6 de diciembre de 2008

Día de la Constitución



Hoy se celebran 30 años desde que entró en vigor la vigente Constitución Española; llegó en tiempos complicados y en aquel momento nadie podía saber si la máxima norma del Estado iba a sobrevivir mucho tiempo. Aunque ha habido momentos difíciles, aunque su articulado pueda ser en algunos aspectos mejorables, aunque haya quienes pongan en tela de juicio su solidez o su utilidad, el que hayan pasado tantos años es un éxito sin precedentes en la Historia de España.

Yo era muy joven en diciembre de 1978; la nueva Constitución rebajó, como era adecuado a lo vigente en los países de nuestro entorno, la mayoría de edad a los 18 años, razón por la cual el referéndum previo a su aprobación supuso que un buen número de españoles pudiéramos acudir a las urnas por vez primera en nuestra vida. Qué lejos queda todo ésto y, paradójicamente, qué cercano sigue siendo.

No viene mal darle de vez en cuando un repaso al texto de nuestra Constitución; pienso que muchos se sorprenderían al comprobar el tenor de determinados artículos, a la vez que podrían caer en el desánimo al ver que poco caso les hacen en ocasiones nuestros dirigentes.

No es mi intención entrar a fondo en el contenido de nuestra Carta Magna, ni hacer valoraciones sobre el mismo; simplemente quería dejar constancia en este rincón de la red de una fecha que me parece importante.

Fotos: narros.congreso.es; http://www.kalipedia.com/; html.rincondelvago.com; upload.wikimedia.org


5 comentarios:

Sunsi dijo...

Un detalle para la Constitución. Porque a la vista está que se la saltan a la torera siempre que les conviene y cada cual arrima el ascua a su sardina.
Yola he leído y releído . Pobre Constitución...

tintin dijo...

A la ceremonia han asistido sólo 8 presidentes de CC.AA. Este dato es un mal síntoma y un reflejo de que a la llamada Carta Magna se le ha ído perdiendo el respeto institucional que merece.

Modestino dijo...

Eso lo tengo clarísimo, Tintín, desde hace mucho tiempo. Por eso hay que ser más firme cada vez.

quique dijo...

no sólo no se hace caso a los contenidos sobre derechos y deberes que llenan sus páginas, sino que para muchos es un texto molesto que procuran eludir.

no puedo dejar de pensar en los nacionalistas...en su permanente frustración e insatisfacción, en su excluyente codicia insolidaria.

y lamento que a algunos, como Arzallus, se le siga dando la oportunidad de seguir hacer comentarios, de tan grande podredumbre moral como el que hizo tras el atentado de Azpeitia, diciendo que la única solución frente al terrorismo es aguantar y no "esa policía de Rubalcaba" (leáse con el tono de desprecio utilizado por Arzallus).

y también lamento que, previsiblemente, Ibarretxe vuelva a servirse de este clima de conmoción que provocan los atentados para hablar del "problema vasco" y de la necesidad de buscar una solución...cómo si no supiéramos cuál es el verdadero problema!!!

enfín, yo no creo que la Constitución sea un libro sagrado inmutable, pero sí una buena base sobre la que cimentar la convivencia...y, desde luego, no un instrumento de humillación y de violación de derechos para quienes no comparten su espíritu

Modestino dijo...

Se puede hablar más alto, pero no más claro, Quique; pero cuando entra en juego el fanatismo no cabe razonar.

Hay algunos partidos que simplemente se han servido de la Constitución cuando les ha interesado yluego se la han pasado por el arco de triunfo.