28 de enero de 2009

Paseo de la Castellana




Anoche, tras cenar en casa de un amigo, éste y su mujer tuvieron el detalle de acompañarme al Hotel donde me hospedaba en su coche; como mi amigo vive en la Calle General Yagüe, cercana a la parte más alta del Paseo de la Castellana, más allá de los Nuevos Ministerios, el mítico Bernabeu o El Corte Inglés de la zona, y mi Hotel, el "Paseo del Arte" se ubicaba en la calle de Atocha, junto al Paseo del Prado, tuve ocasión de atravesar, a la luz de las farolas y a velocidad más bien lenta, lo que constituye el centro neurálgico de Madrid.

El recorrido, lógicamente, fue muy corto, pero uno siente una sensación especial cuando contempla la elegancia de lo de siempre, la grandiosidad del buen gusto y lo clásico, esa esencia de gran ciudad que impone y admira, todo ello en el silencio que acompaña la noche, con esa mezcla de magia, misterio e inquietud que siempre va íntimamente unido al día que agoniza.

Sentí claramente la grandeza de la gran ciudad, la deliciosa sensación de atravesar imperios de poder, rincones de arte, esquinas de distinción; me hubiera gustado bajarme del coche y aprovechar cada metro, cada figura, cada descubrimiento. Pero seguramente es aún mejor aguantar el deseo, disfrutar el momento y conservar el recuerdo de esos instantes que nacen y mueren sin solución de continuidad.



10 comentarios:

Tintin dijo...

Recuerdo muy bien mis primeros viajes a Madrid bajando desde Chamartín en taxi, deslumbrándome mientras bajaba la Castellana, poniendo cara de "acostumbrado" al taxista para que no me diera "la vuelta del timo", sintiéndome otro paco martinez soria, todo ello al son de dadabadaba,dadadadadadaba,....

Hoy puede ser un gran día que nos han regalado.
Buena suerte¡¡¡¡¡¡¡¡

Máster en Nubes dijo...

Es bonita ciudad Madrid, pero tan ruidosa, Modestino...

Saludos

Modestino dijo...

Si que puede ser un gran día, por supuesto. Además es San Valero.

Sí, es ruidosa, pero tiene nivel de gran ciudad.

Sunsi dijo...

San Valero rosconero...¿es así? Fiesta en Zaragoza.

Felicidades por laparte que te toca, aunque estés en Huesqueta

Modestino dijo...

Efectivamente, San valero, rosconero y ventolero.

Juan dijo...

Modestino, tras 6 años en Madrid, esa sensación que describes la percibo cada día con mayor intensidad. Ese recorrido de norte a sur por la gran arteria madrileña debe hacerse con la quietud la noche, luces que brillan, sonidos distantes ... durante el día aporta solamente ruido y agobio.

Modestino dijo...

Por eso he querido describir tal sensación. Aún fue mejor la de hace unos meses, tras cenar de tapas por la zona del Madrid de los Austrias, regresamos andando al Hotel, sito en la calle Zurbano, desde la Calle Mayor: toda una experiencia.

Juan dijo...

caramba, te gustan los largos paseos, hay un trecho !!! vivo justo frente a tu amigo el de Yagüe, en Dtor.Fleming y esos recorridos los he hecho mil veces, procurando evitar el invierno, claro.

Brunetti dijo...

Ya sé que las comparaciones son casi siempre injustas, pero hace unos meses visité por primera vez París y, en el viaje de regreso, tuve la sensación de que las que en España consideramos nuestras grandes metrópolis, Madrid y Barcelona (es indiferente el orden) son sólo 'pequeñas urbes' que jamás vencerían en un hipotético e imaginario partido contra la capital gala. París sí que es una gran ciudad, Modestino; a ver si la visitas algún día y nos explicas tus sensaciones en este 'blog'.

Modestino dijo...

A ver si voy a París y comento mi impresión .... aunque ya tengo bien claro que París Y Londres le dan cien vueltas a nuestras grandes ciudades.

Pero no dejan de tener su encanto .... que el Villarreal o el olimpique de Lyon juegan bastante bonito aunque no sean ni Manchester ni Milan ni Barça.