17 de agosto de 2014

Irak: ¿cómo se para ésto?


"Si no frenamos su avance, este movimiento terrorista extremadamente peligroso se hará cada vez mas fuerte, hasta que pueda tener como objetivo las calles del Reino Unido".

La frase es de David Cameron, y cada cual nos la podemos tomar como queramos: una exageración del líder de los tories, una visión parcial y hasta egoísta de un problema que afecta a muchos más, y en estos momentos a algunos de modo más directo y dramático, o una advertencia realista, de esas que ponen los pelos de punta. Imagino que hay un poco de todo, pero lo que no es ni falso ni broma es que la situación en Irak es más complicada que nunca, y que la realidad de un estado radicalmente islamista la tenemos ahí, no hay más que escuchar el testimonio del sacerdote argentino Luis Montes, que entre otras afirmaciones estremecedoras nos cuenta que los cristianos que no lograron huir antes de la toma de la ciudad de Bagdad ahora no pueden salir. "Solo les dan una opción: o islam o muerte".

Al escuchar y leer las últimas noticias sobre este problema tremendo, mis sentimientos se enfrentan en dos direcciones: el dolor y la impotencia por tanta muerte injusta e innecesaria y el miedo a lo que pueda venir, a que como dice Cameron el conflicto se extienda como epidemia imparable. Es la habitual lucha entre la solidaridad y el egoísmo; ante ello vuelvo mis ojos al Evangelio y sólo encuentro la esperanza en asumir el mandato del amor al prójimo y confirmar que hemos de regresar a la humildad: tanto poder, tanto progreso no sirve ante el odio y la guerra, solamente Dios, en su infinita bondad, puede arreglar esto. 

4 comentarios:

Susana Moreno dijo...

Es cierto, tampoco la tecnología puede nada cuando se trata de sentimientos. Un beso.

Modestino dijo...

Sentimientos ... quedan?

interbar dijo...

Creo que además habrá que poner de nuestra parte... un poco, o nos partirán la cara.

Modestino dijo...

Me temo que nos la partan .... cuando nos demos cuenta nos habrán cogido ventaja definitiva.