9 de diciembre de 2008

Soneto de Lope de Vega


¿QUÉ TENGO YO, QUE MI AMISTAD PROCURAS?

¿Qué tengo yo, que mi amistad procuras?
¿Qué interés se te sigue, Jesús mío,
que a mi puerta, cubierto de rocío,
pasas las noches del invierno oscuras?

¡Oh, cuánto fueron mis entrañas duras,
pues no te abrí! ¡Qué extraño desvarío,
si de mi ingratitud el hielo frío
secó las llagas de tus plantas puras!

¡Cuántas veces el ángel me decía:
«Alma, asómate ahora a la ventana,
verás con cuánto amor llamar porfía»!

¡Y cuántas, hermosura soberana,
«Mañana le abriremos», respondía,
para lo mismo responder mañana!



Quienes han recorrido la biografía del genial poeta y dramaturgo, reconocen la sinceridad con que, en su soledad y vejez no siempre feliz, el escritor recurría a la plenitud expresiva del arte poética para confesar confuso por qué atrevidos recovecos se empeñó en conducir su propia vida.

Este soneto constuituye una maravillosa manifetasción de oración sincera y profunda ante Dios, ante un Dios visto como figura paterna, comprensiva, que perdona. De siempre ha sido una poesía que aporta consuelo y esperanza.

Foto: www.kalipedia.com

5 comentarios:

Sunsi dijo...

Seguramente lo sabes... Lope sufría un transtorno semejante al bipolar. Pasaba mucho tiempo a "oscuras", con fuertes depresiones. Cuando se recuperaba escribía a un ritmo frenético.

Es suya esta frase:“...a mí viénenme borrascas a tiempo que me desatinan, mas sírvese el mismo luego de abonanzarse y quedo en paz.”

Un poema profundo, que saca a la luz lo que llamaríamos ahora su frágil "autoestima", tal vez por tantas horas bajas... y , a su vez,el agradecimiento por saberse buscado y querido a pesar de todo.

Gracias por el post.

tintin dijo...

No conocía más que el primer verso, y por tanto me había perdido el sentido general del soneto.
Me ha parecido, sencillamente, maravilloso y delicado, y tu aportación y selección ha sido oportuna, adelantando una reflexión cristiana a la inminente Navidad.
Gracias

Máster en Nubes dijo...

Precioso soneto, Lope de Vega me encanta, en San Ginés hay una placa en su honor, no me acuerdo si lo bautizaron allí o qué. En fin, gracias por el soneto y la canción de Moustaki, también con peso.

Anónimo dijo...

No me resisto a ponerte unas líneas, después de ver tantos gustos coincidentes con los míos. Este poema del excelso Lope, Víctor y Diego (especialmente el álbum A vosotros), el honesto Joan Bautista Humet, etc. Espero volver pronto a visitarte.
Te dejo la dirección de mi blog, por si quieres pasarte por allí alguna vez (lo he de retomar en enero -obligaciones profesionales):
http://satinsummernight.blogspot.com

Modestino dijo...

Gracias por facilitarme tu blog, que -de verdad, no es un cumplido- me ha encantado y, además, me ha hecho reencontrarme con Gordon Lightfoot: que recuerdos¡¡¡.