12 de abril de 2010

Entre dulzainas y jotas leonesas



El sábado tuve boda; se casaba una compañera de trabajo y, por encima de eso, una amiga de hace muchos años. El día salió espléndido -de algo sirven dos docenas de huevos llevados a Santa Clara- y la ceremonia y el banquete fueron un éxito rotundo en todos los aspectos, en especial en el de las emociones, el cariño y el buen ambiente. El evento estuvo adornado por los aires de la tierra originaria de la familia de la novia, León, algo que asomó ya desde el principio pues ella llegó a la iglesia de San Pedro el Viejo de Huesca acompañada de unas cuantas amigas ataviadas con el traje del lugar y con el sonido de las dulzainas y los tambores, circunstancia que le dio a todo un encanto especial.

A la salida de la iglesia tales amigas interpretaron unas cuantas jotas leonesas; lo hicieron muy bien, pero lo que me emocionó no fue simplemente la ejecución del baile, sino la cara de alegría y satisfacción de quienes lo ejercitaban; sus sonrisas, su entusiasmo acreditaba que por encima de todo les movía el cariño, la amistad, el deseo íntimo y desinteresado de ofrecer una satisfacción a alguien querido. Creo que por eso el de ayer fue también para mí un día feliz, porque no hay nada más bonito que disfrutar de la alegría que el amigo ha querido compartir contigo, y en las caras, espléndidas de luz y alegría, de las joteras vi y valoré lo que es una amistad de verdad. Lo del sábado no fue un compromiso, un simple regalo medio encubierto, un mero detalle; yo ví una muestra enorme de amor hacia los amigos, una de las mayores que recuerdo; las caras felices de unas mujeres vestidas de traje regional se convirtieron en una lección magistral de lealtad, de amistad verdadera.

Pedro y María José, os deseo toda la felicidad que merecéis, que es mucha, y me causa una sana envidia comprobar que disfrutáis de tantos amigos y amigas de verdad. Dios os bendiga.


Nota: La foto que inicia la entrada es sacada de internet, no tengo originales.

8 comentarios:

ana dijo...

Aúpa la tierra leonesa!!!!

"Sin León, no hubiera España, antes que en Castilla Leyes... Concilios, Fueros y Reyes, dieron prestigio a León...."

Que me da por cantar, ya ves... gracias por ese pequeño recuerdo de esta idiosincrasia "cazurrina", tan recia y seca a veces, pero tan noble y eterna. Bien lo has sabido intuir en "las caras felices de unas mujeres vestidas de traje regional se convirtieron en una lección magistral de lealtad, de amistad verdadera".


HOY ES LUNES!!!!!

QUE SEA UN BUEN DÍA!!!!

Modestino dijo...

Huy, y había un hombre simpatiquísimo, de los que tocaban la dulzaina, que tras el típico "Vivan los novios", añadía: "... y viva el acompañamiento", genial¡¡.

Sunsi dijo...

Y lo contenta que se ha puesto Ana con este post, Modestino... Un cachito de León para la novia...El mejor regalo de unas amigas de verdad.

Me ha recordado un detalle de nuestra boda. 50% de aragoneses. En lugar de tocar la marcha nupcial cuando abandonábamos la Capilla de Sta. Tecla... sonó ¡¡¡el himno del Pilar!!! No te puedes imaginar la emoción... No lo esperaban. Siempre son esos detalles de cariño "pensados" para hacer felices a todos los que más se recuerdan.

Un saludo, Modetino

Sunsi dijo...

Y dale con Modetino...
Un saludo, Modestino.

ana dijo...

En las fiestas de los pueblos, aún hoy oyes la dulzaina y un tamboril que acompañan a los gigantes y cabezudos, son su comparsa. Y es entrañable... porque los cabezudos son los mismo aún, no han cambiado... aquellos que me daban tantísimo miedo.

La dulzaina es alegre, inevitablemente... gracias Modestino. Y me callo, que si no... empiezo a hablar y hablar de mi tierra... como si no hubiera otra igual. Sí, sí... eso que se llama "tener boina".

La mía es grande... ;))

Modestino dijo...

¿Boina?.... bien que habeis triunfado en el Alto Aragón ... no veas como salieron los vecinos a la calle a disfrutar el espectáculo.

ana dijo...

... jajajajajaja... pues no veas cómo me alegro de que la presencia alegre de León haya sacado a las ventanas la mirada de los vecinos del Alto Aragón... jajajaja...

... y me voyyyyy... que hoy tengo guardia!!!

Saludossssss...

veronicia dijo...

Gracias por hacernos partícipes de la felicidad de los novios y de todos sus amigos.
Que Dios colme de bendiciones a la feliz pareja.
Que contenta estas Ana!Aúpa León!
Soy aragonesa y en mi pueblo (pequeño) la noche de San Sebastian empiezan a tocar la dulzaina, el tambor y cantar sobre las 12 de la noche calle para arriba, calle para abajo... paran en la hoguera, beben vino :) y más dulzaina, más tambor, y más canciones... y hasta que se cansan...