30 de abril de 2010

En la muerte de Alberto Vitoria

Ya se que a la mayoría de quienes tienen el detalle y la paciencia de leer habitualmente este blog el nombre de Alberto Vitoria les dirá bien poco; quienes sean "futboleros" y peinen ya algunas canas recordarán que fue un prometedor jugador del Real Madrid de los años setenta que encontró su mejor momento cuando el equipo de Concha Espina era dirigido por ese magnífico míster yugoslavo con pinta de sargento de hierro llamado Miljan Miljanic. Para mí, zaragocista en crisis permanente desde hace casi tres años, Alberto Vitoria fue uno más, de los primeros que conocí, de tantos jugadores de la tierra -él era de Ágreda (Soria), pero se formó en la cantera del colegio de El Salvador de la capital maña- que pudieron haber dado tardes de gloria al equipo del escudo del león, pero tuvieron que emigrar a otros lugares para poder cumplir su aspiración de jugar en Primera División. Vitoria llegó a Zaragoza con 12 años y pronto destacó en el formidable equipo que por los años 70 y 71 tenían los Jesuitas de Zaragoza, al mando de ese técnico fuera de serie que era Máximo Espatolero.

Recuerdo que corría el mes de febrero de 1972 cuando escuché por vez primera hablar de él: tras jugar un partido de la Liga escolar -mi equipo era muy flojo y el menda tan sólo un jugador únicamente animoso- nos ofrecieron unas entradas para un encuentro que jugaba en el viejo estadio de Torrero la selección juvenil aragonesa; me hice con una de ellas y pude ver lo bien que jugaba, entonces por el extremo izquierda, un jugador con melena y ciertos aires de "chico malo". Enseguida su nombre saltó a la prensa local cuando fue fichado, con solamente 16 años, por el Real Madrid, equipo al que le acompañó otra joya de la misma casa, Juan José Camacho Barrachina, un ariete fino y goleador, padre del actual medio centro del Atlético de Madrid y de una de las figuras del Huesca que tan buen papel está haciendo en 2ª división. Vitoria no era muy alto, pero tenía una planta atlética y acabó jugando como interior, siendo el típico jugador que abarca mucho campo, dotado de una buena técnica y que destacaba por su absoluta falta de timidez para tirar a puerta, pues tenía un disparo seco y duro espectacular. El equipo merengue tenía un eficacísimo ojeador en la capital maña que se llamaba Alberto Ansodi.

Se reproducía el problema de siempre, el Zaragoza no paraba de fichar sudamericanos mediocres -y alguno excepcional, todo hay que decirlo- y medianías nacionales, mientras a jugadores como los citados, Aragonés, Tosao, Blasco, Nasarre, Sampedro, ... y otras promesas de la época no se les daba ni la oportunidad de demostrar si valían para ésto de darle patadas al balón. Una prueba de todo ello fue que el propio Camacho fue al año siguiente repescado por el Zaragoza, presentado como la gran promesa del futuro y tras destacar sobremanera tanto en el filial como en el Huesca, donde jugó cedido, solamente llegó a jugar un partido con el primer equipo. Esta historia lleva casi 40 años repitiéndose por estas tierras cainitas y nombres como Cornago, Antonio Tejero, Víctor Segura, Íñigo, Alvaro Rubio, García Granero, Chechu Dorado y muchos otros se han quedado con las ganas de demostrar sus condiciones en el primer equipo de La Romareda.

En la "Casa Blanca" se dieron cuenta enseguida de la clase de Vitoria y, tras una temporada (1973-74) nefasta en la que el Barça de Johan Cruyff les humilló con el famoso 0-5 en el Bernabeu y fue cesado Miguel Muñoz tras 14 años al frente del equipo, los merengues ficharon al citado Miljanic, un hombre valiente, que como con el tiempo harían en el Zaragoza sus paisanos Vujadin Boskov y Radomir Antic, no tuvo problemas en contar con gente joven y le dio a Vitoria la oportunidad de llegar al primer equipo, donde alternó con nombres legendarios como Pirri, Amancio y Velázquez, jugadores emergentes como el meta Miguel Angel, José Antonio Camacho, Goyo Benito y Santillana y figuras mundiales como los alemanes Gunther Netzer y Paul Breitner. De esa misma temporada, en el que el Madrid logró el doblete, tengo el recuerdo de la Final de Copa, que enfrentó a los dos equipos de la capital de España el 5 de julio de 1975; el partido, aunque terminó con empate sin goles, fue de los más bellos que recuerdo, con fútbol ofensivo y jugadas brillantes; Vitoria, a quien Miljanic había bajado a medio campo, jugó de titular, estrelló un balón en el larguero y cuajó un gran encuentro. Al final se impusieron los madridistas a los penaltis.

Las lesiones impidieron que la carrera de Vitoria llegara aún más lejos, y el jugador, que formó parte de la selección española de fútbol en los Juegos Olímpicos de Montreal y había sido internacional en todas las categorías inferiores, no llegó a debutar con la selección absoluta pese a haber sido pre-seleccionado en alguna ocasión por Ladislao Kubala. Vitoria jugó con el Burgos, también en 1ª, y en la división de plata con Granada y Rayo Vallecano, donde también rindió a satisfacción. El nombre de Alberto Vitoria quedará siempre en letras de oro por haber formado parte activa de un Real Madrid donde jugó cinco temporadas y con el que ganó cuatro títulos de Liga y uno de Copa.

El pasado lunes, 26 de abril, Alberto Vitoria fallecía repentinamente en Zaragoza víctima de un infarto de miocardio a la edad de 54 años, cuando todavía le quedaba mucho por dar a su familia y amigos; sirvan estas líneas de homenaje a un fuutbolista formado en Aragón que llegó muy alto y de estímulo para que alguna vez los dirigentes del primer equipo de fútbol de Aragón sean más valientes a la hora de jugársela con las jóvenes promesas de la cantera.

De pié: Rubiñán, Benito, Miguel Angel, Camacho, Breitner y Pirri.

Agachados: Aguilar, Vitoria, Santillana, Macanás y Netzer.



15 comentarios:

RAFA dijo...

Magnífica glosa de un jugador que era "casi aragonés" y que tuvo el honor de ser el primer soriano en marcar un gol en primera división.

Modestino dijo...

Vitoria fue uno de los ídolos de mi adolescencia: junto a Arrúa, Violeta, Planas, García Castany, ... me daba rabia ver que no estaba en el Zaragoza y me acuerdo perfectamente como se comentó en la prensa, especialmente en Zaragoza Deportiva, donde Enrique Peyrona, Miguel Angel Brunet, José Luis Ercilla, Antonio Sarriá "Almenara", Gloria Arias, .. eran grandes defensores de la cantera.

Y, si no recuerdo mal, alguna vez sonó su regreso a Zaragoza.

orienta dijo...

Me ha conmovido mucho esta historia
Me hace pensar en alguien a quien conocí y que también, tristemente, murió sin que pudiera decirle adiós ni acompañarlo en sus últimos momentos

Rosaura dijo...

Me parece muy bonito el homenaje que le haces a este jugador, que no me suena de nada dado mi total desconocimiento acerca del mundo del fútbol y ello pese a mi gran cercanía a enormes aficionados, que pena esa muerte tan prematura, seguro que su familia si lo leyera te lo agredecería muchísimo.

Brunetti dijo...

Qué curioso, Modestino. Tenía completamente olvidado en la memoria a este excelente futbolista, hasta que ayer oí la noticia de su muerte.

Desconocía que, en tu juventud, había sido un ídolo para ti y que le hubieras seguido tan de cerca.

En mi caso, no llegué a tanto, pero sí recuerdo que, en aquellos años, todos los que entendían de fútbol (si es que hay alguien que entienda de esto) decían que Vitoria atesoraba una clase excepcional, pero que le faltaba consistencia y algo más de entrega; algo que, por lo demás, casi siempre se les achaca a los virtuosos (ahora les llaman 'peloteros') de este deporte.

Qué pena su muerte. Sólo era un poco más mayor que nosotros, Modestino....

Alberto dijo...

Yo sabía de la existencia de Vitoria porque me sonaba de los cromos y también sabía que era de la cantera zaragocista, pero no lo he visto jugar y no recuerdo imágenes futbolísticas suyas.

En todo caso, una magnífica glosa, como dice Rafa, y el recuerdo para otro gran jugador de la cantera que se quedó en el camino por la maldita costumbre del Real Zaragoza de ayer, hoy y siempre, de despreciar a los de casa.

Modestino dijo...

Sí Brunetti, unos pocos años más. Y es que ya se sabe, que no sabemos ni el día ni la hora.

A ver que pasa esta tarde ... ay madre!!

Anónimo dijo...

Gracias Modestino por transcribir la vida deportiva de esta gran persona. Parece que lo sabes todo de él. ¿Recordarías el numero del dorsal con el que jugaba?.
Muchas gracias.

Modestino dijo...

En aquellos tiempos los jugadores no tenían un dorsal fijo para todo el año, sino que cada partido se repartían los dorsales del 1 al 11. Si no recuerdo mal en el Real Madrid Vitoria solía llevar el 8, aunque creo que en juveniles comenzó llevando el 11 de extremo izquierdo.

No recuerdo en que temporada se comenzó a distribuir a cada jugador un dorsal a principio de la temporada, pero pienso que fue mediados los 90.

Anónimo dijo...

Muchas gracias por tener tan buena memoria Modestino. Alberto era el padre de mi mejor amigo, dentro de poco es su cumpleaños y le queremos regalar la camiseta del Madrid con el dorsal de su padre.
De nuevo gracias. Un abrazo.

Modestino dijo...

De mi parte un abrazo bien fuerte. En su día me hubiera hecho ilusión que jugará en el Zaragoza.

Manuel BUQUERIN DEL CASTILLO dijo...

HOLA:SOY MANUEL BUQUERIN DEL CASTILLO, NACI EN AGREDA, EL 17/12/1936, EN LA PLAZA MAYOR, Nº 1 ( PALACIO AYUNTAMIENTO DE AGREDA ). CON 13 AÑOS, NOS TRASLADAMOS A VIVIR A MADRID, DONDE VIVI MI SEGUNDA JUVENTUD, Y DONDE CONOCI A UNA MADRILEÑA ( Mª CONCEPCION ALONSO VILLAMAÑAN ) CON LA QUE ME CASE EL 29/05/1964. SOCIO DEL REAL MADRID, Y CONOCI A MI PAISANO VITORIA, EN LOS AÑOS 70,HOY, QUIERO DAR MI MAS SENTIDO PESAME, A TODA LA FAMILIA Y AMIGOS, DE ESTE AGREDANO QUE LLEGO A JUGAR EN EL MAYOR Y MEJOR EQUIPO DE TODO EL SIGLO XX. AHORA DESCANSA, EN LOS BRAZOS DE LA VIRGEN DE LOS MILAGROS, DESCANSA EN PAZ VITORIA.

muskaria dijo...

Conocí a Alberto Vitoria cuando el Padre Cavero ( Jesuita ) lo fichó para jugar con los infantiles del Colegio del Salvador.
Nunca en mi vida he conocido a alguien con unas cualidades más grandes para el deporte. En tenis de mesa, sin apenas haber jugado nunca, se imponía a los mejores. En baloncesto, deporte que yo practicaba , a pesar de su estatura le quitaba en los saltos de lucha la pelota a pivots que pasaban casi vente centimetros.
Además era un chico muy simpático y sencillo.
He encontrado este hilo y he querido dejar ese pequeño recuerdo pues no sabía que había fallecido en 2010. Que ela tierra te sea leve Alberto¡¡¡

Anónimo dijo...

"eficacísimo" ojeador, sí, sí... Y peligroso...

liloworld dijo...

Qué recuerdo para sobre todo una persona muy buena y noble. Soy de Granada, nací en el año 1974 y cuando llegó Vitoria a un Granada de 2ªB, recién descendido por primera vez a esa categoría, vino a jugar en nuestro equipo. Poco a poco se fue ganando a los aficionados con su zurda brutal. Al año siguiente vino Pepe Macanás, que aparece también el la foto del Real Madrid entre Santillana y Netzer. Gracias a ellos entre otros el Granada volvió a 2ª e hizo un equipo en la 83/84 que tan solo las "artimañas" del míster (Felipe Mesones) impidieron que el Granada volviese a 1ª. Vitoria era mi ídolo. Era una persona noble. Era otro fútbol. Imaginad: 2 jugadores que pocos años antes estaban en el Real Madrid bajaron al Granada de 2ªB para auparlo. Y con menos de 30 años. Echo de menos ese fútbol de corazón y sentimiento. Alberto se fue al Rayo. Montó una tienda de deportes en mi ciudad que después cerró. Y probó fortuna en Madrid. Muy bonita glosa para una buena persona. Enhorabuena y muchas gracias.