4 de agosto de 2009

La botellita de agua

De unos tiempos a esta parte se ha puesto de moda que los ciudadanos -y ciudadanas- vayan por la vida acompañándose de una botella de agua mineral; imagino que las razones para hacerlo serán diversas y vete a saber el origen de esta costumbre: consolarse del calor, resolver la sequedad de la boca, refrescarse la lengua o facilitar la claridad del discurso pueden ser motivos para justificar su uso.

No me gustan los radicalismos y no seré yo quien arremeta contra este hábito: he escuchado ataques franca y desproporcionadamente furibundos contra quienes se acompañan de la dichosa botellita y la verdad es que ni vale la pena perder la paz por tal nimiedad ni encuentro razones de verdadero peso para proscribir el empleo de ese, llamemosle así, procedimiento de alivio. Y es que siempre hay gente dispuesta a emprender todo tipo de cruzadas, lo que es una lástima porque son actitudes que solamente facilitan las úlceras propias y el hartazgo ajeno.

Hoy en día se ve la botellita por todas partes: en los pupitres de los alumnos, en los estrados de las salas de vista, en las reuniones de los ejecutivos, directivos y yuppies en general, en las manifestaciones de diversa índole, en los autobuses públicos y en los espectáculos de cualquier naturaleza. Y con toda naturalidad nos agarramos al orificio de salida cual infante que no ha salido del destete sin pudor ni vergüenza alguna, sin preocuparnos ni del "ruidete" que propagamos ni de si salpicamos al vecino ni si las posturas más o menos curiosas que para paliar la sed acabamos mostrando acaban resultando un poco ridículas.

Pero la vida se compone de estas nimiedades, imagino que el uso del pañuelo, la utilización de abanicos, los bocadillos envueltos que llevan los niños al colegio o los currantes al tajo o los puros que se fuman en las gradas los aficionados de siempre también tendrían su comienzo.




7 comentarios:

Suso dijo...

Vale la pena pasearse por el club del gourmet del Corte Inglés y echarle un vistazo a los diseños-¡y los precios!-de alguna botella de agua.

¡Estamos hablando de agua!...¡de agua tan buena como la del grifo en la mayoría de las ciudades!

Me decía un africano de los que venden CD y pinicunas que cuando llegaban a España, escribían a sus familias "¡el agua sale de los grifos y se puede beber...y es gratis!

Allí,por lo visto, si bebes agua te pasas con una diarrea galopante e unsaciable de dos a tres años

Modestino dijo...

Y en la India, parecido.

Sunsi dijo...

Modestino... y en el pupitre de las aulas de las chicas de 15, 16... Hay que beber 2 litros de agua. Si lo haces, adelgazas. Y ya las ves a todas bebiendo con una fe... . El caso es que no son botellitas; son botellas de 2 litros, para asegurarse de que han bebido la cantidad exacta. Lo que significa que cargan con la susodicha botella todo el día. Y da igual que no tengan sed.

Eso sí, la misma botella sirve de un día para otro. Sólo hay que reponer el líquido. ¿Qué te parece?

Saludos

Modestino dijo...

Y si llevas la botella en el bolso, corres el riesgo de que se te abra ...

Brunetti dijo...

La ventaja de la botella de 2 litros sobre la 'botellita' es que los/as chicos/as pueden utilizar el mismo envase por la noche, para llenarlo de calimocho antes de irse a hacer el botellón.

Si bien lo miras, es una forma perfecta de reciclaje.

En las discotecas y demás lugares de marcha, los jóvenes también acostumbran a tener siempre una 'botellita' de agua en la mano; pero en este caso la función es clara: las pastillas que toman les resecan la garganta y precisan del líquido elemento. De ahí que muchos establecimientos haya optado por eliminar o cortar el agua de los lavabos. De esa forma les obliga a que compren la 'botellita' en la barra (a precio de cubata, claro). Y en este plan.

Modestino dijo...

El botellón, las pastillas, las disco .... darían para muchos hilos amigo Brunetti.

De momento solamente aspiro a que mi post del viernes hable de estancias y pitanzas exitosas.

Sunsi dijo...

¿Será por eso que el último grito en bolsos tiene unas dimensiones que parecen maletas? ¿Os habéis fijado en lo enormes que son?

Brunetti... iba a añadir lo que has escrito. La cuestión es que los inicios de la moda de la botellita fueron para el uso que tú explicas.

Tela con la botellita... ahora va a resultar que sirve para más cosas de lo que es una simple necesidad de beber porque hay sed.