13 de octubre de 2011

Una isla que solo estaba en los mapas



Hace ya unos cuantos días que la Isla de Hierro protagoniza los titulares de la prensa; los riesgos de erupciones volcánicas y seísmos marinos ha causado una notable, y al parecer justificada alarma entre la población y ha habido que evacuar personas y poner en alerta todos los mecanismos habituales para estos casos. Hasta hoy Hierro era para mí un simple nombre de isla que había aprendido en aquellos tiempos en que las provincias españolas se recitaban de memoria. Pero hay sitios como la citada isla, la de Cabrera, el cabo de Ajo en Santander, el Río Tera o la villa de Sepúlveda cuya existencia sólo conocía por los mapas, y si acaso por la mención de algún literato.

Pero ahora que una posible catástrofe física amenaza la isla, la misma adquiere caracteres de realidad y aparece como un lugar vivo, con personas de carne y hueso y unos paisajes por lo visto bellísimos. La isla de Hierro es triangular, tiene con una costa accidentada y una población de mas de 7000 habitantes, ocupando un área superficial de 278 km2, la más pequeña de las Islas Canarias. Hay quien dice que hasta el descubrimiento de América era considerada el fin del mundo, aunque yo siempre había escuchado que esa condición se atribuía a la zona gallega del Cabo Finisterre. De cualquier manera, si te das un garbeo por los lugares de internet donde se habla de esta isla, compruebas que una vuelta por allí sería, sin ningún género de duda, una actividad gratificante. Al encanto de La Palma, la grandeza de Las Palmas y Santa Cruz de Tenerife, las playas de Lanzarote, los desiertos de Fuerteventura y los "tipismos" de Gomera, hay que añadir este lugar que por lo que uno intuye tiene mucho de misterio y exotismo.

Así, leo que en Hierro destacan "sus espectaculares acantilados, con desniveles de hasta 1.200 m., y las retorcidas formaciones de lava contrastan con la plataforma central, que se presenta como suaves llanadas cumbreras y una gran masa arbórea en la que destacan especies como el pino canario, las fayas, los brezos y las sabinas, que pliegan sus ramas al gusto del viento". De lo dicho uno extrae tres sensaciones tan apasionantes como la grandeza salvaje de los acantilados, la presencia amenazante y casi tenebrosa de la lava y esos árboles que se retuercen con el viento, que suena a desierto y paisaje duro y agreste. Es posible que con frecuencia busquemos encantos y emociones demasiado lejos e ignoremos las que tenemos a pocas horas de avión; y es que tras leer las descripciones del paisaje de Hierro se sueña con películas, aventuras y romances.

Hay pocos habitantes en Hierro, un lugar que siendo cercano puede parecer que se haya bien lejos, especialmente porque algunos -es mi caso- es posible que no nos hayamos esforzado por conocerlo mejor, por hacer algo coherente con una realidad tan tangible como el de que es terreno que se encuentra en nuestro mismo país, y sus gentes son compatriotas nuestros. Llama la atención que la Isla del Hierro haya sido objeto de menos atención en nuestras vidas que la elección de Obama, los incidentes de Egipto o Libia, la crisis de la NBA o el Milan de Berlusconi: también lo propio es importante.




13 comentarios:

paterfamilias dijo...

Pues sí, tiene muy buena pinta y, como dices, una total desconocida

Brunetti dijo...

Para aquellos que practican el submarinismo (tengo a mi alrededor varios amigos cuya mayor ilusión es disponer de unos días para escaparse y sumergirse en esos mares de Dios), la isla de El Hierro es un auténtico paraíso.

Salud!

Modestino dijo...

Efectivamente, también he leido sobre los encantos de hacer submarinismo en la isla de Hierro.

tomae dijo...

...de hecho amigo Brunetti, zambullirse en este Cajón, no deja de ser una suerte de buceo, fíjate sino como Modestino se ha puesto hoy su habitual traje de "hombre rana" y con su inmersión en la red, nos ha traído un magnífico recuerdo a esta Isla que aunque esté lejana "solo la tenemos a una hora de distancia".

PD. Mi más sincero apoyo y suerte a todos los Herreños.

Modestino dijo...

Te aseguro Tomae que mi capacidad de buceo se limita al meramente metafórico ;).

sunsi dijo...

Gracias por tenernos al día, Modestino. Pues no está nada mal el apodo que insinúa Tomae. Entrar en el Cajón casi siempre es como bucear en la actualidad literaria, deportiva, obituaria;-), antropológica, social... lo que sugiere que el primero en practicar esta suerte de submarinismo has tenido que ser tú.

En casa también estamos pendientes de lo que pueda suceder en la isla del Hierro. Al jefe y a mí nos suena bastante. Nos recorrimos estos parajes impresionantes en vídeo porque nos fue de un pelo que acabáramos viviendo dos años en la isla de la Palma.

Un saludo

Modestino dijo...

Varias personas me han dicho que La Palma es la isla más bonita del archipiélago canario.

Pilar Lachén dijo...

No tengo la suerte de conocer la isla; es una pena, pero he estado por el extranjero antes que en mi propio país. Después de leer apetece un viajecito por nuestra tierra.

veronicia dijo...

No sabia yo lo del buceo... pues una razón más para ir!

(Y en mi caso el gusto por el bucero es tanto literal como metafórico)

opinadora dijo...

La isla,suena a paraíso perdido.
Respecto a lo de bucear,haciendo un chiste fácil,ya navegante por internet,no?

meloenvuelvepararegalo dijo...

Para mí era uno de esos destinos (perdón, sigue siendo!!) donde ir en plan romántico. Vi un reportaje hace años y todo era precioso, además no hay casi hoteles, es todo como bastante virgen...
A ver qué nos depara la naturaleza!
Ah! y me ha hecho gracia tu retahíla de sitios que sólo conoces de Geografía de 5º, yo añadiría el cabo Matxitxako :)

Elena Nito dijo...

Precisoso homenaje le dedicas Modestino. Merece mucho la pena, es como otro mundo. Ya lo sugirió Brian May, guitarrista de Queen (y astrofísico en sus ratos libres..), al elegir como portada de su disco LA MISMA SABINA con que ilustras hoy el post...

http://www.cafeelectrico.com/2011/06/cientificos-musicos-iii-brian-may/

Aunque sea una simple ojeada a pulmón a los fondos marinos del Hierro...es algo que hay que hacer en la vida.

..Aunque no ahora precisamente que con el ácido sulfúrico puede salir uno pelín escaldao..

Modestino dijo...

Ya me sonaba a mí esa sabina. El Cabo Matxitxaco, y el de Gata ... y Roca y San Vicente en Portugal. Uno se aprendía los nombres de los lugares casi sin plantearse que existieran de verdad.