12 de agosto de 2014

El dramático final de Robin Williams



Robin Williams apareció muerto en su domicilio del norte de California; el actor contaba 61 años y al parecer se puede haber suicidado. Williams atravesaba momentos difíciles debido a las depresiones y su particular drama se ha precipitado con un desenlace bien triste. Muy acertada la nota de su esposa pidiendo discreción y respeto, algo que; en medio de la agresividad de los medios de comunicación contemporáneos no se si va a ser posible.

La lista de películas protagonizadas por Robin Williams y que alcanzaron el éxito es llamativa, aunque para mí, simple problema de gustos personales, su nombre irá siempre unido a del inolvidable profesor; de "El club de los poetas muertos" (1989), la magnífica película de Peter Weir que tanto dio que hablar en su día. Recuerdo como si fuera hoy esas magníficas escenas de un viejo "College" británico con todas sus tradiciones y sus anquilosamientos donde llega un profesor con ideas nuevas y una vocación docente llamativa: "Oh capitán, mi capitán". Robin Williams era sin duda el hombre adecuado para dar vida a ese personaje que le valió una nominación para el Oscar al mejor actor, aunque esta vez le ganó Danny Day-Lewis por "Mi pie izquierdo". El film gustó muchísimo a algunos, a la vez que algún otro profesor poco "evolucionado" se rasgaba las vestiduras.

La primera nominación para la famosa estatuilla la recibió Williams por su trabajo en "Buenos días, Vietnam·" (1987), de Barry Levinson, cuando Michael Douglas se llevó el gato al agua por "Wall Street". En el film de Levinson borda el appel de un DJ famoso al que llevan a echar una mano en Vietnam y cuyos comentarios son considerados políticamente incorrectos por las autoridades. "Popeye"  (1980), "El mundo según Garp" (1982) y "Las aventuras del barón Munchausen" (1988) son otros trabajos relevantes del actor en esta década de los ochenta.

En 1990 el actor fallecido interviene en otra de mis películas favoritas de la época, "Despertares", de Penny Marshall, un film basado en la  autobiografía del neurólogo Oliver Sacks, personaje que interpreta Williams y al que da réplica un actor tan importantescomo Robert de Niro. Un film llenó de dramatismo, humanidad y profundidad. Al año siguiente rodaría "Morir todavía", junto a su director, Kenneth Branagh, la entonces esposa de éste, Emma Thomson y Andy García y "El Rey pescador", de Terry Gillian y junto a Jeff Bridges, con un papel dificilísimo de vagabundo con problemas mentales que le supuso su tercera nominación al Oscar, siendo esta vez derrotado por el arrasador Anthony Hopkins de "El silencio de los corderos". Posteriormente encadenó cuatro comedias destinadas al público más joven: "Hook"  (1991), "Toys" (1992), "Mrs. Doubtfire" (1993) y "Jumanji" (1995), todas ellas una demostración de su enorme capacidad de transformación.

El contrapunto a estos últimos trabajos fue el "Hamlet" (1996) de Kenneth Brannagh, con un reparto espectacular de actores consagrados -el propio Kenneth, Julie Christie, Billy Cristal, Gerard Depardieu, Kate Winslet- y viejas glorias -Charlton Heston, Jack Lemmon-.  y donde le correspondió el papel de Osric. A la cuarta fue la vencida y en 1997 obtuvo el Oscar al mejor actor, de reparto eso sí, por su trabajo en "El indomable Will Hunting", film dirigido por Gus Van Sant, en el que trabaja junto a Matt Dammon y Ben Affleck y donde da vida alpsicólogo y viejo amigo del conflictivo protagonista de la película. "Desmontando a Harry" (1997), "Patch Adams" (1998) y "Sueños cambiados" son sus últimos trabajos destacados del siglo pasado.

En el siglo actual los trabajos de Robin Williams también han sido numerosos; mi menor atención al cine ha dado lugar a que me suenen poco, pero sin duda Robin siguió trabajando con su genialidad y profesionalidad habiitual. A veces la vida de las personas se complica, tanto hasta tener un final tan trágico. Descanse en paz un actor que habitualmente encarnaba a personajes que sonreían y tenían corazón, él sin duda también debió de ser así.

4 comentarios:

Tommy dijo...

Conozco no pocos aficionados que no le podían aguantar, pero Williams podía presumir de haber hecho reir a millones de personas (qué mejor recompensa por tu trabajo) e incluso de haber hecho reir por primera vez desde su trágico accidente a su gran amigo Christopher Reeve (al parecer entró en el hospital disfrazado de médico ruso con intención de practicar una colonoscopia).

Uno de sus mayores recursos cómicos, si no el mejor, fue su voz, que le permitió intervenir en varias pelis de animación. Su prodigioso doblaje del Genio en "Aladdin" (superior, hay que admitirlo, al que realizó Josema Yuste en la versión española) hizo mucho para prestigiar las interpretaciones consistentes únicamente en voz (la última especialmente notable ha sido la de Scarlett Johansson en "Her"). "Aladdin" le valió a Williams uno de sus cinco Globos de Oro (seis contando el honorífico), y es que los Globos siempre han sido más generosos que los Oscar con los llamados actores de comedia. Como si fuera fácil hacer reir. Adios, capítán, mi capitán.

Tommy (again) dijo...

https://www.youtube.com/watch?v=99Op1TaXmCw

El enlace de YouTube para ver, y escuchar en versíón original, "A friend like me" (en castellano creo que era "un genio tan genial") de "Aladdin". Las imágenes están a la altura de la voz.

Modestino dijo...

El vídeo, espectacular.

Susana Moreno dijo...

Sí parecía una buena persona. Es una pena. Un beso.