25 de octubre de 2009

Plaza del Zocodover (Toledo)



Toledo es una demostración más de que en España hay lugares espectaculares, que si uno recorre nuestra geografía se encuentra "aquí y acullá" ciudades y pueblos donde abunda la belleza, donde el arte y la historia se juntan para completar conjuntos inolvidables que remueven la sensibilidad y reactivan el orgullo de haber nacido y vivir en tierras españolas.

He estado de jueves a domingo y Toledo y la verdad es que no he tenido apenas tiempo de darme una vuelta por esta ciudad en la que uno se encuentra con la historia de España en cada esquina; hablar de Toledo es hablar del Alcázar, del Museo de la Santa Cruz y de San Juan de los Reyes, del Barrio de la Reconquista.de la Casa del Greco y de la Ermita del Cristo de la Vega, que todos conocemos por la leyenda protagonizada por Diego Martínez e Inés de Vargas, inmortalizada por Zorrilla, del Cardenal Cisneros, del Río Tajo, verdadera alma de la ciudad, de los puentes de Alcántara y San Martín, de los cigarrales.esos cortijos que otrora la burguesía toledana como casas de recreo y hoy se han reconvertido en codiciados restaurantes; hablar de Toledo es hablar del acero de sus espadas, del queso manchego de los mazapanes; y, por supuesto, de Cervantes y el Quijote.

Pero he elegido la célebre Plaza de Zocodover como el sitio de referencia, el lugar a partir del cual uno se hace una idea de la idiosincrasia de esta ciudad por la que uno está todo el día subiendo y bajando. Zocodover es punto de encuentro del viajero, antiguo mercado árabe y centro de la vida toledana en la actualidad. Desde esta plaza se llega al Museo de Santa Cruz, y de esta plaza parten los caminos hacia el casco histórico, por la calle Comercio, que hace honor a su nombre, y también la bajada a la zona de La Vega. En este lugar se celebran los tradicionales mercados, como el célebre "Martes", llamado así por celebrarse en ese día de la semana. En otros tiempos la plaza fue centro de grandes corridas de toros, fiestas y macabras ejecuciones de la Inquisición. Durante la época musulmana era el antiguo zoco de ganado de Tolaitola, nombre que dieron a Toledo.

El diseño de este lugar como Plaza Mayor se debe al insigne arquitecto Juan de Herrera en tiempos de Felipe II. La plaza de Zocodover, que se arroga para sí la representatividad de la verdadera Plaza Mayor de Toledo, más modesta, irregular y destinada al mercado de diario, muestra tras muchos avatares, los sobrios pero recios pilares de los soportales, así como la nueva proporción y ritmo de los amplios y numerosos huecos abalconados de sus fachadas.






4 comentarios:

Sunsi dijo...

He visitado Toledo en varias ocasiones. Me encanta que la hayas descrito, Modestino. Una ciudad que no olvidas.

Iba a contar una batallita a propósito del Alcázar... pero es políticamente incorrecta.

Un saludo de domingo...ese que dicen que dormimos una hora más. Bfff

Modestino dijo...

"El Alcazar" está cerrado y en reformas. Por lo visto han suprimido de la visita el paeo por eld espacho del general Moscardó ... a lo mejor piensan que no existió;).

Saludos.

annemarie dijo...

Si alguna vez en tus numerosos viajes :)) vienes a Lisboa, no dejes de decir! :))

Modestino dijo...

España me la conozco bastante bien, pero al extranjero he salido poquísimo y en Portugal no he estado nunca, pero todo llegará.