracia un tema mucho menos conocido: "Las alegres chicas de San Diego"; enorme éxito tuvieron también Los Bravos, un grupo más agresivo que el anterior con un solista alemán, Mike Kennedy, con fama de golfo y pendenciero: "Black is black" fue su gran éxito, pero tampoco fueron mancas canciones como "Bring a little lovin" o "Los chicos con las chicas". De corte distinto eran Los Pekenikes, que hacían música meramente instrumental con nombres que luego serían alguien en la música española como Alfonso Saiinz y Tony Luz; temas célebres suyos fueron "Lady Pepa", "Frente a palacio", "Embustero y bailarín" y "Arena caliente". Significativas también "La escoba" de Los Sirex, "Summertime girl", de Los Íberos o "Mañana" de Los Ángeles. Había otros grupos como Los Mustang que hacían sus propias versiones de éxitos internacionales como la balada de "Bonnie & Clyde" a la vez que Fórmula V inicaba su periplo con temas tan oídos como "Tengo tu amor" y "Cuentamé".

Unos habituales de los programas musicales de la tele eran tres paraguayos con el nombre artístico de "Los 3 sudamericanos": alma María, una guapa rubia, Johnny Torales, que estaba casado con aquélla y llevaba siempre gafas oscuras y casto Darío, que era chaparro y simpaticón; el trío ganó un disco de oro con "La chevecha", aunque sin ninguna duda me quedo con "El funeral del labrador"; seguro que también suenan mucho temas como "Cartagenera" o "Pulpa de tamarindo". Y hablando de tercetos, ¿quien no recuerda "El puente" de Los Mismos?. Claro que aún eran más "camp" Los Tres de Castilla, dos mozos y una moza ya entraditos en años que le daban al bolero que era un primor: "Quizás, quizás, quizás" y "Moliendo café" son una muestra. Pero por encima de todos estaba el Dúo Dinámico, manolo de la Calva y ramón Arcusa, quienes se hincharon de vender discos con temas como "Resistiré", "Amor amargo", "Oh Carol" y "Perdonamé". La desgracia cortó la carrera de Johnny and Charley, dos holandeses afincados en nuestro país, que se recorrieron España con "La yenka" hasta que un accidente de coche segó la vida de Charlie.

En el capítulo de solistas femeninas brilla con nombre propio el nombre de Massiel, que dio el pelotazo al ganar el festival de Eurovisión en 1968 con "La, la, la", solamente quienes estábamos vivos por aquel entonces somos capaces de comprender lo que significó el triunfo de la madrileña en la España del desarrollo; María de los Ángeles Santamaría tenía voz y dientes de caballo, pero se convirtió en un ídolo nacional, otros éxitos suyos fueron dos composiciones de Luis Eduardo Aute, "Rosas en el mar" y "Aleluya nº 1", aunque su primer éxito fue "Rufo el pescador". También acabó acudiendo a Eurovisión Karina, una chica dulce, tierna y más bien horterilla que vendía discos como rosquillas: "Romeo y Julieta", "El baúl de los recuerdos", "Las flechas del amor" , "La fiesta", ... son éxitos suyos de la época. De un estilo bien distinto era María Ostiz, una navarra que acabó casándose con el futbolista Zoco y cantaba canciones más bien intimistas como "No sabes como sufrí", "Romance anónimo", "El árbol" y "Naveira do mar".

A final de la década triunfó en toda la regla en España un venezolano llamado Henry Stephen, su canción "Limón limonero" se oía por todas partes y a aquélla le siguieron "O quizá simplemente te regale una rosa" y "Un vaso de vino", tiempo después tuvo un problema de drogas y al parecer fue puesto en la frontera. De aquella misma época era Julián Granados, quien empezó de solista de un grupo llamado Los Buenos y que en solitario dio mucho juego con "Lupita".. Algo anterior en el tiempo es Bruno Lomas, un valenciano chaparro y amante de los coches deportivos que cantaba rock, "Ven sin temor" y "Como ayer", con la que ganó no se qué festival de la época, son temas representativos suyos. Micky triunfó en solitario en los 70 con "Elchico de la armónica", "Bye bye Froilain" y su paso por Eurovisión con "Enseñame a cantar", pero ya en la década anterior destacaba junto a Los Tonys con temas como "Buribú" o "I'm over". En 1968 el grupo Pic-nic, encabezado por Jeanette cantaba una triste y modosa canción titulada "Callate niña", mientras Nuestro Pequeño Mundo ofrecía un producto más folk con temas como "Sinner men" y "Drunken salior". Otro grupo que dio lugar a unas cuantas canciones de Misa, de esas postconciliares, fue Voces Amigas, dos mozos y dos mozas que interpretaron temas como "Canta con nosotros": el vídeo es de un carpetovetónico notable.

Eran los tiempos de Luis Aguilé -"Cuando salí de Cuba", "Juanita Banana", ...-, de "Les elucubrations" del francés Antoine, del "Me lo dijo Pérez" de un Alberto Cortez que entonces era llamado "Mr. Sucu-sucu", del "Corazón contento" de Palito Ortega y Marisol, del triunfo de Julio Iglesias en Benidorm con "La vida sigue igual", de los primeros pasos de Nino Bravo con temas como "Como todos" y "Te quiero te quiero", aunque ambos alcanzarían el estrellato en la siguiente década, de grupos tan especiales como Lone Star, que tenían una canción que me gustaba mucho: "Mi calle", de las rumbas de Peret, "Una lágrima cayó en la arena" y "Gitano Antón", de las canciones en gallego de Andrés do Barro -"Oh tren" y "Corpiño xeitoso" -, de la "Anduriña" de Juan & Junior, las "Paraules d'amor" de Serrat o "En posguerra", de Manolo Díaz, un cantautor asturiano que entonces sonaba mucho y del que nunca más se supo. En 1969 un joven francés que presumía de díscolo, Jean Francois Michel triunfó con "Adiós linda Candy", mientras unos años antes era la italiana Patty Pravo la que nos dejaba a todos boquiabiertos con "La bámbola" y uno después Los Payos convertían "María Isabel" en la canción del verano.

Me debo dejar muchísimos en el tintero, pero creo que es un buen recurrido por una música tan pasada de moda como fuente de nostalgia.

8 comentarios:

sunsi dijo...

Olé, Modestino. Magnífico recorrido musical de esa época. Me las sé todas jajajaja... Hace unos años salió a la venta una recopilación en tres CD's y, por supuesto, la compramos.
Este post es una joyita para nostálgicos. Me lo "llevo" a favoritos para cuando quiera realizar una escapada a esos viejos (y felices) tiempos.

Gracias, jurisconsulto

Modestino dijo...

Saberselas todas no es sólo señal de años , sino también de tener vitalidad.

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

Maravillosa y completísima entrada, de corazón te lo digo...
Yo era muy niña pero el poder evocador de la música es tan fuerte que tu recorrido musical me ha devuelto momentos e imágenes que creía olvidados y me ha hecho feliz recuperar.
"Con un sorbito de champán, brindemos por
el nuevo amor"
Aunque es muy temprano, alzo mi copa imaginaria para brindar por los viejos tiempos con el deseo que los que vengan sean aún mejores.
Un abrazo
Asun

Modestino dijo...

Yo nací poco antes que tú, pero para la niñez esos 3 o 4 años pueden ser suficientes para recordar o no algunas canciones.

Yo también brindo por todo eso. Salud¡¡¡

veronicia dijo...

Solo conocía algunas canciones, otras las he ido conociendo por éste blog.
Con esta entrada y todo el trabajo que lleva de vinculos desde luego me hago una idea de como fueron las interpretaciones en directo.

Son tantísimas, la de "Canta con nosotros " aún me tiene impactada...
Un saludo:)))

Modestino dijo...

La de "Canta con nosotros" es toda una definición de un estilo y una época. Hay que fijarse en como ueven acompasada y monolíticamente los brazos los dos chicos y las dos chicas.
Aún recuerdo sus nombres: Carlos, Javier, Diana e Isabel.

tomae dijo...

..."las obras quedan, las gentes se van..." La Vida sigue igual...

Esa es una canción que ha de quedar siempre. No dejes de seguir "pinchando" DiscJoqueyModestino ;)

Modestino dijo...

En Benidorm las canciones las interpretaban dos cantantes; la otra versión de "La vida sigue igual" es de Los Gritos, un grupo liderado por un tal Manolo Galván que luego trabajó en solitario.