3 de junio de 2011

Mastroianni

Hace unos días hablé de Belmondo, un actor europeo con una personalidad propia, con unos caracteres que lo alejan del tradicional galán de Hóllywood.No se porqué razón, al pensar en Belmondo me ha venido a la cabeza otro actor de un país vecino al de aquél, Marcelo Mastroianni, que nació en 1924 en Fontana Liri, una pequeña población de los Apeninos y falleció 72 años después en París. Dicen que Mastroianni encarnó a las mil maravillas al italiano medio, posiblemente porque él mismo era un italiano de los pies a la cabeza, no hay más que conocer lo que le contestó a uno que le preguntaba por la dureza de su profesión de actor: "Por la mañana te recogen en limusina. Te llevan al estudio y te ponen una chica preciosa en tus brazos. ¿Y a eso le llaman trabajar? ¡Por favor!", pero frivolidades de este tipo, unidas a su fama de latin-lover, no pueden llevarnos a engaño y hacernos olvidar que Mastroianni fue, por encima de todo, un actor excepcional. El actor trabajó con los mejores directores italianos del momento como Vittorio de Sica -"Ayer, hoy y mañana" (1964)-, Luchino Visconti -"Noches blancas" (1957) y "El extranjero" (1967)-, Michelangelo Antonioni -"La notte" (1964)- y Federico Fellini -"La dolce vita" (1960), con la que se consagró, "Ocho y medio" (1963), "Ginger y Fred" (1986) y "Entrevista" (1987)-, pero hoy sólo me extenderé con tres películas suyas que he visto y me gustaron mucho.


En Matrimonio a la italiana" (1963), dirigida por Vittorio de Sica, Mastroianni forma una pareja inolvidable con Sofía Loren; en el film encarna a Don Mimi (Doménico Soriano) un acomodado burgués que se encapricha de Filomena Maturano, una joven sola en la vida que ejerce de prostituta y a quien retira. En esta película, de la que ya hablé aquí, la Loren está absolutamente inmensa en todos los aspectos y lo mejor que se puede decir de Marcello Mastroianni es que está completamente a la altura de la gran actriz italiana. El papel de hombre caprichoso, golfo y mujeriego le va como anillo al dedo; estamos ante un duelo interpretativo realmente impresionante en el que el espectador solamente puede disfrutar ante dos actores que dan el máximo de sí mismos. El film constituye una fina sátira sobe la doble moral, el estilo de vida y el amor en una Italia marcada por la posguerra. A lo mejor alguien ha cometido alguna vez el grave error de calificar esta película como la "típica comedieta italiana", pero lo cierto es que es mucho más que eso, es un film de los que perduran y tiene un contenido de crítica social imponente. Mucho se ha dicho del traslado del romance entre Loren y Mastroianni a la vida real, aunque parece que solamente fueron amigos; esto afirmó la actriz: "He rodado con él tantas historias que puedo decir que he pasado veinte años de mi vida trabajando junto a él. Para mí él ha sido el más insustituible y maravilloso amigo de mi vida".

También compartió rodaje con Vittorio de Sica y Sofía Loren en "Los girasoles" (1970), un drama de amor precioso que tuvo mucho éxito a principios de la década de los 70. de Sica relata magistralmente el drama de Giovanna y Antonio, una joven pareja recien casada que al poco de la boda se ve brutalmente separada al estallar la 2ª Guerra Mundial y tener él que irse a luchar al frente ruso. Acabada la guerra, ella viaja a Rusia en busca de su amado y lo encuentra conviviendo con una mujer rusa que le cuidó tras ser herido. El argumento es de un dramatismo tremendo y Mastroianni vuelve a encarnar con maestría a ese italiano medio que primero intenta con picaresca eludir la guerra y al final cede al cariño de una extranjera que le ha atendido con abnegación y desinterés. Ambos actores vuelven a estar de primer nivel. El título es toda una metáfora, pues se refiere a los campos de girasoles en los que Giovanna busca a Antonio hasta que lo encuentra y comprende que, aunque está vivo, realmente lo ha perdido, porque lo que ha muerto es el amor, pero los girasoles son flores que buscan al sol y miran hacia arriba. La escena final de la estación es una de las más tristes y emotivas que recuerdo en una película, y es que las estaciones siempre aportan un toque de melancolía porque suelen tener que ver con las despedidas.

Con Sofía Loren hizo Mastroinanni otras dos películas excelentes, "Ayer, hoy y mañana" (1963), también bajo la dirección de de Sica y "Una jornada particular" (1977), de Ettore Scola, pero éstas quedan pendientes de ver, por lo que la tercera que traigo es "Ojos negros" (1987), dirigida por Nikita Mikhalkov y en la que comparte cartel con otra diva del cine italiano, Silvana Mangano y por la que Mastroinanni fue nominado al Oscar al mejor actor. Basada en unas historias cortas de Anton Chekhov, se trata de un nostálgico canto a la belleza de la tierra de Rusia; Mastroianni representa a un elegante italiano que conoce a una bella mujer rusa en un balneario. Es una especie de cine poético, preciosista, en el que imperan las imágenes y donde el actor italiano se recrea en un papel que le viene como anillo al dedo. La película tiene una escena inolvidable, cuando Mastroianni, elegantemente vestido con traje blanco inmaculado, se introduce en una piscina de barro para recuperar el sombrero de su amante. El actor representa de manera única a ese hombre maduro que aposentado en una vida cómoda, rutinaria y aburrida, revive y recupera la ilusión juvenil con el amor hacia una joven rusa. Leyendo en un blog vecino titulado "Leolo" he encontrado esta magnífica definición del trabajo de Marcello Mastroianni: "El gran actor italiano crea un personaje inolvidable, que a pesar de resultar patético y hasta ridículo, inmaduro y frágil, mentiroso, consigue conquistarnos como conquista a Anna, por esa manera casi infantil de afrontar la vida. esa forma de utilizar la palabra como instrumento de seducción". En las dos otras películas Mastroianni compartía el peso del film con Sofía Loren, incluso podría decirse que era ella quien llevaba la iniciativa, en esta la actuación esencial es la suya.




15 comentarios:

veronicia dijo...

De todas las que has nombrado sólo recuerdo en éste momento "la dolce vita" pero le voy a poner remedio con "Matrimonio a la italiana" éste finde...

La propuesta de " ojos negros" basada en relatos de Chejov la pospongo porque me resultan descorazonadores sus relatos así que la película la puedo dejar... a menos que el resto de comentarios que aquí se planteen indiquen otra cosa... ( en fin, que va a ser tirando a alegre y no a triste)

Modestino dijo...

Para salir optimista de la película, no cabe duda que la adecuada es "Matrimonio a la italiana", deliciosa.

Anónimo dijo...

Pues una "Jornada particular ",-sin entender mucho de cine -es una pelicula que me encanta.Sofia Loren esta genial.

Tommy dijo...

Magnífica idea, cínéfilo Modestino, la de ilustrar musicalmente tu comentario sobre "il bello Marcello" con la maravillosa música de "Los girasoles", por la que Henry Mancini fue nominado al Oscar. Y al hilo del tema, Mastroianni fue candidato al Premio de la Academia de Hollywood nada menos que en tres ocasiones, y, ahí es donde yo quería llegar, las tres con papeles interpretados en su propia lengua, o sea, en italiano, a diferencia de lo que sucede con los también trhee-times-Academy-Award-nominees Bardem y Cruz, los cuales al menos una vez han interpretado sus respectivos roles in english (bueno, con acento de Alcobendas pero in english).

Y de las tres nominaciones de Marcello (las otras dos fueron "Una jornada particular" y "Ojos negros") me quedo con la primera, "Divorcio a la italiana", película que siempre me ha divertido muchísimo y que tengo asociada a un programa de "La clave" sobre el divorcio en plenos años setenta (o sea, cuando aún no había Ley de divorcio en España) en el que Balbín y un obispo cuyo nombre no recuerdo rivalizaban en comentarios irónicos y sibilinos, cada uno en su idea. Aún recuerdo al clérigo, que estuvo muy simpático, calificando al protagonista de la peli como un "varón ocioso" que si hubiera tenido algo mejor que hacer no se habría devanado los sesos pensando en cómo deshacerse de su legítima.

Por cierto, el año de "Divorcio a la italiana" Mastroianni competía por el Oscar junto con Jack Lemmon (Días de vino y rosas), Peter O´Toole (Lawrence de Arabia), Burt Lancaster (El hombre de Alcatraz) y Gregory Peck (Matar a un ruiseñor), que fue quien ganó. Difícil elección, ¿verdad, Modestino? Aunque seguro que el fallo te parece justo, gustándote como te gusta la historia de Atticus Finch.

Modestino dijo...

Me encanta el personaje de Atrocidades Finch, aunque también pienso que Mastroianni merecía un Oscar.
Y en cuanto a Sofia Loren siempre estaba inmensa, era un fenómeno de la naturaleza, también como actriz.

Tommy dijo...

Va, me voy a pronunciar. Yo, de los cinco nominados, le habría dado el Oscar a Jack Lemmon. Y quede claro que esto no tiene nada que ver con que la peli la dirigiera Blake Edwards.

Modestino dijo...

A Jack Leman habría que haberle dado un porrón de Oscar.
En cualquier caso el poker de actores de ese año era sensacional.

veronicia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
veronicia dijo...

Yo no me puedo pronunciar sobre la película "Dias de vino y rosas" espero verla esta tarde; me habéis hecho sentir mucha curiosidad... Para superar o igualar a Gregory Peck en "Matar a un Ruiseñor" una de mis películas favoritas, algo tiene que tener.

Modestino dijo...

"Días de vino y rosas" es un film muy duro durisimo.

opinadora dijo...

La verdad es que mastronianni es un perfecto representante ,como sofia loren de eso que se llama el neorealismo italiano .Que tanto gusta en España.Quiza porque es muy tipico de los paises del sur .

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

¡Hola Modestino! ¡Por fin estoy en tu casa, he tenido un dia liado y hasta ahora no he podido venir! y la suerte es que me encuentro con uno de mis posts favoritos, ¡haces unas magníficas semblanzas de cine que me encantan!
Yo sólo aportaré una frivolidad porque ¡está todo tan completo! y es que a pesar de que Mastroianni y Loren en pantalla eran la pareja ideal, en la vida real su gran amor fue Catherine Deneuve con quién tuvo una hija: Chiara...
¡Ella sigue espléndida, hace poco estuvo en España1
Un saludo afectuoso y gracias, he disfrutado mucho
Asun

Modestino dijo...

Y Catherine Deneuve también es espléndida, por mucho que pasen los años.

veronicia dijo...

Sobre la interpretacion de un alcoholico entre la de Lemon en "Dias de vino y Rosas" y la de Nicolas Cage en Leaving las Vegas, me quedo con la de N. Cage, pero es cuestión de gustos.

Que registro tan diferente hay entre "El apartamento" y "Días de vino y rosas".

(El hombre de Alcatraz es una historia preciosa ya no la recordaba)

Modestino dijo...

"El apartamento" es una película reconfortante, mientras que "Días de vino y rosas" es más bien deprimente.