29 de noviembre de 2012

Otro cineasta aragonés para la posteridad


Al enterarme del fallecimiento de José Luis Borau lo primero que me vino a la cabeza fue que no eran pocos los cineastas aragoneses de cierto renombre, pues además de este zaragozano fallecido en Madrid a los 83 años, me venían a la cabeza los nombres de Florian Rey, Carlos Saura y, por supuesto, Luis Buñuel. Pero como soy bastante ignorante en la materia no era consciente que la nómina de aragoneses que han dirigido cine en el siglo XX es bastante más amplia, pues hay que incluir también a Santos Alcocer, Antonio Sau, Fernando Palacios, José María Forqué y Adolfo Aznar. Queda claro, por lo tanto, que Zaragoza ha aportado bastante, y por lo visto bueno, a la historia del cine nacional español.

Los grandes expertos del cine, como mi amigo Tommy y algún otro colega suyo, tendrán más conocimientos acerca de la trayectoria profesional de Borau, de quien me parece no he visto ningún film, pero mis primeros recuerdos de este aragonés sin duda ilustre se retrotraen a 1975, cuando la película "Furtivos" obtuvo la Concha de Oro del Festival de Cine de San Sebastián. Hasta entonces las películas españolas sonaban más bien a comedia, humor, superficialidad y, en los últimos tiempos, destape, "Furtivos" quedaba claro que era otro tipo de cine y, sin duda un auténtico drama: duro y sangriento y con indudable contenido político y de crítica social. También me llamaba la atención la presencia en los dos papeles protagonistas de dos actores que hasta entonces nunca me hubiera imaginado encontrar como cabezas de cartel: Ovidi Montllor, a quien consideraba, sin más, un integrante de la llamada "nova cançó", como Lluis Llach, Raimon o Ramón Muntaner y Lola Gaos, a quien identificaba como actriz secundaria de televisión, encorsetada en los papeles de chacha, vieja usurera o madre de familia pobre y abnegada. "Furtivos" había sido vetada por las autoridades españolas de la época, que impidieron su presencia en los festivales de Cannes y Berlín; su triunfo en San Sebastián supuso el lanzamiento de un auténtico éxito de taquilla. Según la "Wikipedia" los papeles principales estaban destinados en principio a Angela Molina y el campeón mundial de motociclismo Angel Nieto; estoy seguro de que la hija de Antonio Molina hubiera sido una buena "Milagros", pero no me imagino al zamorano saliendo airoso del papel que inmortalizó Ovidi Montllor.

El resto de películas de Borau me suenan bastante menos; su filmografía no es muy amplia, aunque no le faltan premios y en el año 2000 ganó el "Goya" a la mejor dirección por "Leo", una intrigante cinta que protagonizan Iciar Bollain, Javier Batanero y Luis Tosar. Antes de Furtivos aparecen "Brandy" (1964), una especie de spaguetti-western hispano-italiano, "Crimen de doble filo" (1965), una de intriga con Carlos Estrada y Susana Campos y "Hay que matar a B.", un thriller con miras políticas en el que contó con un reparto de lujo: Darren McGavin, Stephane Audran, Patricia Neal y Burgess Meredith. Tras la "Concha de oro" se habló mucho de "La Sabina" (1979), realizada en coproducción con Suecia, de la que hizo el guión y que protagonizó Ángela Molina, sin duda entonces en su mejor momento, con nueva aparición de Ovidi Montllor y dos veteranos de la escena española como Luis Escobar y Mary Carrillo, todos en papeles secundarios. "Río abajo" (1984) es un drama fronterizo que protagoniza el televisivo David Carradine, aunque tuvo más éxito "Tata mía" (1986), un drama con los recuerdos y los traumas de la guerra civil española como fondo y un destacadísimo elenco de figuras netamente españolas en el reparto: Carmen Maura, Alfredo Landa, Imperio Argentina, Xabier Elorriaga, Miguel Rellán, Marisa Paredes y Julieta Serrano. Además de "Leo", su otra película relevante fue "Niño nadie" (1996), d emarcada crítica social y con Rafael Álvarez, Icíar Bollaín, Adriana Ozores, Paca Gabaldón, Lina Canalejas y José María Caffarel entre otros.

José Luis Borau fue también Presidente de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España de 1994 a 1998 y Académico de la Real Academia Española, d ela que ocupó el sillón B. Como colofón de este breve y modesto homenaje a un aragonés relevante y universal quiero referirme a dos recuerdos de Borau, el primero su homenaje durante los Premios Goya de 1998 al matrimonio sevillano Jiménez Becerril, vilmente asesinados por la banda criminal ETA, mostrando las palmas de sus manos blancas, un detalle que dignifica a quien lo hizo y contrasta con la vil condescendencia de algunos otros. Y, por otra parte, su condición de zaragocista apasionado e incondicional, algo que refuerza mi simpatía con este hombre que ya es historia.
Sillón B.

12 comentarios:

Luisa dijo...

Agradezco el post porque me ha servido para ilustrarme.

Aragón, además, ha dado grandes personajes que ya forman parte de la historia y que han influido a nivel mundial.

Besos

Francisco de Goya dijo...

Amigo Modestino, me sabe mal que no me hayas incluido en este elenco de cineastas tan magnífico que has escrito a raíz de la muerte de nuestro querido José Luis Borau...

De hecho, si yo no soy recordado como un cineasta es porque los Lumiere eran muy pequeños cuando yo ya era un avanzado director de Fotografía y creador de Escenas ... si no ¡fíjate en mi obra! ... ¿te crees que no hubiera sacado unos primeros planos a la Duquesa de Alba si no hubiera tenido una simple cámara de Super 8? ¡lo del pincel fue solo porque no fui un artista de mi tiempo! y tuve que conformarme con la pintura. ¡anda que no tenía ganas de irme a Jollivú!

Ah! y de maño a maño te cuento un pequeño secreto: si das con alguna de mis obras en el museo del Prado, tras el lienzo de mis famosos cuadros encontrarás guiones escritos que ni el mismísimo Driver sería capaz de glosar.

Un Saludo amigo, y recuerda ...que si yo soy premio de todos estos, por algo será.

Modestino dijo...

Un saludo, Luisa. Bienvenida por aquí. En Aragón siempre ha salido gente valiosa, pero llevamos fama de no valorarlos, incluso de cainitas.

Modestino dijo...

Un honor contar a Goya entre mis comentaristas ... :)

Tommy dijo...

Bienvenido al blog, don Francisco. Me da pie para recordar que el primer premio Goya de la historia lo recibió el gran actor Miguel Angel Rellán por su interpretación (masculina de reparto, como gusta decir en la Academia de Cine) en una peli de Borau, "Tata mía", una comedia casi perfecta que algún día será reconocida como merece. Probablemente es mi favorita de todas las suyas.

A la completa reseña de la obra de Borau como realizador cabría añadir la serie de TV "Celia", sobre el personaje de Elena Fortún, así como su labor como coguionista en pelis tan representativas de sus respectivas épocas como "Camada negra" de Gutiérrez Aragón o "Mi querida señorita" de Arminán.

Francisco de Goya dijo...

Gracias Tommy (tu nombre me recuerda a alguien que en alguna ocasión comenta por aquí)

Modestino, gracias por tus palabras, pero me temo que me costará venir por aquí ... tengo que tengo las manos algo atrofiadas y bien bien no entiendo mucho de esta informática loca que por supuesto no está hecha para mi.

Modestino dijo...

Gracias por completar la información, Tommy. ¿Qué habrá sido de Jaime de Armiñán?.

Modestino dijo...

Bueno, un genio aprende rápido :)

interbar dijo...

En Zaragoza se rodó la primera película española: salida de misa de 12 en El Pilar.

Modestino dijo...

Es verdad, no lo recordaba. Habría que desempolvar muchos acontecimientos de Zaragoza y Aragón.

Anónimo dijo...

Niño Nadie es para mi una gran película de mi juventud, en la que compartí grandes momentos entre grabación y grabación en hablar con usted, señor Borau y de aquellos niños discapacitados que estuvieron presentes en la película. Gracias.

Anónimo dijo...

Niño Nadie es para mi una gran película de mi juventud, en la que compartí grandes momentos entre grabación y grabación en hablar con usted, señor Borau y de aquellos niños discapacitados que estuvieron presentes en la película. Gracias.