4 de octubre de 2011

El rostro de Raskolnikov

En reiteradas ocasiones he hablado del espacio "Novela", un programa de teatro por capítulos que se imponía en España en la televisión de los años 60 y principios de los 70; a diferencia del erial cultural en el que se mueven las distintas cadenas actuales, espacios como el mencionado permitían contemplar cómodamente sentado en el sillón de tu sala de estar a autores del nivel de Alejandro Dumas, Antón Chejov, Oscar Wilde, Charles Dickens, Gustavo Adolfo Becquer, Mark Twain, Fedor Dostoyewski, Alexander Puskhin u Honoré de Balzac, mientras te ibas familiarizando con una enorme nómina de actores que interpretaban a las mil maravillas y de los que he ido hablando con frecuencia en este mismo lugar. Una de las obras representadas en dicho espacio fue "Crimen y Castigo", una de las más famosas novelas de Dostoyewski que narra el drama de Rodion Romanovich Raskolnikov, un estudiante de derecho de San Petesburgo que en aras a un afán idealizado de justicia decide matar a una anciana usurera. La dirección de actores correspondió a Alberto González Vergel, uno de los habituales del momento, que realizó un trabajo magnífico para el que contó con un reparto excepcional. Recuerdo que fue una de las primeras veces que vi actuar al zaragozano José Luis Pellicena, uno de los mejores actores españoles de teatro de nuestra época, que cuenta con un larguísimo curriculum que aún sigue engordando y a quien en esa ocasión le correspondió el papel protagonista.

Por aquella época yo bordeaba los 12 años -el programa es de 1970- y recuerdo perfectamente el impacto que me produjo el argumento, que seguí capítulo a capítulo; la escena del crimen era espectacular y quedaban precisados cada uno de los pasos que daba Raskolnikov hasta acabar con la vida de la vieja, para cuyo papel no se pudo elegir mejor: Lola Gaos, una mujer con una personalidad enorme que acabaría triunfando por todo lo alto en el cine con el éxito de Borau "Furtivos" y que aportaba una imagen completamente "ad hoc" al personaje. No obstante, buena parte del éxito del programa se debió a la magnífica interpretación de José Luis Pellicena, un actor capaz de darle a cada personaje un tono dramático espectacular; Pellicena bordó un Raskolnikov apasionado, introvertido, abrumado por la tensión y el sufrimiento interiores y al final, enamorado. De la misma manera que Pepe Martín quedó para siempre unido al Conde de Montecristo y Sancho Gracia a D'Artagnan -con los años también a Curro Jiménez- el rostro de José Luis Pellicena quedó en mi memoria relacionado al personaje de Dostoyewski.

Pero Pellicena no frecuentó la pequeña pantalla, aunque siempre que aparecía en un reparto lo hacía como actor principal no era un habitual del plató televisivo como lo podían ser Pablo Sanz, Fernando Delgado o Carlos Lemos. No obstante cabe recordar, dentro del mismo espacio "Novela" su presencia en "Matías Chuzzlewitt" (1965), de Charles Dickens, "El rayo de luna" (1968), basado en la célebre leyenda de Becquer y "Sinfonía pastoral" (1970), sobre una novela de Armando Palacio Valdés, amen de varios "Estudio-1". En cine su presencia es escasa, y sólo cabe destacar su actuación en "Usted puede ser un asesino" (1961), de José María Forqué, junto a Alberto Closas, Amparo Soler Leal, José Luis López Vázquez y Julia Gutiérrez Caba y en "Dragon Rapide" (1986), la película que sobre Franco hizo Jaime Camino, con actuación estelar de Juan Diego y en la que Pellicena interpreta a José Calvo Sotelo.

El actor zaragozano es fundamentalmente un hombre de teatro, aquí su currículum es de matrícula de honor. Desde su primera interpretación de "Diálogos de carmelitas", de George Bernanos, en 1954 hasta su obra más reciente, "En el oscuro corazón del bosque"de José Luis Alonso de Santos el año pasado, Pellicena puede presumir de haber interpretado, entre muchos otros a Sófocles, Calderón de la Barca, Pirandello, Shakespeare, Cervantes, Lope de Vega, Tirso de Molina, Zorrilla, Valle-Inclán, Aristófanes, García Lorca, Arthur Miller, Jardiel Poncela, Antonio Gala, Oscar Wilde y Moliere, con títulos tan relevantes como "La vida es sueño", "Seis personajes en busca de autor", "El rey Lear", "Don Juan Tenorio", "Las mocedades del Cid", "Yerma", "Marco Antonio y Cleopatra", "El caballero de Olmedo", "Tartufo" o "El retrato de Dorian Gray". En la "Wikipedia" he contado 70 obras en 56 años, todo un record y una demostración de vocación profesional, capacidad de trabajo y éxito auténtico.

En "Crimen y castigo" el actor compartía cartel con un elenco de figuras insignes de la época, con especial mención al magnífico trabajo ya citado de Lola Gaos, al papel de Ana Belén como fiel enamorada de Raskolnikov, a quien sigue hasta su destierro a Siberia y a un Antonio Iranzo al que le viene como anillo al dedo el papel de perseverante comisario. También trabajaban un habitual de las "Novelas", Pepe Calvo, de quien recuerdo una magistral interpretación del Jean Valjean de "Los miserables", la actriz argentina Nélida Quiroga, madre del fallecido locutor de Baloncesto Héctor Quiroga, Marisa Paredes, que por aquella época interpretó también en "Novela" a María Estuardo, Ramón Corroto, Pedro del Río y Rosario García Ortega. Gracias a una televisión con mucha menos sofisticación que la actual, pero de bastante más calidad un niño de 12 años pudo tener un primer conocimiento de una de las mejores obras literarias de todos los tiempos.


13 comentarios:

Tommy dijo...

Me permitiré añadir en teatro, aunque se trate de obras relativamente recientes, su Salieri en "Amadeus" de Peter Shaffer, muy anterior a la famosa peli de Milos Forman (que no me gustó tanto como la función teatral), y su reina Isabel I en "Contradanza" de Francisco Ors, que al parecer se ha convertido en una obra de auténtico culto para el público gay y que contaba en su representación teatral con un comentadísimo desnudo integral del protagonista, o de la protagonista según se mire.

Modestino dijo...

Dos muestras más de la genialidad de Pellicena.

Rosmary dijo...

Te has cansado del "Arco iris ",estimado Modes.Ya nos contaras el motivo,si quieres.

Modestino dijo...

Del Arco Iris nadie se podría cansar, Rosmary -bonito nombre-, pero me apetecía cambiar. Me temo que el sobrio tintero verde guste menos, pero también tiene su encanto.

susana dijo...

Eres un verdadero experto. Yo solamente he leído la novela.

Maireen dijo...

Con casi todos los post que escribes (excepto alguno como el reciente del boxeo, que es algo que me resulta deprimente) me pasa que me digo que los podría haber escrito yo. Porque tenemos muchísimos recuerdos en común. Yo también recuerdo aquella "Novela" y, como no he tenido mucha oportunidad de ir al teatro, para mí Pellicena es, ante todo, "Crimen y castigo"

Brunetti dijo...

Lola Gaos, ¿vive todavía?

Modestino dijo...

Susana, más que un experto es que tengo años y memoria.
Maireen, nuestra generación trago bastante tele y en esa época no era nociva.
Brunetti, Lola Tapa murió hace muchos años, por lo menos 20. Recuerdo que vivía en Madrid cerca de unos tíos míos que comentaban que la veían con frecuencia por la calle y que Su marido era procurador de los tribunales.

tomae dijo...

...ayer oí que Michael Jackson sigue vivo ¿tú sabes algo Modestino?

Modestino dijo...

Huy Tomae, me suelo interesar poco por estos asuntos escatologicos. También lo han dicho de Walt Disney, Adolf Hitler, Martin Borman, ...

veronicia dijo...

:)

Modestino dijo...

Suerte Veronicia!

Claudia Roemer dijo...

A mi Pelicana en su papel de Raskolnikow me impresionó de tal modo que mi madre me llevó al medico- tenia por aquel entonces 10 años -me marcó tanto que estudie ruso y polaco y me gustaría volver a ver esa representación de "Crimen y Castigo"ahora de adulta.