18 de abril de 2012

La Kirchner nos toca las narices



Como de estas cosas entiendo más bien poco, creo que no estoy en condiciones de hacer grandes valoraciones sobre la decisión de Cristina Fernández Kirchner, presidenta de Argentina, de expropiar la petrolera YPF, compañía controlada por REPSOL; es una decisión que afecta directamente a España y, haciendo bueno el refrán de que a perro flaco todo son pulgas, supone un contratiempo notable para nuestro país, además de, al parecer, una agresión incalificable hacia el mismo. La prensa española, de todas las tendencias, está siendo unánime en reprochar la actuación de los gobernantes argentinos y parece que nuestros socios europeos, y hasta alguno de por el norte de más allá del Atlántico, nos apoyan, si bien tengo mis dudas de que a la hora de la verdad esto sirva para algo, quedando el recurso de los tribunales internacionales, que en esto de cumplir los plazos son tan premiosos como los de aquí. Es posible que nos perdamos en lamentaciones, quejas y críticas de las llamadas "patrioteras", aunque siempre consuela más ver que queda algo de solidaridad y sentimiento español que escuchar determinados comentarios de algún que otro visceral, a veces de corte stalinista, que corre por esos foros de Dios.

Desde mucho antes de que empezaran a sonar rumores sobre la decisión del gobierno argentino, he mirado a la señora Fernández Kirchner con prevención; la veo como un personaje populista, demagogo e incluso siniestro; son tiempos propicios para iluminados y aprendices de redentores, y si es así creo que, en buena parte, se debe a que quienes aparentaban regir con sabiduría y moderación los destinos de occidente no han estado a la altura a la hora de la verdad: los hechos han demostrado que el edificio tenía los cimientos de barro y como se ha perdido mucha de la confianza que se tenía en los grandes líderes de las democracias parlamentarias de nuestro entorno, se ha facilitado la proliferación de gente como la presidenta de los argentinos. Da la impresión de que aquí, y en muchas partes, el edificio se desmorona y la incertidumbre crece conforme pasan los días y se escalonan los acontecimientos.

17 comentarios:

susana dijo...

Es cierto. En tiempo difíciles proliferan los "iluminados". En este caso, otra más tras la huella de los Castro. Como si no se supiera que ese sistema no funciona y nunca ha sido la solución para nadie. Un beso.

Modestino dijo...

No, no es la solución ... al menos en determinados foros de internet proliferan ultimamente quienes postulan una especie de regreso al stalinismo, un revival de doctrinas enterradas ...
... pero el problema es que las democracias parlamentarias, al menos la nuestra, les han ofrecido argumentos con su despilfarro, su corrupción, su ineficacia, ...por eso ahora el panorama aparece oscuro: con lo que hay y con las alternativas.
Esperemos que salga el sol por alguna parte.

veronicia dijo...

Argentina mira por los intereses de su país y está en su obligación. Expropiar es una facultad del estado.
La presidenta es populista esta medida solo le ha beneficiado a ella haciéndole daño a su país porque les cierra puertas a inversores.

IPF ha caido en bolsa, eso era lógico para REPSOL (que se desplomen en bolsa ) pero IPF la supuesta beneficiaria ha caído sintoma de que los inversores no confían.

veronicia dijo...

YPF

Modestino dijo...

Al final cada uno tiene lo que ha sembrado.

Dolores Ceballos dijo...

La foto del post le va al pelo. Lo digo porque habla por sí sóla. Parece estar más preocupada en posar y quedar mona que otra cosa.
Qué despropósito de mujer!.

Modestino dijo...

:)... Cuando el personaje de turno no me cae excesivamente bien ya procuro buscar una foto que no le haga precisamente simpático.

interbar dijo...

Borges calificó sumariamente a los peronistas. Si Fernández quería hacer lo que ha hecho debería haber seguido la norma por ella misma establecida en el Estado de Derecho (ella vendió YPF). En todo caso si hay intereses de España, (al final de sus trabajadores), Como dicen los ingleses: con la Reina con razón o sin ella.

tomae dijo...

...yo recuerdo que había muchas simpatías en la guerra de las Malvinas, ahora no creo que hayan tantas.

Modestino dijo...

Recuerdo que cuando lo de Las Malvinas muchos militamos con Argentina por eso de simpatizar con el más débil, lo de David contra Goliat; con el tiempo se demostró que el asunto fue una tremenda trampa -y un inmenso error- de los militares de la dictadura para tapar sus miserias.

Modestino dijo...

Así debe ser, pero siempre aparece alguna cáscara amarga en plan verso suelto.

Driver dijo...

Lo que no es de recibo es que en un país tan rico en recursos naturales como Argentina, la riqueza se circunscriba a un pequeñísimo porcentaje oligárquico de la población, que lo gestiona peor que mal.
...
En Noruega encontraron petróleo hace poco años, y los recién nacidos son obsequiados con un fondo de pensiones, amén de haber desarrollado un sistema de explotación innovador.

Modestino dijo...

Lo que siempre he escuchado yo es que Argentina es una tierra de una riqueza natural, una fertilidad enormes, pero que no ha salido adelante porque los argentinos son unos vagos.

Driver dijo...

A los argentinos les pasa un poco como a los españoles, están muy mal dirigidos.
Es una simple cuestión de madurez en la gestión.
...
Ellos tienen un sistema que les impide avanzar, que es la corrupción. El número de intermediarios que aparecen en cualquier actividad económica, está institucionalizado alrededor de una pequeña oligarquía que se mantiene en el poder.

Recuerdo que cuando Air Comet compró Aerolíneas Argentinas, los mecánicos españoles se echaban las manos a la cabeza porque el coste de los neumáticos de los aviones doblaba el coste en Europa, gracias a los numerosos intermediarios que abñia desde la fábrica de Michelín hasta los aeropuertos argentinos.

Nosotros, en España estamos sufriendo una fuerte "intermediación" por parte de la "clase política", basada en la interposición de criterios políticos a criterios de buena gestión.

Si te quieres cargar un país, una actividad económica o una gestión, llénala de intermediarios; no falla, te la cargas.

Si quieres competir en un mercado libre, traza planes de gestión que acerquen al productor y al consumidor; todos salen ganando.

Ni los argentinos, ni los andaluces, ni en general los españoles, somos vagos.

Simplemente estamos fatalmente gestionados.

Modestino dijo...

Buen argumento; lo de que los argentinos son poco trabajadores lo escuché en Cataluña, donde tal vez tienden a pensar que el resto del mundo no trabaja demasiado ...

Driver dijo...

Tengo en mí, y conste que soy nacido en Madrid, que los catalanes tienen en general una buena cultura empresarial.
Desde el tiempo de los fenicios han sido buenos comerciantes, las Atarazanas de Barcelona fueron la industria más puntera a nivel mundial en su momento, y la lectura del desarrollo de la Revolución Industrial en Cataluña no deja dudas sobre su carácter emprendedor.

Otra cosa es el uso político que se le quiera dar a una actitud ante la vida, que sólo es continuación de unas raíces bien cimentadas en su pasado.

Siempre opté por intentar comprender las motivaciones que impulsan a los pueblos, y el "seni" catalán es muy potente en este sentido.

La cultura empresarial de Cataluña es un valor que hay que reconocer, respetar y comprender en sus raíces históricas.

¡Y me voy a ver al Barsa!

Modestino dijo...

Por supuesto Driver, un seny que mantienen muchos de ellos.