27 de febrero de 2016

Sembrar





Al menos desde mi punto de vista, no son éstos los mejores tiempos. Andamos en un mundo en crisis, con la civilización occidental en horas bajas y con la sensación, en ocasiones de que ésto se desmorona. Así las cosas, existe el peligro cierto de entrar en dinámicas pesimistas, de sucumbir a la tentación de tirar la toalla ... y no debe de ser así.

El otro día me contaban el comentario de un viejo profesor de Derecho al tiempo de su jubilación: cuando crees que aquello en lo que creías se viene abajo, no cabe sino sembrar. Y ya sabemos que la semilla está oculta y cuando surge el fruto, muere. Ese es el camino, olvidarse de los negros  nubarrones, hacer de tripas corazón ... y seguir sembrando. Cuando se siembra nada cae en saco roto.

¿Y qué sembrar? ... amor, comprensión, sonrisas, paz, apoyo, compañía, ... ¡¡la de cosas que podemos sembrar!!

AMEN.

1 comentario:

Susana M dijo...

Ojalá cunda tu ejemplo. Un beso.