27 de septiembre de 2012

Miguel Angel Aguilar increpado

Miguel Angel Aguilar es un periodista madrileño de larga trayectoria; comenzó su trabajo en el diario "Madrid", periódico fumigado por el régimen anterior y trabajó en las revistas "Cambio-16", "Posible" y "Tiempo" y "El Siglo", siendo director de los diarios "Diario-16" y "El Sol", así como de la Agencia EFE; es columnista de "El País" desde su aparición y también escribe en "La Vanguardia" y "Cinco días". Se trata de un hombre agresivo y ácido, con gran capacidad crítica y, a pesar de todo, elegante y creativo. Su orientación política se puede encuadrar en un progresismo próximo al PSOE y se trata, sin duda, de uno de los pesos pesados del periodismo español actual, un columnista de auténtica calidad. No me encuentro entre las personas que suelen comulgar con las ideas de Aguilar, aunque también es cierto que no lo leo con regularidad, aunque sí lo hago en ocasiones, amen de haberle escuchado en varias intervenciones en Televisión y en tertulias radiofónicas. Es posible que a veces le pierda cierta parcialidad, pero es algo que se puede achacar a bastantes de los columnistas de los diversos medios de una u otra orientación. Por desgracia en España somos demasiado tendentes a enrocarnos en nuestros medios de comunicación ideológicamente próximos y nos cuesta practicar el sano deporte de contrastar opiniones.

En la tan comentada manifestación de la Plaza Neptuno del pasado martes día 25 Miguel Ángel Aguilar fue increpado por varios manifestantes, no se si por inquinas personales o porque le confundieron con uno de los miembros del Congreso que aquéllos pretendían rodear. No entraré en valoraciones sobre una manifestación que acabó mal, pues aunque no me identifico en absoluto con ella, comprendo el enfado y hasta la desesperación de los ciudadanos y estoy seguro que tal concentración estaba compuesta por bastantes hombres y mujeres pacíficos y de buena fe. Pero tras ver el vídeo, que ha dado la vuelta a España, me produce una enorme pena contemplar que la escena excede de cualquier forma legítima de reproche. Hay un señor de barba, completamente desbocado, que parece tratar de agredir al periodista, a la vez que se escuchan increpaciones como "hijo de puta", "ojalá te mate la ETA" y otras lindezas. Hay frases admisibles, incluso uno lee en pancartas expresiones certeras y de una gracia y una intencionalidad crítica notables, pero cuando lo que se contempla es odio y exabruptos, cuando ya se ha perdido el respeto a la persona, cuando se insulta y agrede a un señor, no se si porque piensan que es político o porque lleva corbata, quien lo hace ha dejado de ser pueblo, ya es sólo chusma.

9 comentarios:

paterfamilias dijo...

Es cierto que no he seguido mucho esa manifestación (aunque me parece que tampoco me he perdido nada, ¿no?) Me ha hecho gracia, sin embargo, el seguimiento que de ella hizo La Sexta, por ejemplo, emitiéndola en directo y haciendo el ridículo por la poca gente allí concentrada.

Modestino dijo...

Evidentemente por mucho que digan los organizadores, la asistencia no ha respondido a las expectativas: se viene preparando desde junio o julio -creo- y hace una semana se decía que más de 30.000 personas habían confirmado en internet su asistencia.

Pero me preocupa, fundamentalmente porque pienso que hay motivos para la indignación y el enfado; lo que pasa es que yo en estas "movidas" en concreto veo en bastantes odio e irracionalidad, y no me gusta un pelo.

Eso sí, tengo la impresión de que la mayoría de la gente está ´mucho más ocupada en intentar salir adelante que en portestar y que tanta manifestación, concentración, etc al final acaba cansando. Pero no hay más que ver cómo acabó la del 25 como para intuir que es cierto lo del otoño caliente.

susana dijo...

Esas personas no son simples ciudadanos indignados. Son anarquistas y comunistas nostálgicos de la Unión Soviética. Pretenden acabar con el sistema democrático para realizar sus experimentos utópicos y tiránicos. No creo que haya que tenerles ninguna lástima. Consiguieron exactamente lo que estaban buscando: presentarse como víctimas ante la opinión pública, después de atacar a la policía. Un beso.

Camisas dijo...

Buenos días. Tienes toda la razón del mundo. Es violencia, entonces sin sentido, sin razón, caos. No es democracia, únicamente prejuicios estúpidos como todos los prejuicios.

Hasta la próxima!!

Modestino dijo...

Susana, estoy en parte de acuerdo, porque quienes defienden y organizan estas movidas son de esa onda, pero en estas manifestaciones, como las de hace año y medio con los indignados, yo también veía gente de bien, ciudadanos honestamente hasta la coronilla.

Un saludo Camisas¡¡¡¡

Anónimo dijo...

ultimamente veo en las noticias y me entero de que hay huelgas... alguna ventaja tiene que tener vivir en un pueblo pequeño, aquí esas huelgas es como si pasaran en Grecia.


Modestino dijo...

La mejor manera de vivir en paz y sin sobresaltos es andar poco informado.

Carmen J. dijo...

Muy bien traído.

Modestino dijo...

Tienes una foto super original!:)