3 de noviembre de 2012

Drama en el Madrid-Arena


Poco queda por explicar de lo sucedido en la noche de Halloween en el Madrid-Arena; las imágenes que corren por la red son estremecedoras, aunque es mucho más triste la realidad de tres jóvenes fallecidas y dos más en estado crítico. ¿Qué se le puede decir a quien ha perdido una hija, una hermana, una amiga, ... en esas condiciones?. Cada cual tendrá que agarrarse a donde pueda, quien tenga fe encontrará unas explicaciones, quien no la tenga se deberá aferrar a que la vida sigue y, como decía la canción, siempre hay porqué vivir porqué luchar, ...

Es lamentable a donde llega la codicia humana, lo que es capaz de hacer el hombre por sacar unos duros más, pues parece que la razón última del drama hay que encontrarla en el hecho de haber entrado en la fiesta bastantes personas más de las que cabían en el aforo. Estamos ahora en la batalla de cifras y de declaraciones, hay noticias, sospechas y, es posible, incluso que algún bulo. Pero salta a la vista que algo y alguien ha fallado y es tiempo de pedir responsabilidades. Eso sí, me temo que no estemos ante un hecho aislado y cualquier persona habitual en fiestas y celebraciones análogas te cuenta que lo ocurrido en Madrid ha podido ocurrir más veces en bastantes ocasiones y en bastantes lugares. Por eso urge que, a toro pasado y con las lágrimas frescas como casi siempre, alguien de un paso para regular adecuadamente estos acontecimientos y para controlar que siempre se cumple estrictamente la ley en los mismos.

Es respetabilísimo y digno de compartir el dolor de quien ha perdido a un ser querido, es lógico que a la pena le siga la indignación y es justo que exijan responsabilidades y lo que a su derecho corresponda. Y como parte de ese respeto a los deudos de heridos y fallecidos tal vez también sería bueno que los medios de comunicación no entraran en la frecuente espiral de amarillismo t sensacionalismo, que informen con rigor e investiguen con seriedad, porque no puedne ser buenos ningún tipo de juegos con el dolor ajeno. Y, puestos a hacer ruegos, no se si es un exceso pretender que todos aprendamos a exigir justicia sin modos que más bien parecen una búsqueda de venganza, porque no hay paz sin justicia ni justicia sin perdón.

8 comentarios:

susana dijo...

Ya sabes, aquí todo se lleva los extremos. Tal vez fuera mejor pensar por qué los jóvenes sólo saben divertirse en sitios masificados. Un beso.

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

Estimado Modestino: hoy coincidimos en el tema de la entrada pero desde una óptica distinta.
Como madre creo que urge una reflexión y las medidas oportunas para erradicar este noctambulismo de los jóvenes que, por muchas razones, es pernicioso.No sé si estarás de acuerdo pero pienso que vale la pena más que caer en el "amarillismo" como tú alertas, hacer un análisis más a fondo.
Mis condolencias a las familias de las víctimas.
Un abrazo
Asun

dolega dijo...

Todo es confuso todavía. Cierto es que la sucesión de chapuzas parece que ha sido manifiesta, pero estoy totalmente de acuerdo contigo en lo de la búsqueda de venganza y no de responsabilidades.
Besazo

Anónimo dijo...

Lo que quiero saber que hacer para que a ningun joven le vuelva a pasar, y eso no va a suceder porque se tomen todas las medidas de seguridad del mundo.
Como hacer que entienda que la vida es algo muy fragil; como hacer que pida un taxi y no suba al coche con el conductor ebrio; que aunque todas sus amigas vayan/lo hagan que sea capaz de mantener la cabeza fria; que no tome drogas por moda; que no se meta en locales abarrotados por mucho que el DJ sea la caña... y así cosas de sentido común que no habra aprendido hasta que tenga mi edad
Por estadística la mayor causa de muerte entre los 18 y los 35 son causas externas... como las prevengo y las protejo si eso solo puede hacerlo ellas...

Modestino dijo...

Estais planteando un tema de mucho calado; comparto lo que decís Susana, Asun y el último Anónimo: es también un problema de valores, de cultura, de formación ... el que haya que pedir responsabilidades no exime de la necesidad de autocrítica, he entrado en foros donde se considera normal que cuando uno tiene una fiesta, una celebración o sale de fin de semana coja una melopea, ... y no debería ser así.

Pero se tratab de una cuestión que hay que tratar con bastante tacto, porque hay quien se puede ofender o lo puede entender mal.

Modestino dijo...

Dolega, eso del afán de venganza me escuece especialmente, a lo mejor soy un ingenuo, pero lo he vivido en mis carnes: el deseo de machacar al culpable sin piedad, el no buscar la retirbución de la culpa sino destruirle directamente. Y creo que eso no es ...

sem dijo...

Terrible tragedia. Desde Alemania, nuestro más sentido pésame.

Modestino dijo...

Gracias sem; en alemania hubo algo similar hace un par de veranos. Fallecieron dos españolas, una de ellas hija de un conocido mío de Tarragona.