27 de marzo de 2014

Talón de Aquiles


En el poema incompleto "Aquileida", escrito por Estacio en el siglo I, donde aparece una versión del mito del nacimiento de Aquiles que relatan fuentes, se cuenta que cuando Aquiles nació Tetis intentó hacerlo inmortal sumergiéndolo en el río Estigia. Sin embargo, su madre lo sostuvo por el talón derecho para sumergirlo en la corriente, por lo que ese preciso punto de su cuerpo quedó vulnerable, siendo la única zona en la que Aquiles podía ser herido en batalla. Al parecer esta leyenda no es unitaria, y en otros lugares se cuentan historias distintas. De cualquier manera, a todos nos suena que Aquiles era un héroe, un hombre fuerte que, sin embargo, tenía un punto débil, algo que le hacía frágil.

Una de las cosas que como Aquiles, la vida me ha enseñado es que todos tenemos, al menos, nuestra debilidad personal, algún aspecto de nuestra vida que nos hace más frágiles, que choca con la imagen que otros tienen de nosotros o que pretendemos dar a los demás e incluso, que no nos guata nada que se sepa. Con los años uno va asumiendo sus limitaciones y sus errores, y cada vez encaja mejor que unas y otros se noten, entre otras cosas porque queda lejos cualquier aspiración de ser un superhombre y, además, porque terminas dándote cuenta de que a los demás no suelen preocuparles en exceso tus cosas ... vamos, que no eres tan importante como tal vez en alguna ocasión has pensado.

Es posible que con las canas haya llegado cierta mala uva, se haya afilado el colmillo, y por esta razón cada vez contemplo con más escepticismo la firmeza y seguridad de algunos que caminan por la tierra como si estuvieran por encima del bien y del mal. La experiencia me ha enseñado que de talones de Aquiles casi todo el mundo anda sobrado y que no siempre debes fiarte de quienes intentan predicar demasiado con el ejemplo. Eso sí, lo dicho no quiere decir que no me tropiece de vez en cuando con personas que, con sus defectos, rezuman bonhomía y rectitud y que, por otra parte, nuestras miserias nos hacen más humanos.

8 comentarios:

sunsi dijo...

¿Tú crees que todos sabemos cuál es nuestro talón de Aquiles, Modestino? Hay personas que se conocen poco o que su autoestima es desmesurada... o que viven tan deprisa que apenas tienen tiempo para reflexionar y enmendar. Conste que lo digo porque soy la primera que ni me entero a veces de las patas que meto.

Un saludo, jurisconsulto.

Susana Moreno dijo...

Los jóvenes se creen invulnerables. Con tres en casa no veas lo que me cuesta convencerlos de lo contrario. Un beso.

Anónimo dijo...

Siempre he pensado que todos tenemos nuestra "kriptonita"
El alago, el dinero,la fama
Y por kriptonita no me refiero a lo que nos espolea o nos mueve sino a eso que cada vez que aparece ante nosotros nos deja indefensos apoderándose de nuestra voluntad.

Driver dijo...

Siempre tuve claro que la belleza, la armonia y la proporcion que causa equilibrio y libertad, son mi Talon de Aquiles, causa ultima de que mis ejercitos se rindan, sean desarmados, capitulen e incluso firmen con el enemigo acuerdos en blanco.
¿Quieres obtener algo de mi?
Muestrame algo bello.
Haras de mi tu esclavo.
...
Tal vez sea porque la belleza nos redime, por ser esta la punta de lanza de la lucha contra el mal, o porque sienta la Mano Creadora en la contemplacion de la misma.
...
Con la edad, la pelirroja de amplia sonrisa se me muestra cual Diosa Griega, creada por un Dios compasivo que nos permite alcanzar la gloria en esta tierra bendita.
De ahi que nunca haya aprendido a regatear ante un buen cuadro.
Conozco el valor infinito de su capacidad de redencion.
Y por ahi me pierdo, de forma voluntaria, atrapado por mi debilidad.
La misma que es capaz de salvarme.

Modestino dijo...

Sunsi, es cierto, son casos de poco conocimiento de uno mismo ... pero hay casos en los que esos talones de Aquiles no son más que limitaciones o errores que se ocultan, que se esconden, disimulan .... miedo a que nos conozcan como somos o miedo a que sepan que nosotros también nos equivocamos.

Recuerdo una vez, aún vivía en Tarragona, en que cuando a un amigo le conté mis problemas me dijo que me valoraba más desde que se dio cuenta de que no era ajeno a las miserias humanas.

Modestino dijo...

Susana, por eso es bueno ayudar a madurar: paciencia, generalmente tarde o temprano todos lo hacemos.

Modestino dijo...

Sí ... todos tenemos nuestra kriptonita ....:):) .... es fácil que nos ciegue el orgullo, la vanidad, ...

Modestino dijo...

La belleza permanece en el recuerdo, Driver ...