9 de octubre de 2009

Caipirinha




La caipiriña (en portugués caipirinha) es un cóctel de Brasil consistente de cachaza o cachaça, lima, azúcar y hielo; se suele presentar con pajitas, ya que el secreto de la caipirinha está en beber el líquido de la parte inferior del recipiente, pues todo el jugo de la lima y el azúcar se sitúa al fondo y poco a poco se va mezclando con la cachaça. Beber sin pajita no es recomendable, pues el sabor no es el mismo, arriba queda toda la cachaça sin diluir y está bastante fuerte.

Cuando hace calor es uno de las mejores maneras de paliar el agobio que éste suele traer consigo, tratándose además de una de esas bebidas que sólo con verlas uno empieza a sentirse aliviado: entra por los ojos. La semana pasada, cuando en Copenhague, ante la decepción de los partidarios de la candidatura de Madrid, se nombraba a Río de Janeiro como ciudad organizadora de los Juegos Olímpicos de 2016, los cronistas cuentan que en todo Brasil se celebró el acontecimiento con samba y caipirinha ... podíamos haber bañado también así nuestra desilusión.






5 comentarios:

Rocío dijo...

Aquí lo hubiésemos celebrado con unos buenos vinitos... Una lástima, Modestino. Buen fin de semana.

annemarie dijo...

Excelente idea! :))

Sunsi dijo...

Igual en lugar de limas machacadas se podría utilizar lima embotellada. No sé porque no tengo ni idea. Lo voy a probar y te digo...

Lo de Madrid... me supo mal. ¡Qué pena! Casi , casi... En Cataluña hubiera corrido el cava...

Un saludo, Modestino.

Modestino dijo...

Huy, yo creo que allí habrán celebrado con cava que no le dieran los Juegos a "Madrit".

Fuera de bromas, me parece que era bastante difícil que le dieran de nuevo unos Juegos Olímpicos a España al cabo de tan sólo 20 años. Y más aún no habiéndose celebrado nunca unos Juegos en Sudamérica.

Sunsi dijo...

Me llamó mucho la atención que no estuvieran, en general, pendientes del tema del día. A mí me pilló en el coche y lo seguí por la radio. Aparqué mal... y compré tabaco en el estanco de siempre. Le dije al dueño: "Oye... que el asunto anda entre Río y Madrid" Contestación: "¿Ah, sí? Pues bueno... ". Casi pido disculpas por haberle informado. A él y a los que hacían cola para tabaco y quinielas.

Pero no todos somos así. Ya lo sabes. Me da un poco de vergüenza que se alegraran por Río ... no porque fuera Río, sino porque finalmente Madrid se quedó a las puertas.

Tan majos cuando queremos... y tan miopes cuando se trata del tema Madrid.

Felicidades por la Pilarica. Y un saludo.