22 de enero de 2009

Eurovisión 1973: cuando merecimos ganar


En el año 1973 el Festival de Eurovisión continuaba siendo un hito en la vida musical europea; después de una breve crisis, las ediciones de 1971 y 1972, con triunfos francófonos: Severine, con "Un banc, un arbre, une rue" y en representación de Mónaco y Viky Leandros, cantando "Apre toi" en nombre de Luxemburgo, habían logrado revitalizar lo que venía a ser el centro de la música fácil y comercial de Europa.



España, que hasta entonces había optado por llevar al Festival a solistas más bien sentimentalones (Raphael Julio Iglesias, Jaime Morey) o cantantes de esas que se llamaban por entonces "festivaleras" (Masiel, Salomé, Karina) decidió llevar a uno de los grupos musicales que entonces comenzaban a destacar; en esa época inicial de los años 70 habían surgido una serie de grupos compuestos por hombres y mujeres jóvenes e inquietos, que solían aportar un nivel de calidad superior a lo que se había visto hasta entonces, con un estilo de canciones próximos a los entonces boyantes Bob Dylan o Joan Baez; Nuestro Pequeño Mundo, Aguaviva y Mocedades pueden ser los más llamativos ejemplos de este fenómeno.

Mocededes lo componían unos cuantos jóvenes vizcaínos, algunos hermanos entre sí, que habían surgido con mucha fuerza cantando canciones tradicionales adaptadas por quien, posiblemente junto a la maravillosa voz de Amaya, resultaría ser la clave de su éxito: Juan Carlos Calderón: "El arriero", "La guerra cruel", "El agua no tiene color", "Pange lingua". "Más allá" u "Otoño" fueron temas reciclados admirablemente por el grupo. Poco a poco Mocedades fue aportando un aire más comercial a su estilo y su presencia en Eurovisión acabaría siendo uno e los lanzamientos internacionales más sonados en la historia del Festival.

El Festival se celebró el día 7 de abril en Luxemburgo y todos eramos conscientes que nuestros representantes estaban formidablemente colocados en la lista de favoritos al triunfo final. la canción elegida fue "Eres tú", un magnífico tema de Juan Carlos Calderón que se convertiría en estribillo fijo de cualquier reunión de la época en la que hubiera momento musical. La formidable interpretación, en el lugar nº 13, de Mocedades alimentó aún más nuestras esperanzas.

Al final, tras una reñida votación, el triunfo fue para Anne Marie David, la representante de Luxembugo que conseguía, por segunda vez en la historia del Festival (la primera había sido España con Massiel y Salomé, repetir victoria dos años seguidos. La canción ganadora se titulaba "Tu te reconnaitrás" y, siendo pegadiza y agradable, era de una calidad claramente inferior a la española. Eso sí, hay que admitir que Anne Marie David, además de ser guapísima, tenía una voz realmente espectacular: le llamaban "la voz de cristal".




El tercer clasificado fue un auténtico histórico del certamen: Cliff Richard, quien con su célebre ""Congratulations" había sido derrotado por Massiel en 1968 y que interpretó "Power to All Our Friends", una canción que se siguió oyendo durante bastante tiempo y cuyo estribillo seguro que le suena a cualquiera que siguiera el Festival en la referida década. El cantante británico era un auténtico ídolo en su país y, posiblemente, el más afamado y veterano intérprete de entre los que desfilaron esa nochepor el Nouveau Theatre de Luxemburgo. Al final, como ya le pasó en su propio pais cinco años antes, tuvo que conformarse con un puesto de honor sin premio.




Otro intérprete de cierta fama que participó en el Eurofestival fue el italiano Mássimo Ranieri, quien ya había quedado quinto en la edición de 1971 celebrada en Dublín con "L'Amore È Un Attimo" y que en esta ocasión obtuvo un decepcionante 13º puesto con "Chi Sarà Con Te". Ranieri, que también era actor de cine, confirmaba la tendencia de Italia en Eurovisión, donde sus intérpretes solían tener mucho más nivel que las canciones que les hacían cantar.



Toda España se sintió decepcionada y no se dio por satisfecha con el excelente segundo puesto de Mocedades: todos pensábamos que eran los vencedores morales. A pesar de no haber ganado, el grupo vizcaíno subió en su cotización como la espuma, su canción dio la vuelta al mundo y comenzó para ellos una época de absoluta gloria que duró hasta mediados los 80. A partir de entonces se multiplicaron los éxitos de la familia Uranga: "Adios amor", "Tómame o déjame", "El vendedor", "La otra España", "Charango", "El color de tu mirada", "Secretaria", "Sólo era un niño", "Amor de hombre", "Desde que tu te has ido", ... todas son canciones que de una manera u otra, quedan dentro d elas entretelas de los que ahora pasamos de medio siglo.


2 comentarios:

Sunsi dijo...

Yo también creo que merecimos ganar. Lo recuerdo perfectamente. Eran épocas que Erovisión nos pegaba a todos frente a la tele. Un acontecimiento. La que ganó era muy pegadiza. Fíjate el tiempo que ha pasado, pero en cuanto ha empezado a sonar la melodía la he recordado enseguida. Aún con todo, Mocedades un 10... y las canciones que llegaron después.

Algún día podrías sacar a Uribarri. Geniales sus comentarios. Se metía tanto en el asunto... y cuando empezaban las votaciones parecía pitoniso. Típico de él : "Gracias, Francia... A ver cómo te portas, Portugal... " Y, últimamente, es la juerga padre. Con tantos países que se votan entre ellos... acierta de lleno. Eurovisión sin Uribarri no sería lo mismo.

Saludos desde Tarraco

Modestino dijo...

Efectivamente, se ne olvidó Uribarri; todo un personaje, recuerdo que una vez le ví en el Club Náutico de Salou, era muy bajito y llevaba unos zapatos con doble -o triple- queja. José Luis Uribarri comenzó como locutor del Telediario con los históricos Jesús Alvarez y David Cubedo, llamado "la voy del régimen".