15 de abril de 2010

La advertencia de Obama



El presidente estadounidense, Barack Obama, afirmó este domingo que los intentos de grupos como Al Qaeda por hacerse con el control de armas nucleares suponen la principal amenaza para la seguridad mundial.

La noticia es del domingo, pero se ha desarrollado durante la semana y si uno mira los teletipos comprueba que estamos en semana de alarmas y buenos propósitos; el propio presidente americano habla de ponerse a la cabeza a la hora de limitar el uso de armas nucleares, a la vez que se pretende advertir sobre el peligro que suponen países como Irán o Pakistán o se cuentan noticias estremecedoras sobre los intentos de Al Qaeda de conseguir material atómico y lo que podría hacer esta organización si sus intentos acabaran teniendo resultado.

Se cuenta que na vez le preguntaron a Albert Einstein cómo pensaba que se pelearía la 3ª Guerra mundial, a lo que el físico de origen alemán respondió lo siguiente: "no podría decirte como se peleará la 3ª guerra mundial, pero sí como se peleará la 4ª ... con palos y piedras", La posibilidad de un ataque atómico es algo que siempre me ha estremecido, y desde los terribles atentados de las Torres Gemelas, lo veo como una posibilidad real. Pero, aunque es posible que ande equivocado y me falte un seguimiento fiel de la información internacional, me ha llamado la atención la claridad con la que se ha manifestado Barak Obama, una elocuencia que por cierto no se si hubiera sido bien recibida de haber provenido de su antecesor en el cargo.

Intuyo que detrás de estos problemas, de todo lo que se refiere al armamento y al desarme nuclear, los ciudadanos de a pié andamos más bien despistados, que la información que recibimos es parcial, desenfocada e interesadamente oscura, y que posiblemente sea mejor, porque si estuviéramos al corriente de todo -o casi todo- terminaríamos escondiéndonos las 24 horas del día debajo de la cama. Hace mucho tiempo que uno tiene la intuición de que caminamos sobre un volcán, y puedo asegurar que nunca he sido de esos a quienes gustan las elucubraciones apocalípticas: tiendo más al providencialismo que al terror. Pero observo demasiadas cosas alteradas en el orden natural de este mundo en que vivimos como para no pensar que hay mucho loco suelto capaz de montarla gorda.

Me parece que aquí en la tierra poco podemos hacer para solucionar estos riesgos; al menos la mayoría silenciosa a la que pertenecemos casi todos desempeñamos el papel de meros observadores y tan sólo nos queda mantener la calma y la esperanza, ser conscientes de que aquí andamos de paso, que todo lo que el hombre ha creado e inventado se puede ir al garete en segundos y que no vale la pena ser pérfido con el prójimo sino más bien todo lo contrario, porque vamos en el mismo barco.


7 comentarios:

Mariapi dijo...

Modestino, comparto la visión providencialista, es la mirada realista de la situación. Pero cuando dics que todos vamos en el mismo barco, me ha venido a la mente que siendo eso cierto, no todos tenemos el mismo concepto del valor de la vida, ni damos igual sentido a la muerte. Me explico: para el mudo occidental, la vida es el bien superior, merece ser respetad, sin embargo en el ámbito islamista, al que te refieres en el post,no es así, y cobra mayor valor al perderla por "la causa"...esa desigualda de criterios a mi me da miedo. Un saludo, gracias, siempre aguijoneas la mente.

Anónimo dijo...

Yo les tengo más miedo a ellos.Son capaces de inventar cualquier cosa para tener excusa, montar una guerra y asegurarse el negocio que ésta genera.(los muertos no importan)
De momento, los únicos que han utilizado las bombas atómicas han sido ellos.
Pero mejor no preocuparse, si tiene que pasar pasará, es mejor pensar que hoy vamos a tener un día estupendo,eso es lo que deseo e intentaré que así sea.
Saludos.

ana dijo...

Nuestra vida no es nuestra, es a la conclusión que llegamos si nos ponemos derrotistas. Pero si lo miras bien, la verdad es que la vida nos pertenece íntegramente. El modo en cómo miramos y dirigimos nuestra vida, incluso cómo vivimos aquello que nos viene dado y no elegimos, ese modo es de cada cual. Nadie nos lo puede arrebatar, suceda lo que suceda. Esto me recuerda el libro de El hombre en busca de sentido, de Vicxtor Frankl. Y eso es lo que acabas reafirmando tú en tu entrada. Estamos ahora. y además, en el mismo barco. Hoy.

Es mejor no pensar en aquello que no podemos controlar, ni tan siquiera conocer, al menos en este presente. Yo tuve un amigo en la Guerra de los Balcanes, militar, y las cosas no eran como se nos contaban. Y a pesar de ese tamiz, de esa verdad no contada, pienso que quizá sea mejor así. Que quizá pueda ser un modo de proteger la vida... esto la verdad es que dio entonces muchas vueltas en mi cabeza.

Ahora soy más del aquí, ahora. De mi responsabilidad en lo de hoy, en lo que me toca al lado... en qué puedo yo hacer para que las cosas que no me gustan cambién. Y Al Qaeda me queda muy lejos...

Tintin dijo...

Lamentablemente es un hecho objetivo y contrastado que existen grupos terroristas en el mundo que maquinan y preparan continuamente atentados que causen el mayor daño posible, hecho que se está recrudeciendo en la última década, especialmente, en el mundo occidental.

La información que padecemos ha silenciado y aminorado en los últimos tiempos dos noticias que van en esa escalofriante línea: en Noviembre y Diciembre de 2009, en España, han sido condenados y/o acusados, dos grupos terroristas que pretendían, seriamente,dos cosas: Unos, volar el Corte Inglés de la calle Princesa (con gente dentro) y los otros, volar el metro de Barcelona. Cualquier ampliación la podéis encontrar en internet.

Ésta es la realidad y la actualidad de lo que ha podido descubrirse.Imaginaos que puede estar habiendo en la recámara.No quiero pecar de pesimismo, pero es probable que cualquier día el mundo se desayune con una broma nuclear o similar.También ha habido precedentes de ataques descubiertos en Paquistán o Jordania, con tráfico de mercurio rojo.

En fin, ¿qué hacemos con ésto? Defendernos mientras no sembramos el odio y - sin bajarnos los pantalones - hacer todo lo posible por tender puentes a otras religiones,culturas y países, de modo que el mundo sea justo y se alíe en la idea de seguir adelante como pueblo y planeta.En esta línea, yo me apunto a lo que Obama predica.Si es un farsante, a mí me ha engañado.

Modestino dijo...

A mí miedo me dan los islamistas radicales, fanáticos dispuestos a cualquier cosa. Aunque ya no soy capaz de determinar quien tiene más culpa y ahí entran los intereses ocultos y las cosas que desconocemos por parte de los americanos. Desde luego es llamativo que las dos bombas atómicas cayeran precisamente en Hiroshima y Nagasaki, las dos ciudades más católicas de Japón y que fueran tiradas bajo el mandato de una persona perteneciente, al parecer, a la masonería.

Ana, comparto plenamente contigo eso de que es mejor no pensar lo que no podemos controlar; hay que vivir el hoy y ahora, pensar cada mañana lo que dice la canción de Serrat: "Hoy puede ser un gran día" y valorar lo que uno tiene, que nunca es poco.

No creo que Obama sea un farsante, al menos nos conviene pensar ésto y hay que valorar el paso que ha dado.

Sunsi dijo...

Tengo miedo a tener miedo. El único antídoto ... creo... es centrarse en el presente. Hoy... como si no existiera mañana. De hecho, no existe mañana hasta que mañana no sea hoy. Y el hoy , con miedo, se escurre entre los dedos como la arena.

El islamismo radical acecha. Al-Andalus, según ellos, es más de ellos que nuestro. Fueros ocho siglos. Se dice pronto. Ellos no tienen miedo a ser bombas humanas. Ellos creen en ese cielo que les espera por ser mártires. Es muy complejo el tema... Ellos piensan y viven en otra dimensión.

Pero no quiero tener miedo. Que nos coja preparados, en cualquier caso, si salimos despedazados... Nosotros también tenemos cielo.

Un saludo, Modestino

Modestino dijo...

Sí, Sunsi, también tenemos cielo y buena parte de la cuestión estriba en que en Occidente hemos abandonado nuestras convicciones y no se si estamos preparados para asumir lo malo, si llega.