5 de diciembre de 2008

Serenidad



Hoy pensaba que no iba a escribir nada: ni tenía tiempo ni estaba inspirado, pero ahora que he encontrado un hueco y que alguien me ha calificado de persona serena, he tenido la ocurrencia de hablar de algo tan necesario, a la vez que tan difícil, como la serenidad. No cabe duda de que las personas calmadas contribuyen a facilitar la convivencia: entre familiares, entre amigos, entre compañeros de trabajo, entre vecinos,....

Pero esto no es una ciencia matemática, y no podemos caer en la simpleza de equiparar directamente al sereno con el bueno y al irascible con el malo, porque a la hora de la verdad hay muchas veces en que estamos ante un problema de modos de ser más que ante una mayor o menor virtud. Hay primarios que tras sus arranques de cólera esconden un corazón de oro, mientras que otros ocultan, bajo una apariencia de calma, algún que otro ramalazo vengativo.

La serenidad es muy útil en los momentos duros; a mí no me cabe ninguna duda de que Dios ayuda de manera especial a quien sufre en sus carnes el dolor que causa una muerte, una traición, un fracaso grande; es posible que cueste más, entre otras cosas porque ocurre con mucha más frecuencia, asumir los alfilerazos cotidianos. A mí me pasa que cuando estoy agobiado, las cosas no me han salido bien o, simplemente, me he levantado con el pie izquierdo tiendo a icinerarme por cualquier insignificancia y entro en discusiones y broncas que luego me parecen ridículas.

De cualquier manera, la serenidad puede deberse a diversas razones; hay una serenidad fundamentada en un estado de paz interior: las convicciones religiosas ayudan, sin ninguna duda; el sentirse hijo de Dios, la esperanza en el más allá, los consuelos sobrenaturales suponen un apoyo sólido, pero a la vez no podemos olvidar que somos de carne y hueso y es inevitable que nos afecten las cosas. Recuerdo el célebre comentario de Santa Teresa de Jesús cuando se quejaba a Dios de sus desdichas y éste le respondió que "así trato a mis amigos", a lo que la santa de Ávila replicó que así no le extrañaba que tuviera tan pocos.

Hay una serenidad que puede consistir en simple pose; cuando ocupas un puesto de mando te ves obligado a aparentar una solvencia emocional que a veces no tienes; no deja de ser un buen ejercicio de autocontrol, pero tiene sus peligros. No es nada bueno para la salud tragar sapos reiteradamente.

Hay otras serenidades: la de quienes parece que no tienen sangre, que más que serenidad es actitud amorfa; la de quien no se altera por nada, que algunos llaman pachorra; hay otra serenidad que se alcanza con la experiencia, la de quienes han aprendido a poner las cosas en su sitio, a distinguir el grano de la paja, a descubrir los matices que nos ofrece la vida cotidiana.

Es bueno estar sereno, aunque todo es matizable; recuerdo que durante bastantes años acudí en Tarragona a un médico de cabecera que tenía sus teorías al respecto, pues pensaba que no era tan bueno controlar los impulsos, frenar el carácter; el citado galeno consideraba primordial poder desahogarse de vez en cuando, entendía que era bueno gritar, replicar, "cantar las verdades" y puede que no andara descaminado. Salta a la vista que no defendía el ejercicio de la típica personalidad inaguantable de quien se altera por todo, más bien interpreto que me animaba a superar cierta tendencia a disciplinar los impulsos .... o, ¿quién sabe?, a renegar de ellos.

En los tiempos que corren, de cualquier manera, es muy útil ejercitar la calma, la paciencia; por un lado, es imprescindible para vivir la caridad, que, en definitiva, es lo más importante, y, por otro, todos sabemos a donde lleva lo contrario.



12 comentarios:

Asier dijo...

Honorado me hallo por ser fuente de inspiracion.
Por favor, dime que la serenidad puede ser algo que se encuentra a base de buscarlo, porque verme condenado a ser del tipo impaciente e irascible a veces... joééé... qué pereza...

Anónimo dijo...

¿Sereno tú? Será que no te han visto en la tribuna de la Romareda seguiendo un partido del Real Zaragoh!za.

Salud y éxitos, amigo,

P.D. Menos mal que no tenías tiempo de escribir tu 'post' de hoy, porque si llegas a disponer de él, escribes los tres tomos de Millenium seguiditos....

Sunsi dijo...

Iba a decir lo mismo que la P.D. de Anónimo...
Me ha gustado mucho este post, Modestino. Mucho. Porque das luces.

Para mí buscar la serenidad en determinados momentos (demasiados) es lo mismo que buscar la cuadratura del círculo. Imposible. Por lo menos de momento. Supongo que es mi talón de Aquiles.

Sí distingo entre serenidad a primera vista y tranquilidad de conciencia.
Y me parece injusto que al que es un polvorín de serie se le tome menos en serio que al sosegado...¿aparentemente sereno?. A saber qué hay en el fondo de esa estatua que se mueve poco, gesticula lo justo y habla siempre con una entonación modulada. No por ello es mejor persona.

Lo dicho. Me ha gustado el post.
Gracias por dedicarle un tiempo.

Máster en Nubes dijo...

Mira, Modestino, yo, como Asier, también te he llamado sereno.

Pero he decidido que no voy a "llamar" a la gente lo que ya muchos otros le han llamado: estarán casi hartos de oir lo mismo.

Voy a ser original... y EXPLAYARME porque acabo de comer, de volver de Ikea -sin poder comprar- hoy es viernes, mañana la Constitución y me sale a mí de las tripas decirle porque me pete un par de cosas de las que a lo mejor no le han dicho... o sí.

Si le sobra eso, pues qué le vamos a hacer, si le viene bien, mejor (simple intuición de tía), y si soy inconveniente pues es que me da igual... lo siento, bueno no lo siento. Sólo si hago daño siento las cosas.

1. Es Vd. divertido, jo, lo es. Aunque no vaya de gracioso. Es que es Vd. ¿cómo diría? totalmente enternecedor en su modo de explicar con mesura, sentido común y sin querer hacer daño jamás. ¿Qué es divertido? Ver a alguien tan sin parpetos, tan ... sin defensas. Y luego la música añade más: que conste que ni borracha pondría yo "si tu eres mi hombre y yo tu mujer"... pero lo pone Vd. y queda bien, la verdad. Alucino con cada música, es que ya no sé qué va a ser lo próximo, de verdad...

2. Es Vd.... increíblemente culto: sin alardes. De verdad. Lee como un león. No sé de dónde saca el tiempo. Pero es envidiable, envidiable. Más lectores, habitualmente más libres, con pequeñas excepciones.

3. Es Vd. un vividor. Ay Dios mío, un bon vivant así hala en Huesca ejerciendo de tal. So, what? La gente que come disfruta, a Dios gracias. Y disfruta con otros, a Dios gracias también. Pues eso, que es estupendo ser un "santo" comedor o bebedor, da igual. Al primero lo hace lo segundo, o no se hace sin lo segundo.

Y me voy ya. Hala, para que sepa Vd. que no sólo es sereno, sino muchas más cosas y juntas todas. ¿Qué pasa? A ver ¿qué pasa?. No me pagan por halagar, pero lo hago encantada. Y de modo sincero, sin pretensiones, porque me sale.

Asier dijo...

Creo que el comentario anterior explica lo que yo queria decir mejor de lo que mi menda pudiese hacerlo.
ESO SI: menos mal que ando sin audio, porque la cancion de la que habla Mistress Master...

Modestino dijo...

Te agradezco el panegírico, Master. Aunque he de decir que algún que otro parapeto me pongo; es más, hay temas de los que me gustaría hablar y me callo .... en parte por prudencia y por si acaso, en parte para evitar sorpresas o incompresiones en diversos ámbitos.

En cuanto a la cosa gastronómica, las circunstancias han convertido mi presunto sibaritismo en ocasional, pues habitualmente como de estricta dieta.

Y por lo que se refiere a la canción de Jennifer Rush .... si hace falta pedir disculpas las pido, pero tiene para mí un sabor especial pues sonaba insistentemente en el autobus público que tomaba en Tarragona a las 7 de la mañana para ir a Barcelona en mis primeros meses profesionales .... junto a otra de Luz Casal llamada "Rufino", que también me veré obligado a poner. También vi varias veces en el mismo vehículo "Lady Halc´ón" y "Flash dance" .... así que ir preparándoos.

Hay una versión de la canción de marras cantada por Celine Dion: "The power of love" que tal vez sea menos "insufrible" para algunos ....

Máster en Nubes dijo...

que no, que pongas lo que quieras, que da igual ¡que eres Modestino y haces en tu blog lo que quieres y a los demás nos encanta!
¡que era broma, jurisconsulto!

Y no es un panegírico, que es un halago... ay, Dios mío. No me explico yo bien, debe de ser esto. Perdona, he metido la gamba.

Modestino dijo...

No has metido la gamba y yo también iba de broma. Vengaaaa.

Anónimo dijo...

Me voy a hacer un blog para que me quieran.......
No te quejarás - modestino, digo modestia aparte -

quique dijo...

y yo sin practicar el budismo ni el yoga...cómo será la posición del loto?

en cualquier caso, en una sociedad cada vez más impaciente...cómo adoptar una posición serena que no se resquebraje

por cierto, modestino aún no nos ha dicho cuál es su resultado para el partido del fin de semana...será el mismo que el que ha hecho público el alcalde de Huesca?

annemarie dijo...

Mafalda me aconsejó a dejarte un comentario. :))

Modestino dijo...

He preferido no hacer comentarios sobre el derbi aragonés; ya veremos si los hago a posteriori.

En principio el Zaragoza debería ganar sin problemas, pero en estos partidos de la máxima las diferencias se notan menos, amen de que el Huesca es un equipo muy serio que está jugando muy bien. Eso sí, veo demasiada euforia en muchos oscenses y eso suele ser anticipo de derrota clara.

De cualquier manera mi mayor deseo es que al principio del partido el Huesca sea recibido con cariño y elegancia y que al final, pase lo que pase, las dos aficiones acaben tan amigas.... y también deseo que gane el Zaragoza, por supuesto.

Las victorias de ambos el pasado domingo restan dramatismo al encuentro, pues un tropiezo no será muy grave para ninguno.