26 de noviembre de 2012

La tapa del "Banbui"


Como cada año desde hace once, la semana pasada se celebró en Huesca el Concurso de Tapas; aunque este tipo de certámenes se ha extendido por el mapa en los últimos tiempos creo no equivocarme al afirmar que Huesca ha sido pionera y que el de 2001 fue primero celebrado en Aragón y puede que en España. Todo un invento al que se han apuntado este año nada menos que 184 establecimientos, algo que obliga a algún "psicópata" del tema a una auténtica carrera contrarreloj para probarlas todas y anima a otros menos ambiciosos a disfrutar de alguna que otra jornada de amistoso recorrido por los establecimientos que facilitan disfrutar de estos pequeños placeres.

El pasado viernes hice uno de estos desfiles con unos cuantos compañeros de "aventuras", y entre otros lugares hicimos escala en el Bar Restaurante "Banbui", un establecimiento bastante nuevo que se encuentra ubicado en la Plaza Lleida de Huesca, muy cerca del Mercadona situado en la zona de Avenida Pirineos. Ya acudí a dicho lugar en la edición de 2011 y comprobé que es uno de esos bares en los que se esmeran en trabajar a fondo las tapas que presentan al concurso. Efectivamente, este año también nos topamos con dos tapas bien elaboradas, una más bien tradicional consistente en una especie de "flan" de arroz con ternasco y un huevo de codorniz y otra tremendamente original denominada "Jarrón Banbui" que aparece presentada como una flor de pan más bien dulzón, con unas cremas suaves también dulces en el centro de la corola y servida en una pequeña botella rellena de mojito, que puede ser clásico o de sandía. Como uno tiende a la novedad pedí, como casi todos mis acompañantes, esta última, aunque también probamos la otra. Ambas sabían muy bien, aunque he de reconocer que la del arroz era espectacularmente buena.

El resto de tapas probadas ese día y otros eran, por lo general bastante buenas, y vete a saber cuales se llevan los distintos premios, principales y secundarios, previstos, pero si a la calidad de las viandas hubiera que añadir la simpatía y la amabilidad no me cabe duda que el premio mayor habría de ser para el local citado, y en concreto para la chica rubia y sonriente que nos atendió el 23 por la tarde. Uno agradece la belleza exterior, pero aún más cuando va acompañada de una amabilidad notoria, una atención esmerada y una elegancia discreta. No está previsto en el certamen el premio a la camarera más amable, pero habría que preverlo y mi voto sería para el "Banbui".

4 comentarios:

susana dijo...

Qué original. Un beso.

Modestino dijo...

Yo pienso que ésta es más original y la de arroz y ternasco más sabrosa. De cualquier modo, muy buenas las dos.

Brunetti dijo...

Ahora no hay ciudad que se precie que no organice un concurso de tapas, pero creo que Huesca fue en su momento pionera de esta excelente iniciativa.

Larga vida a la gente que idea estas cosas, tan alejadas del pesimismo, la zozobra y el conformismo comercial.

Modestino dijo...

Es posible que sí, que andemos faltos de imaginación.