3 de diciembre de 2008

La resaca de Bombay



Ya ha pasado una semana desde que ocurrieron los dramáticos atentados de Bombay. En la gran ciudad india perdieron la vida 188 personas, mientras más de 300 resultaban heridas. No se si todos somos conscientes de la magnitud y de la gravedad de los hechos, y no sólo por la propia entidad de un resultado tan dramático, sino por la forma en que ocurrió todo y lo que puede suponer una generalización de esta forma de hacer terrorismo.

Y digo todo ésto porque me parece que nos hemos podido quedar en lo anecdótico, pues me da la impresión en que las portadas se están centrando más en la rápida escapada del lugar de una presidenta de Comunidad Autónoma, en los ridículos calcetines que lucía ésta a su regreso y en el presunto -y penoso- aprovechamiento de las circunstancias por un chusco eurodiputado para hacer comenzar su campaña electoral cuando aún no se había apagado el rumor y el humo de las armas. ¡Que facilidad tienen los políticos para arrimar el agua a su molino y asumir protagonismos que posiblemente no les correspondan.


A lo mejor lo que ocurre es que en este país tenemos cierta tendencia a la superficialidad, o el que no se entera soy yo, pero no deja de ser chocante que se gaste tanta tinta en las aventuras y desventuras de unos políticos que por supuesto son respetabilísimos, pero ni una libra más que el resto de las víctimas españolas y extranjeras. Ha resultado llamativo el afán de chupar cámara de estos personajes.

Pero la única realidad que nos debería afectar es la de los atentados en sí, fundamentalmente porque tras ellos se intuye el anuncio de una escalada terrorista y de una nueva forma de atacar. Ya ha habido quien ha comparado lo ocurrido en la India con los ataques sufridos por Estados Unidos el 11 de septiembre de 2001, y me temo que quien lo ha hecho no anda descaminado. Me preocupa bastante que estemos preparados para defendernos de este tipo de acciones, y también que lo estemos anímica y moralmente, porque cuando las cosas ocurren a distancia es fácil quedarse en lo anecdótico pero cuando te agreden en tu casa y a tu gente todo es mucho más dramático.



Fotos: www.prensalibre.com; www.spanish.xinhuanet.com; www.lacapitalnet.com.ar; www.diario.com.mx; www.20minutos.es


7 comentarios:

annemarie dijo...

Sí, esto es terrorismo en un nível distinto: o tal vez sea un contra-terrorismo adecuado al terrorismo, incontrolable por definición, de la globalización - la ley de la selva, pero interesantísima, incluso para no-biólogos.

Tintin dijo...

Los acontecimientos ocurridos me sugieren dos ideas:

1º La pobreza, la desigualdad y la injusticia, son el caldo de cultivo para comportamientos extremos. Evidentemente, no se trata de justificar los hechos sino de tratar de explicar las causas. Eso de que sólo 1.000 millones de personas (1/6 parte del mundo)coma caliente varias veces al día, en diferentes sabores (primero salado, luego dulce), duerma caliente y confortable, pueda acudir al médico, al colegio, al asistente social, a la ludoteca, a la piscina pública cubierta,etc.. se ha acabado. O se reparte la tarta de otra manera, o los hermanos discuten y se pegan.
Inglaterra, y todos los paises colonizadores del orbe occidental, y los que hemos nacido en este lado de la valla, no nos podemos desentender de este problema después de haber estado 100 años esquilmando las exorbitantes riquezas naturales mientras nos abanicaban con una rama de palmera.

2º El político español es una estirpe humana que ha descendido al nivel del fango. Utiliza y manipula todo soporte fáctico de la vida para tratar de incorporarlo a su artillería. Sólo pretende continuar en el poder o reconquistarlo.

Sunsi dijo...

Entro después del atentado al empresario vasco.
Se me ocurren mil motivos para permanecer en silencio mil minutos. Vamos a pararnos un poco. ¿Qué es todo esto? ¿Es que existen en la especie humana varias subespecies... no humanas?.

Ya no le doy vueltas... Me paro y rezo. Y que los rezos se distribuyan según convenga.

Saludos

Modestino dijo...

El asesinato por ETA del empresario vasco no tiene más razón que la sinrazón de unos pistoleros fanáticos y asesinos. Los planteamientos son, pienso, bien distintos de los de Bombay.

annemarie dijo...

Totalmente, Modestino.

Modestino dijo...

En cuanto al comentario de Tintín, coincido plenamente con el punto segundo.
En cuanto al primero, me resulta una valoración durísima, pero me temo que tiene bastante razón. La decadente y acomodada sociedad europea me temo que no está en condiciones de asumir lo que se le viene encima.
Hace un par de décadas el gran vemos era un enfrentamiento entre las dos superpotencias; hoy está descartado, pero los peligros son distintos e intuyo que más variados e incontrolables.

Sunsi dijo...

Sí, por supuesto, son distintos. Pero he entrado con el impacto del atentado y me he saltado tu post tan bien argumentado. Disculpa.

Saludos de nuevo