1 de septiembre de 2012

Un hombre que nació y vivió entre bambalinas


Hacía tiempo que su salud era muy frágil, hace unos meses fue operado de un tumor en las vías urinarias que le tuvo entre la vida y la muerte, la última recaída fue definitiva y en la tarde-noche del jueves 30 de agosto fallecía en la localidad malagueña de Benalmádena el actor Carlos Larrañaga a la edad de 75 años. Larrañaga fue un hombre predestinado a ser actor, sus padres, Pedro Larrañaga y María Fernanda Ladrón de Guevara fueron actores de etatro, su hermana, Amparo Rivelles, una de las grandes actrices de cine y teatro de su época, mientras que de las cuatro mujeres de su vida -el actor fallecido tuvo una vida sentimental agitada-, tres también tuvieron relación con los escenarios: María Luisa Merlo, y Ana Escribano son actrices, mientras que Ana Diosdado es una de las escritoras más brillantes de nuestros tiempos. Sus hijos, Amparo Larrañaga y Luis Merlo también se han dedicado a interpretar, mientras que Maribel Verdú es su nuera. De esta manera, salta a la vista que Carlos Larrañaga no podía haber sido otra cosa que actor. A la hora de encasillar a este hombre rubio, apuesto y echado para adelante, no parece que pueda hablarse de un actor dramático, sino que cabría incluirlo en la nómina de los galanes, debiendo añadirse en este caso ese toque de cierta "coña" que solía incorporar a muchas de sus interpretaciones. Sin duda, este actor ha sido capaz de mantenerse en primera fila hasta el final y completar una carrera artística importante.

En la televisión no cabe duda de que su gran momento se produjo durante la larga permanencia en pantalla (1991-1995) de "Farmacia de guardia", donde encarnaba a Adolfo Segura, el simpático, superficial y algo caradura ex de Concha Cuetos; la serie, dirigida por la mano maestra de Antonio Mercero, tuvo un éxito tremendo, posiblemente porque el largo desfile de personajes que cada episodio desfilaba por la "botica" de Lourdes Cano conseguía que cada cual nos terminaramos viendo reflejados en alguno de ellos. Pero sería injusto limitar el haber televisivo de Larrañaga a esta comedia por capítulos, pues desde el principio de TVE fue un actor importante en la casa; amen de sus participaciones en espacios de teatro de los que hemos hablado tanto aquí como "Novela" -"La rosa encendida", "Los dos hermanos", "Caza menor", ...-y "Estudio-1" -"El sí de las niñas", "Don Juan tenorio", "Las bodas de Fígaro", ...-, intervino en series tan notables como "Diego de Acevedo" (1966), donde le correspondió el papel de Simón Bolivar, un par de episodios de las inolvidables "Historias para no dormir" (1966) de Chicho Ibáñez Serrador, "Compañera te doy" (1973) y episodios sueltos de éxitos del medio como "Curro Jiménez" y "Verano azul".

Admitiendo que su trabajo más popular fue el de "Farmacia de guardia", yo me quedo con otra serie, de un carácter bastante más dramático, como fue la reposición de la ópera prima de Gonzalo Torrente Ballester, "Los gozos y las sombras" que TVE emitió en 1982; en dicha producción, dirigida por Rafael Moreno Alba, Larrañaga encarna a Cayetano Salgado, el rico industrial que se convierte en el nuevo dominador de la imaginaria villa de Pueblanueva del Conde y donde comparte cartel con su hermana Amparo Rivelles, Eusebio Poncela y una irresistible Charo López. La calidad de la obra de Torrente, la excelente ambientación y adaptación realizada y la buena interpretación de los actores consiguieron una de las series que mejor recuerdo me han dejado de la tele pública. Cercano en el tiempo fue su trabajo, más secundario que el anterior, en "los desastres de la guerra" (1983), dirigida por Mario Camus y protagonizada por Paco Rabal y el recientemente fallecido Sancho Gracia. Entre bastantes otras, cabe destacar su presencia en series como "Señor alcalde" (1998), "London Street" (2003), "Cambio de vida" (2007) y "La que se avecina" (2009).

En cine la aparición del actor es larga, con presencia en películas intrascendentes de los años 60 y 70, como "15 bajo la lona" (1959), de Agustín Navarro, "Parque de MAdrid" (1959), de Enrique Cahen Salaberry, "Ha llegado un ángel" (1961), uno de los grandes éxitos de Marisol bajo la dirección de Luis Lucia, "De cuerpo presente" (1967), de Antonio Eceiza, "Escuela de enfermeras" (1968), de Amando de Ossorio y "Casa Flora" (1973), de Ramón Fernández. No obstante, en su primera época detacan sobremanera dos trabajos que reflejan que desde el principio fue un actor valorado, el primero cuando es incluído en el cartel de "Orgullo y pasión", la superproducción de Stanley Kramer sobre nuestra guerra de Independencia en la que alternó nada menos que con Cary Grant, Frank Sinatra y Sophia Loren y su brillante papel en "El extraño viaje" (1964), la magnífica película de Fernando Fernán Gómez, un drama rural lleno de fuerza, en el que alterna con Tota Alba, Lina Canalejas, Jesús Franco, Rafaela Aparicio, Sara Lezana y María Luisa Ponte y que terminó siendo tan fracaso de público como éxito de crítica. No cabe olvidar tampoco películas como "Melocotón en almíbar" (1960), de Antonio del Amo, basada en una obra de Mihura, "Siega Verde" (1961), de Rafael Gil y "Los pájaros de Baden-Baden" (1975), de mArio Camus, basada en una novela de Ignacio Aldecoa. De épocas más cercanas es su interpretación en "Las verdes praderas" (1979), de José Luis Garci, una crítica feroz a la clase media aburguesada de la época de la Transición española, "Pesadilla para un rico" (1996), de Fernando Fernán Gómez, "Tiovivo C. 1950" (2004), de nuevo con Garci, "Bienvenido a casa" (2006), de David Trueba, "Luz de domingo" (2007), también dirigida por Garci, una historia de amor enmarcada en un drama rural ocasionado con el caciquismo en la que alterna con Álex González, Paula Echevarría, Alfredo Landa y Fernando Guillén Cuervo, entre otros, y que le valió una nominación al Goya al mejor secundario. Garci vuelve a dirigirle en "Sangre de mayo" (2008), una película basada en el 2 de mayo de 1808 con abundantes actores de siempre: Manuel galiana, Tina Sainz, Manuel Tejada, Francico Algora, Fernando Guillén, ...; una película argentina, "Maditos sean" (2011), de Demián Rugna y Fabián Forte y "Los muertos no se tocan, nene" (2011), de José Luis García Sánchez suponen los últimos trabajos cinematográficos del actor.

Como en tantos casos, Carlos Larrañaga era menos conocido en el mundo del teatro, algo que no tiene porqué deberse a que allí tuviera menor presencia o brillantez, sino a que se trata de un mundo más selecto, donde el número de espectadores suele ser más reducido. Entre las obras que representó destaca en primer lugar "La cornada" (1960), de Alfonso Sastre, en la que se trata del desgarrador conflicto interno de un torero atrapado entre el amor a un mujer y el amor a su profesión, con dirección de Adolfo Marsillach y donde comparte protagonismo en el escenario con María Asquerino y el propio Marsillach; también interpretó "Tengo un millón" (1960), de Víctor Ruiz Iriarte, uno de los más prolíficos escritores de teatro de su época, con los mismos director y actores de la anterior, a los que cabe añadir dos grandes actores como Agustín González y Amparo Baró; "La hermosa fea" (1963), de Lope de Vega, en versión de Alfonso Paso, "La tercera palabra" (1966/67) "Siete gritos en el mar" (1968), de Alejandro Casona, la última con dirección de José Osuna y junto a su entonces mujer María Luisa Merlo; "El proceso de Mary Duggan" (1968), de Bayard Bellier; "Vidas privadas" (1970), de Noel Coward; "Pato a la naranja" (1976), de William Douglas-Home, también junto a la Merlo; "La gata sobre el tejado de zinc" (1979), de Tennessee Williams, dirigido por José Luis Alonso y con un reparto notable: María José Goyanes, Montserrat Carulla, Amelia de la Torre y José Bódalo y dos obras de quien entonces compartía su vida, Ana Diosdado: "Camino de plata" (1989), un drama familiar en el que la Diosdado también es actriz principal y Larrañaga, director de escena, "Trescientos veintiuno, trescientos veintidós" (1991), una deliciosa comedia donde trabaja con su ex María Luis Merlo, su hijo, Luis Merlo y Manuel Tejada.

Carlos Larrañaga tenía fama de seductor, y su vida personal parece confirmar la etiqueta; quienes le conocieron bien podrán decir si hay o no razón en ésto, ahora, tras una época en la que la vida le ha resultado difícil, porque perder la salud es algo difícil de llevar, Larrañága ha demostrado fortaleza y afán de superación, de hecho tenía previsto reaparecer el 5 de agosto de este año en San Sebastián junto a su ex-mujer, María Luisa Merlo, con la obra "Quizás, quizás?", producida por su hijo Pedro, algo que no llegó a suceder porque su recuperación estaba siendo más lenta de lo previsto. Genio y figura ... Descanse en paz.


23 comentarios:

susana dijo...

Creo que era una gran actor pero últimamente sólo se interpretaba a sí mismo. Descanse en paz. un beso.

Modestino dijo...

Yo también me planteo que se interpretaba a sí mismo, ... pero el otro día insinué lo mismo con Sancho Gracia y alguien, no sin lógica, me planteó que cómo podía decir eso sin conocer personalmente al actor ...

De cualquier manera, Larrañaga tenía un estilo inconfundible.

Tommy dijo...

La farmacia de guardia más famosa de la tele está doblemente de luto, pues quiso la casualidad que el mismo día que Larrañaga falleciera el autor de la inconfundible sintonía de la serie, Bernardo Bonezzi, un músico de gran personalidad que pasó de ser estrella de la movida madrileña (verle en YouTube actuar en "Aplauso" al frente de su grupo "Zombis" cuando sólo tenía 16 añitos es una gozada) a convertirse en un notable compositor de bandas sonoras para cine y TV. Sólo ha vivido 48 años, pero han dado para mucho.

En cuanto a Larrañaga, cómo olvidar sus pelis de actor infantil. Siempre le recordaré en "Pequeñeces", haciendo de hijo de Aurora Bautista y, según la mentalidad de la época, pagando en su propia carne los pecados de su progenitora.

Modestino dijo...

Recuerdo haber visto un trozo de "Pequeñeces" y la verdad es que el tono era bastante folletinesco, como también leí el libro, no podía ser de otra manera.
El otro día vi por youtube un fragmento de "El extraño viaje" y me pareció genuino cine negro a la española.

Campanilla dijo...

Son actores inolvidables porque nos han acompañado desde niños con sus pelis y sus series. Se siente mucho su muerte. Descanse en paz. Besos alados.

Modestino dijo...

Sí, primero nos duele que envejezcan y luego que se mueran ... Es como si les hubiéramos creado un aura de inmortalidad ... lo que no deja de tener su lógica: sus interpretaciones les hacen inmortales.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

I couldn't resist commenting. Perfectly written!

Here is my weblog; isocial.Co

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.