23 de enero de 2009

La huelga de los jueces












Hace ya días que en los titulares de telediarios, programas radiofónicos y periódicos en general ha adquirido protagonismo la amenaza de huelga realizada por los jueces españoles. Ni voy a entrar a analizar la legitimación de los jueces para hacer huelga ni pretendo que ésta sea una postura a favor o en contra de las posiciones que durante estas semanas están manteniendo los miembros del Poder Judicial.

Yo comprendo y comparto en general los motivos que aportan los jueces, fundamentalmente porque son cosas que vivo de cerca y muchas de las cuales también me afectan directamente. No obstante, no puedo evitar añadir una serie de matices que si lo lee alguno de mis amigos de dicho colectivo tal vez se sienta incomprendido e incluso enojado conmigo.

En primer lugar está la falta de medios, algo que puede sonar a excusa o cantinela, pero que resulta tan cierto como sangrante. Desde hace muchos años se trabaja en condiciones inadecuadas -en algunos casos prácticamente tercermundistas- y no se han tomado las medidas suficientes para cubrir las deficiencias existentes, algunas de ellas llamativas. Resulta curioso como mientras en Hacienda la urgencia en recaudar los impuestos pertinentes ha movido a adecuar los medios a las necesidades, no parece que exista la misma urgencia e interés en conseguir una Justicia rápida, eficaz y moderna. La falta de una conexión informática entre órganos jurisdiccionales, registros y policía judicial es uno de los ejemplos más esclarecedores de la situación.

También es cierto que muchos Jueces están sobresaturados de trabajo; no se ha acertado a la hora de crear, reorganizar y distribuir la planta judicial y se ha llegado a situaciones de colapso que se hubieran podido evitar con algo más de racionalidad y acierto.

Pienso finalmente que en algunos sonados errores judiciales -el tristemente célebre caso Mari Luz es el más significativo- se ha cargado excesivamente en la responsabilidad del Juez, en ocasiones desde otros poderes del Estado, posiblemente porque todos han caído en el error de pretender descargar las propias culpas en los demás.


Pero hay que hablar también de otras cosas, porque a mí en estos momentos me llama la atención la visceralidad de algunas posturas judiciales; en primer lugar porque no considero oportuno que con la que está cayendo -más de 3 millones de parados, habituales expedientes de regulación de empleo, empresas que cierran, suspensiones de pagos, ....- por parte de quienes cobramos del Estado se incluya entre las reivindicaciones el aumento de sueldo cuando no vamos a sufrir ni "ERES" ni similares y tenemos una nómina de cierta importancia. Por supuesto que hay razones para negociar las retribuciones, pero no es el momento adecuado.

Y por lo que se refiere a la falta de medios, bien está reivindicarla, informar a la opinión pública de la situación, pero, desde mi punto de vista, es cuando menos discutible que puede convertirse en excusa para huelga alguna. Si faltan medios hay que decirlo y pedirlos, por supuesto, pero paralelamente se han de apretar los dientes y redoblar el esfuerzo para sacar las cosas adelante.

El aparato de la Justicia, por otra parte, exige una transformación profunda; se ha hablado mucho de la modernización, de la reforma de la Oficina Judicial, de la investigación por el Fiscal, del fomento del arbitraje y la mediación y de bastantes cosas más .... y efectivamente, es preciso darle un impulso al sistema. Pero todos hemos de asumir que, entre otras cosas, este impulso supone que todos tendremos que trabajar más y mejor: los horarios de trabajo, el cumplimiento de los plazos, el compromiso profesional, la conciencia de servicio público, ... son cuestiones en las que frecuentemente se observan motivos para la mejora. Porque toda reivindicación es bueno que vaya unida a la capacidad de autocrítica.

Son opiniones deslavazadas, realizadas con la mejor intención y susceptibles de extensión y réplica.



Fotos: valechumbar.com, http://www.cope.es/, http://www.elsemanaldigital.com/



13 comentarios:

Sunsi dijo...

Como ciudadana pienso que hay huelgas que no, que no son oportunas. Ésta es una de ellas. Lo mismo pensaría si los médicos se declararan en huelga. Lo que reivindican, creo honestamente que llevan razón.

Con el tema salarios... también.

Saludos desde Tarraco

Modestino dijo...

Yo también pienso que tienen razón, pero insisto en los matices.

E insisto: ¿qué pensará un trabajador de la General Motors, de "Cervezas Damm" o de la "Ford" que lleva meses agobiado porque se puede quedar en la calle?.

Sunsi dijo...

En este caso, todos los funcionarios son unos privilegiados. Trabajo seguro. Hoy día, un lujo. Pero me sigue pareciendo desproporcionado el sueldo con el curro, las horas de curro y la responsabilidad de este curro en concreto.

Diría más cosas, pero prefiero ser prudente.

Muy bueno el post.

Saludos desde Tarraco. Hoy vamos volando. El viento azota...

Anónimo dijo...

Es una suerte que empiece haber jueces que se consideren simplemente trabajadores que realizan un servicio público, que no se creen seres especiales, o superiores por su cargo.
Lo triste es que como otros muchos trabajadores, incluso los médicos de la sanidad pública, tienen que recurrir a la huelga para reclamar mejores medios y condiciones de trabajo.
Espero que el conflicto se resuelva sin la huelga, pero si no hay otro remedio, al menos que lo que se ahorre la Administración por los sueldos descontados, lo invierta en mejorar los medios y aumentar la contratación de personal cualificado.

Modestino dijo...

Nadie se tiene que considerar superior a nadie, pues ninguno lo somos; lo que pasa es que la función judicial tiene, una importancia especial, porque es muy importante y muy difícil la labor del Juez, tal vez por eso mismo me resulta duro al oído relacionarlos con la palabra huelga.
Por otra parte, además de ser servicio público, son -no lo podemos olvidar- un poder del Estado.

Eduardo dijo...

Modestino y anónimo, os añado que los jueces encarnan la independencia y la imparcialidad, qué importante.

Modestino dijo...

Efectivamente, la independencia judicial es una de las notas que otorga una importancia capital a la función judicial; tal vez por eso los jueces no son "unos trabajadores más".
Esa independencia exige no sólo que nadie puede intentar inmiscuirse en su trabajo -juzgar y ejecutar lo juzgado- sino que puedan realizar éste en las condiciones precisas, sin condicionamiento alguno.
Pero a la vez, su independencia les debe llevar a ir con pies de plomo a la hora de plantearse determinadas medidas.

Anónimo dijo...

Reconozco que un juez tiene una gran responsabilidad , pero no más que la de un médico, profesor etc. ,los unos hacen su trabajo respetando la ley y el juez hace su trabajo resolviendo conflictos aplicando la ley. Si no pueden hacer bien su trabajo los perjudicados somos todos los ciudadanos.
No entiendo porque no pueden recurrir los jueces al derecho constitucional de huelga, para intentar que los juzgados funcionen mejor.
Creo que si se consigue algo, tú mismo lo agradecerás. ¿Recuerdas lo que escribías el día 13?

Modestino dijo...

El día 13 me limité a desahogar un agobio personal, creo que lo que puse poco tenía que ver con la huelga de los jueces.
Yo comparto el 95 % de las reivindicaciones de los jueces, que están hartos y es lógico.

Lo que pasa es que por un lado no ne parece el momento de incluir el tema retributivo y, por otro, tengo mis dudas de la huelga por parte de un poder del Estado.

Pero insisto que soy el primero en apoyar sus peticiones.

Sunsi dijo...

¿Imagináis por un momento una huelga de diputados... o que el ejecutivo decidiera hacer huelga ...? Pues es lo mismo. La diferencia es que el juez es un poder unipersonal. No vale la huelga. No es ética. Daña al ciudadano y no.

Modestino... ¿de verdad, honestamente, crees que están retribuidos como corresponde al nivel de responsabilidad que tienen? He visto jueces trabajar también el día de Navidad, en su casa, por aquello de que un sujeto no puede estar ni un minuto más ni uno menos en prisión preventiva. He visto jueces que han tenido que llevar dos juzgados por necesidad y por el segundo se le retribuye menos que a un bedel. Si lo llevara un interino cobraría el sueldo completo.

Cuando termina la jornada, ellos empiezan. Las sentencias no se cagan, con perdón... ¿Tiempo libre? ¿Qué es eso?

Lo siento Modestino... Este tema me joroba mucho porque me toca de cerca. Y ese conocido mío no hará huelga. De los pocos que no. Porque es responsable. Pero no le salen las cuentas. Creo que es padre de familia numerosa... También me han dicho que se pasa el sábado enterito y el domingo por la mañana en el juzgado para no tener que trasladar tanto. papeleo.

Por la vida se pierde la vida. A ver cuánto aguanta...

Sunsi dijo...

Perdón... ¿he sido demasiado vehemente? No quería meterme con nadie, de verdad. Y menos contigo, Modestino. Que respeto tu opinión, faltaría. Y además estás en tu casa...

Perdón... si me ha salido la vena impertinente.

Un saludo desde Tarraco

Modestino dijo...

No te ha salido la vena impertinente, y además yan sabes que es un tema que a mí también me afecta., Esta tarde tengo reunión en Madrid por el tema ... f´jate si me afecta.

No digo que los jueces estén bien pagados, digo que nom me parece el momento oportuno para incluir el tema de las retirbuciones entre las reivindicaciones.

Todas y cada una de estas reivindicaciones las firmo y yo las he reclamado cada año cuando he tenido ocasión.... que la he tenido.

Y no quiero herir susceptibilidades, pero además de los medios, hay atambién mejoras posibles en los modos de trabajar.

Y puedes ser lo vehemente que quieras, que estás también en tu casa.

Sunsi dijo...

Muchas gracias, Modestino. Y gracias otra vez por tu respuesa amable. Y perdona. Ya sé que te afecta...
¿Alguna fórmula para que no se suba la adrenalina al cerebro?

Suerte en Madrid. Ojalá el ambiente no sea excesivamente crispado. Complicado.

Saludos desde Tarragona. Paró el viento y se ha quedado el cielo muy bien.