3 de agosto de 2016

Ser "persona"


Hace muchos años, más de treinta, escuché hablar de alguien diciendo que era "muy persona"; evidentemente quien lo afirmaba lo hacía para alabar a ese sujeto. En aquéllos momentos el calificativo me resultó curioso, pero al cabo de tres décadas, con la experiencia y la mínima madurez que te dan los años, he comprendido que "ser persona" es una buena aspiración, que si todos lo  fueramos  siempre y en todos los sitios, al mundo le iría bastante mejor.

En ocasiones he escuchado planteamientos de los que parecen alentar el "superhombre", desde la cantinela y el orgullo de  "haberse hecho a uno mismo", hasta la aspiración de exigirse casi hasta el infinito, a llegar a la "excelencia" e incluso más arriba. Estos discursos tienen su atractivo, su legitimidad -por supuesto- ... y no digo que no puedan ser positivos, siempre y cuando  no se conviertan en escudo que protege la vanidad ni en ocasión de mirar a nadie por encima del hombro ni poner pesadas cruces y metas inalcanzables a quienes uno tiene por debajo.

¿Qué significado puede tener eso de "ser persona"? ... Persona es quien mira a los ojos, quien es capaz de comprender al otro, aunque no comparta sus convicciones, ... quien se pone en su lugar. Persona es quien es agradecido y así lo expresa, quien perdona aunque en ocasiones cueste mucho. Persona es quien no da consejos que no se piden ni opiniones que nadie ha solicitado; alguien que no aspira a decir la última palabra  ni a epatar a la concurrencia con frases rimbombantes, ... ni a machacar al rival dejandole KO y sin argumento. Quien intuye la necesidad ajena y sabe "estar ahí", disponible pero sin agobiar al otro ni lucir ante terceros ... Quien conforme pasan los años asume, porque es verdad, que nadie es más que nadie, y actúa en consecuencia. Quien asume los defectos, y trata de superarlos, pero sin obsesiones ni tensión ... porque todos nacimos imperfectos ... Tenemos que superar nuestras limitaciones, pero también aprender a convivir con ellas, ... como con las del resto del mundo.

Ser persona es como un planteamiento vital, un estilo que aúna sensibilidad, mansedumbre ... lo es quien transmite paz, quien escucha, ... quien va por la vida dando al poder, al dinero, a la capacidad de liderazgo, a las convicciones propias y ajenas, a la ambición, ... a tantas cosas, la importancia que tienen -frecuentemente menos de lo que se piensa- ... Muchas veces lo notas en una reunión, en un tren o autobús, cuando compras en el mercado o en la tienda del ramo que sea ... incluso cuando te cruzas con tantos en la calle ... hay miradas, actitudes, formas que te ayudan a descubrir que, gracias a Dios, siguen existiendo "personas".  Buena cosa es tratar de "ser persona" el mayor tiempo posible.