29 de octubre de 2009

"Una, dos y tres", Patxi Andión (1973)


En la España de finales del franquismo surgieron como setas los cantautores; cada uno tenía su estilo, pero entre ellos había muchas cosas en común: componían sus canciones, éstas tenían su buena parte de protesta social y ellos mismos aparecían como personas comprometidas, algo que frecuentemente les causaban no pocos problemas. Lluis Llach, Serrat, Manolo Díaz, Pablo Guerrero, Carlos Cano, Paco Ibáñez, Raimon, María del Mar Bonet, el mismo Labordeta, ... nombres que tienen protagonismo notable en un capítulo importante dé la historia de la música moderna española.

Uno de ellos era Patxi Andión, un personaje polifacético y que también trabajó en el cine, escribió libros, es profesor universitario y no hace mucho fue nombrado Director de la Escuela Española de Caza. Patxi nació en Madrid, aunque sus raíces son notoriamente vascas; fue un hombre comprometido con la izquierda: militó en el FRAP y se exilió en Francia, donde vivió con pasión el famoso mayo francés. Con el tiempo, como tantos otros, Patxi se adaptó perfectamente a las costumbres "burguesas", aunque ideológicamente siga instalado en sus convicciones de siempre. Andión se hizo famoso interpretando al "Che" en la opera-rock "Evita", un papel que le iba que ni pintado a un hombre a quien un crítico portugués definió una vez como "o homem que canta como um guerreiro".

"Una, dos y tres" es posiblemente su mayor éxito a nivel popular, una canción alegre, llena de ironía, matices y con un ritmo inconfundible. Me encanta también esa tiernísima colaboración con Mocedades en "Amor primero", pero he elegido ésta porque al menos a mí el nombre de este cantante va identificado al tema; ahora puede parecer una canción ingenua, sin fuerza o reiterativa, pero en su momento tuvo su éxito, su público y hasta su significado. El vídeo, por cierto, es todo un muestrario de peinados y modelos de la época francamente ilustrativo.


7 comentarios:

annemarie dijo...

Los peinados, los modelos, de risa! Qué moda tan horrible, y nos parecía francamente bien. Y todos muy formales, y el cantando como un evangelista muy convicto entre su gente! Qué tiempos tan extraños, Modestino! :))

Modestino dijo...

Al cabo de 30/40 años todos los tiempos parecen extraños amiga. Entonces lo normal esas los pantalones acampanados, los flequillos notables, las camisas con cuellos enormes y las melenitas discretas.
A ver que piensan dentro de un cuarto de siglo de las tendencias actuales.

Brunetti dijo...

Aprovechando la mirada atrás que nos propones, y aunque nada tiene que ver con el tema, hoy se cumplen 15 años del debut de Raúl en La Romareda.

Me satisface poder decir que yo estuve allí, aunque nadie podía imaginar siquiera que nos hallábamos ante un día que, con el paso de los años, se ha convertido ya en histórico.

Por supuesto, ganó el Real Zaragoza (¡ay, Poyet!) y perdió el Madrid (como casi siempre), pero jamás olvidaré que, a los 30 segundos de partido, el '7' ya se había quedado solo ante Cedrún, a quien a punto estuvo de batir en su desesperada salida. Pero fue un especie de presagio.

Después de 15 años en la cúspide, lo mejor que podría hacer es irse a su casa, a vivir de las bien ganadas rentas y laureles.

Modestino dijo...

Mi mirada atrás es mucho más larga que la tuya. Para mí el debut de Raúl está casi a la vuelta de la esquina.
Raúl ya no es el de antes, pero sigue marcando goles. No me pareció exagerado lo que comentaba el otro día Manolo Preciado cuando afirmaba que el día que se retire Raúl González nos sentaremos a ver un video con sus goles y terminaremos al día siguiente.

Pero entre Raúl y Patxi Andión hay un mundo y un tiempo.

Rocío dijo...

Una, dos y tres. Una, dos y tres. Lo que usted no quiera para el rastro es...

Era algo así, ¿verdad? Ese disco anduvo por casa mucho tiempo...

Modestino dijo...

En todas las casas pululan discos de esos "de toda la vida", seguro que en muchos desvanes aún se conserva algún ejemplar de "Eres tú", "Mammy blue", "El chico de la armónica" o el "Achilipú".

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.