21 de abril de 2012

Un locutor que rejuveneció el panorama de los telediarios


El pasado 14 de abril fallecía en Madrid, a los 68 años y víctima de un cáncer, Pedro Macía, que fue durante muchos años presentador de los telediarios y uno de los periodistas más significados de la tele de los años 70 y 80. Leo que Macía nació en 1944 y aún cuando no recuerdo al año exacto en que su cara comenzó a hacerse familiar en los informativos españoles, estoy seguro que fue en la segunda mitad de los 60, con lo que necesariamente tuvo que comenzar a trabajar en dicho medio siendo muy joven. Por aquellos tiempos estábamos acostumbrados a personajes serios y maduros como David Cubedo y Jesús Álvarez, y Pedro Macía vino a ser como una nueva ola dentro de un plantel que parecía poco dado a modernidades. Enseguida fue una cara conocida, y como era un hombre atractivo, de mirada directa, ojos azules y voz profunda, se convirtió en uno de los ídolos televisivos de muchas féminas, recibiendo el apodo de "telebombón", por mucho que la calidad y la profesionalidad de Pedro Macía estaba muy por encima de estas superficialidades. De su primera época en la tele cabe recordar también su intervención en programas como "En antena", "Punto de vista", "Por tierra, mar y aire", que en su día presentó otro histórico: Angel Losada e "Investigación en marcha" con el que consiguió una gran popularidad junto a Enrique Rubio, otro mítico de este tipo de espacios.

Fue uno de los periodistas de televisión más significativos en una época tan importante como la transición; el equipo de entonces lo formaba Macía junto a nombres tan ilustrativos como Lalo Azcona, Eduardo Sotillos y Miguel Ángel Gozalo; al periodista fallecido le correspondió el espacio "Última Hora", con el que cerraba los informativos del día y a la vista de la enorme capacidad de producir noticias de la época, tuvo ocasión de comunicar a los telespectadores auténticas primicias informativas. No olvidemos que era la época de la legalización del PCE, con la consiguiente crisis de gobierno ocasionada por la dimisión de Pita da Veiga, la preparación de las primeras elecciones democráticas, la configuración de la UCD, con Adolfo Suárez al frente, los sucesos de Vitoria y Montejurra, el secuestro de Oriol y Urquijo y Villaescusa, la ley de reforma política y su referéndum, etc.

Pedro Macía dio siempre muestras de independencia, así en 1979, siendo director de "Última Hora" se enfrentó al director de RTVE al negarse a leer una nota sobre el supuesto rechazo de los secretarios generales de CCOO y UGT a la intervención del director de RENFE en la huelga de ferroviarios, al entender que se le pretendía manipular, siendo fulminantemente cesado. Fue enviado a los estudios de TVE en Canarias, regresando a Prado del Rey para dirigir el programa "Punto de Encuentro". En 1989 presentó el programa "Escrito en el aire", en Radio Nacional y su última aparición en televisión fue para narrar el reportaje "Imágenes 90", en el que se hacía un repaso informativo a la televisión de ese año. También escribió varias piezas teatrales y recibió un Premio "Ondas" y en 2003 el premio “Micrófono de Oro” en la categoría de "entrañables" como presentador "de estilo".

Los tiempos han cambiado mucho y ahora se practica un periodismo más agresivo, en ocasiones incluso más militante; por eso echo de menos un estilo como el de Pedro Macía, desapasionado, objetivo ... porque era un hombre que nos contaba las noticias con tanta claridad como serenidad, sin hacer valoraciones, sin militar de ninguna forma. Poco a poco van desapareciendo esos protagonistas televisivos de nuestra infancia, descanse en paz.

4 comentarios:

susana dijo...

Qué lástima perder a uno de los buenos. Dep. Un beso.

Anónimo dijo...

No recuerdo nada de éste periodista.

Hoy "veré" el "clasico" lo que quiere decir que no miraré la TV sólo escucharé a los periodistas o locutores.
Un poema escucharlos, tan poco independientes que en la entonación se nota a que equipo apoyan como comentaristas antiguos jugadores que carecen de vocabulario no se saben expresar; eso si son partidarios de uno u otro equipo al que justamente más critican para parecer más independientes.
Para colofón en esa rueda de prensa al final del partido con preguntas para el lucimiento del entrevistado, porque claro como lo pongan en un apuro ya no contesta más y los veta para el resto de su vida...

Modestino dijo...

Es ley de vida, mueren buenos y malos, feos y guapos, listos y tontos, ... tarde o temprano. Cuando vas cumpliendo años de vez en cuando te estremeces al comprobar la gente que has dejado en en el camino.

Modestino dijo...

Qué magnífico análisis!, si te fijas el 95% de los futbolistas cuando les entrevistan al final de un encuentro comienzan su perorata diciendo "la verdad es ...", es llamativo lo poco relativistas qué son ;)