10 de abril de 2010

"Vacaciones en Roma" (1953)

Una joven princesa huye durante veinticuatro horas de todo tipo de protocolo, manteniendo un romance con un periodista norteamericano destinado en Roma. Había oído hablar largo y tendido sobre las excelencias de esta comedia, me constaba que Audrey Hepburn, una de mis actrices favoritas, obtuvo el Oscar a la mejor actriz por este trabajo, pero hasta el pasado Domingo de Pascua no cumplí mi deseo de ver esta película dirigida por William Wyler y rodada en su integridad en la ciudad de Roma, algo que ya empieza a ser ya una garantía de belleza. La verdad es que cuando llegó el "The End" quedé completamente encantado. En determinados momentos agradeces las películas "oxigenantes", de esas que no te llevan ni a la angustia ni a la ansiedad, donde no matan a andie y los problemas que conforman del "intríngulis" del argumento son más bien simples y poco "sofisticados". En el caso de "Vacaciones en Roma" todo lo dicho va unido a una indudable calidad, lo que le convierte en un film imprescindible.

En ocasiones lo que se le pide a una película es que te entretenga, que ofrezca una historia humana, agradable y que termine bien; "Vacaciones en Roma" es una comedia que te ofrece todo eso, además de una calidad fuera de toda duda. William Wyler era, sin ninguna duda, toda una garantía de éxito, ya había obtenido el Oscar de Hóllywood por "Los mejores años de nuestra vida" (1946) y lo volvería a ganar, junto a once más, con "Ben-Hur", además de haber realizado films del nivel de "Cumbres borrascosas" (1939), "La señroa Míniver" (1942), "La heredera" (1949), en la que volvería a promocionar a su protagonista femenina, esta vez Olivia de Havilland al Oscar y "Horizontes de grandeza" (1958), además de haber dirigido a la gran Bette Davis en dos de sus más sonados papeles de"pérfida": "Jezabel" (1939) y "La loba" (1941).

Audrey Hepburn vuelve a estar magnífica; de ella se dijo que fue la pionera de las "muchachas no divas" . En la película de Wyler vuelve a lucir su frescura, su espontaneidad, ese estilo que enamora a cualquiera ... al menos a cualquiera con buen gusto y dos dedos de frente. Durante el rodaje Wyler afirmó: «Tiene todas las cosas que busco: encanto, inocencia y talento. Además es muy divertida. Es absolutamente encantadora. No dudamos en decir que es nuestra chica». ; yo, con la visión tras la pantalla como única experiencia, estoy dispuesto a afirmar lo mismo. Audrey volvió a estar maravillosa un montón de veces más: "Sabrina" (1954), "Guerra y paz" (1956), "Historia de una monja" (1959), "Desayuno con diamantes" (1961)," Charada" (1963) y "My fair lady" (1964); Humphrey Bogart, Henry Fonda, Mel Ferrer, Peter Finch, George Peppard, Cary Grant y Rex Harrison fueron los afortunados y envidiables "partenaires" de la actriz en esas ocasiones.

A Gregory Peck he oído cuestionarle en alguna ocasión, y la verdad es que no se porqué; un hombre capaz de hacer papeles tan variados como el de Átticus Finch en "Matar un ruiseñor" (1962), que le valió un Oscar, el Padre Chisholm en "Las llaves del reino" (1944), el Capitan Ahab en "Moby Dick" (1956), o el del mísmisimo Joseph Mengele en "Los niños del Brasil" (1978), demuestra una versatilidad notable. De cualquier manera, a mí Gregory Peck siempre me ha cuadrado como hombre bueno y recto, con papeles de galán, como el caso que nos ocupa, o de héroe -"El oro de Mackenna" (1969)-, hombre atormentado -"Recuerda" (1945)- o personaje bondadoso -"Escarlata y púrpura" (1983). Aquí borda su papel de periodista avispado que acaba enamorándose de su "presa". Las dos estrellas del film tienen como excelente secundario a Eddie Albert, un polifacético actor con una extensísima carrea en la que, además de la película de Wyler, destacan "La casa de té de la luna de agosto" (1956) y "El día más largo" (1962); su papel de fotógrafo audaz e de lo más divertido del film.




5 comentarios:

veronicia dijo...

Audrey Hepburn también es mi chica, aun cuando durante años sólo la conociera como icono por la estética de desayuno con diamantes y saber lucir un “petit robe noir” ya estaba encantada, pero hace unos días vi “La monja” y es un papel tan diferente del de “Vacaciones en Roma” o “Sabrina” y que me sorprendió agradablemente.

Modestino, para mi “Vacaciones en Roma” tiene una escena especial que es la de la Vespa. Gregori Peck para mi está magnifico en esta película y en “Matar a un ruiseñor”; aunque no es mi tipo de galán fue todo un caballero con Audrey porque he leído en la Wikipedia que fue su deseo que rehicieran el cartel de la película para poner los nombres en el mismo tamaño, cuando se enteró de que su nombre iba a figurar con letras mas grandes que el de ella (él ya era famoso y para Audrey era su primer papel protagonista).

Modestino, a William Wyler y a Bette Davis, por favor una entrada para ellos solos porque ya se que digo ésta actriz es mi favorita y luego la otra también… pero Bette Davis también está entre mis preferidas y William Wyler ha dirigido a muchos de mis actores predilectos…

Modestino dijo...

Bette Davis ya tendrá su entrada, prometido. De William Wyler tendré que empezar a enterarme más.

Me encanta la anécdota que cuentas de Grégory Peck, que desconocía. "Matar a un ruiseñor" ya tuvo su protagonismo en este blog, es una joya que me ha encantado en libro y en cine.

"Historia de una monja", entre otras muchas virtudes, te hace pensar y mucho.

Sunsi dijo...

Me encanta esta película, Modestino. Lo que tú has dicho. Y, sobre todo...¡acaba bien! A veces tienes la necesidad de ver historias con final feliz. Bastante hay ya ...como para estar sufriendo frente a la pantalla.

Gracias por traer buenos recuerdos.

Un saludo desde Tarraco

ana dijo...

A mí esta peli me gusta mucho, y a mi hija ni te cuento, eso de ser princesa no veas cómo le molaba... la volvimos a disfrutar este verano. Y también, Matar a un ruiseñor. Esta última es una de mis favoritas, y me fascina el personaje de Aticus y los niños.

Y Gregory Peck... vamos, que voy a decir... jajajaja. Me encanta!!!

Y aunque Audrey es perfecta, yo reconozco que la Hepburn que me fascina es la Katharine.

Un saludo, espero que hayas disfrutado mucho el día de hoy.

Y ahora... a descansar!!!

Bego dijo...

Fantastica pelicula Modestino, si señor.
Saludos
Bego