21 de diciembre de 2008

Una victoria oxigenante










Real Zaragoza 3 Alicante C.F. 0






El partido jugado por el Zaragoza el pasado sábado siguió el guión previsto: un equipo flojo, que solamente había ganado un partido de Liga, con nueve bajas y en zona de descenso fue goleado por un Zaragoza muy superior, con dinamita arriba y una tremenda necesidad de reivindicación ante su afición tras el desastre de Vigo. Afortunadamente para los intereses blanquillos no hubo sorpresas y el Zaragoza goleó al Alicante.

A pesar de que el encuentro no pasó de un entrenamiento y el Alicante ofreció una pobrísima impresión, no hay que despreciar el triunfo de un Zaragoza que, al fin y al cabo, hizo lo que debía de hacer: ganar con contundencia. De paso, y tras el descalabro del Jerez en su casa frente al Nastic de Tarragona, el equipo termina el año en segunda posición, una auténtica medicina para la depresión que nos había entrado a todos tras el pinchazo ante los vecinos oscenses y el descalabro en el estadio de Balaidos.

No voy a entrar a estas alturas a realizar valoraciones generales del encuentro, y me voy a limitar a realizar una serie de consideraciones en torno a unos jugadores que dividiré en tres grupos. En primer lugar quiero referirme a los tres jugadores que considero se han convertido, por méritos propios, en los hombres más en forma del Zaragoza; el primero de ellos López Vallejo, quien ayer detuvo el segundo penalti de la temporada; el meta navarro, a quien poníamos en tela de juicio al comenzar la temporada se ha convertido en un valladar y ofrece a la defensa una seguridad imprescindible en una liga como la de 2ª. También queremos incluir aquí a Gabi, el centrocampista con más capacidad creativa del equipo, que cada tarde ofrece un despliegue físico espectacular: en cuanto mejore su tendencia a la precipitación se puede convertir en el auténtico motor de los blanquillos. Finalmente hay que mencionar a Ewerthon, pensar que el brasileño estuvo a un paso de irse cedido al Málaga nos provoca un suspiro de alivio; sin sus goles el Zaragoza estaría ahora en una posición casi insalvable.

Junto a estos quiero referirme a otros dos jugadores que ayer resurgieron tras varios partidos sin brillar: Jorge López y Oliveira. Ambos son, posiblemente, los miembros de la plantilla con más clase, los que deben de marcar la diferencia. Por eso es una buena noticia que empiecen a responder conforme a sus capacidades. El riojano se cansó de crear juego, de tocar bien el balón y culminó su actuación con el gol que cerraba el marcador. Oliveira rompió su nefasta racha de seis encuentros sin marcar, dio la asistencia de los otros dos goles y luchó como nunca. Estoy seguro de que si estos dos hombres rinden como saben y pueden, el ascenso caerá como fruta madura. Eso sí, uno y otro deberán refrendar sus actuaciones cuando el equipo se enfrente a rivales de más altura.

La alineación que ayer presentó Marcelino presentaba dos novedades: la presencia del canterano Goni en el lugar del lesionado Pulido y la de David Generelo, quien relegaba al banquillo al capitán Zapater. En cuanto a Generelo, quiero lanzar una lanza a su favor. Se ha dicho en algunos foros que el extremeño ha tenido muchas oportunidades y se ha quedado a mitad camino; no niego que hasta ahora no haya respondido a las expectativas, pero creo que hay matices y atenuantes. Generelo fue fichado en edad juvenil como una promesa notable del fútbol; ya tras su primer año en el filial (2000) Juanma Lillo lo llevó a la pretemporada y le hizo debutar en competición oficial, si no recuerdo mal en el partido de ida frente al Wisla Cracovia. Luego sufrió la habitual pájara de muchos jugadores tras debutar con el primer equipo: volvió al filial y bajó algo su rendimiento. Subió de nuevo con el equipo en 2ª y en el primer año de nuevo en 1ª tuvo algunas actuaciones destacadas: recuerdo una victoria en Valladolid con gol de cabeza de Generelo y su excelente actuación en la inolvidable final de Montjuich entrando, si no recuerdo mal, por Ponzio.

La temporada siguiente (2004-05) fue su mejor año; en la UEFA tuvo grandes intervenciones: un gol suyo abrió la lata en el partido inicial frente al SK Sigma Olomouc, otro -un auténtico golazo- dio la victoria al Zaragoza en el célebre partido pasado por agua ante el Dnipro y frente al Fenerbache en Turquía cuajó un encuentro sensacional -para mí, el mejor del equipo-. La Liga la acabó como una moto y todos recordamos ese partido frente al Depor en el que levantamos parcialmente un 0-2 (2-2 final) con dos goles del extremeño, quien estuvo a punto de marcar el tercero.

Todos esperábamos que la temporada 2005-06 fuera la de su consagración, pero pareció estancarse, tal vez perjudicado por la llegada de Celades, aunque formó parte del once inicial que destrozó al Real Madrid en La Romareda en partido de Copa (6-1). Al llegar Víctor Fernández se le cedió al Nastic de Tarragona; es cierto que allí su actuación no pasó de discreta, pero no conviene olvidar que empezó la temporada lesionado y que cuando pudo incorporarse al equipo éste estaba hundido en el farolillo rojo tras pagar la novatada en la máxima categoría; en la 2ª vuelta el Nastic tuvo una reacción insuficiente Generelo jugó bastante.

Tras regresar al Zaragoza, hizo una buena pretemporada con Víctor Fernández, pero se lesionó en el dedo del pié y acabó enlazando lesiones: al final jugó un total de 37 minutos en los tres primeros partidos y 18 más en el infausto encuentro jugado e campo del Levante. Este año se ha vuelto a lesionar, y es cierto que cuando se contó con él no estuvo precisamente afortunado: recuerdo su mal partido en el 2-2 frente a la Real. En resumen, no podemos olvidar que el chico ha tenido mala suerte con las lesiones, circunstancia que pienso permite que se mantenga la esperanza de acabe cuajando.


Por lo que se refiere a Goni, es posible que tras reclamar tantas veces el fichaje de un central, la solución la podamos tener en casa. A mí me parece un jugador con muchas cualidades y una presencia física importante. Me ha gustado el comentario que hace hoy en AS Mario Ornat: "Goni anduvo tranquilo: tiene un excelente manejo y su interrogante es la contundencia"; entiendo que la contundencia se puede ir aprendiendo con los entrenamientos. Goni tiene condiciones para ser un fijo en el primer equipo, sólo le faltan oportunidades, continuidad ... hay que tener paciencia con él, dejar que cuaje y no tacharle al primer o segundo fallo.

En definitiva, el temporal parece que ha amainado: no hay como vencer y verse muy arriba en la clasificación para que todo el mundo recupere la calma. No obstante, aún queda muchísimo por hacer y en cuanto comienze el 2009 se vienen encima los cuatro últimos partidos de la 1ª vuelta, ninguno de ellos fácil (Albacete, Salamanca, Córdoba y Rayo Vallecano) de cuyos resultados va a depender mucho la suerte final del Zaragoza.



Fotos: www.zaragocistas.com

2 comentarios:

Sunsi dijo...

Vaya... el Zaragoza te ha hecho un regalo de Navidad pero de los buenos.
El Nàstic, pobre Nàstic, también ganó y fuera de casa. Otro regalo para Tarragona.

Un saludo

Modestino dijo...

Sí, y de paso el Nastic nos ha hecho un favor.