16 de enero de 2012

Ha muerto Fraga



Anoche murió Manuel Fraga Iribarne, uno de los políticos más significativos de las últimas décadas; tenía 89 años y llevaba varios meses delicado de salud. Su trayectoria política es extensa, habiendo formado parte del Consejo de Ministros del régimen anterior como Ministro de Información y Turismo desde 1962 a 1968, para ocupar la Vicepresidencia primera como Ministro de Gobernación en el primer gobierno de la Monarquía presidido por Carlos Arias Navarro. Entre ambas carteras Fraga fue embajador de España en Gran Bretaña y presidente del Consejo de Administración de Cervezas "El Águila". Posteriormente fue diputado por Alianza Popular, miembro de la comisión que elaboró la Constitución vigente, fundador del Partido Popular, perpetuo líder de la oposición y durante 15 años Presidente de la Comunidad Autónoma de Galicia, para terminar su carrera política como senador. Fraga Iribarne ha sido un político vocacional en cuya cabeza, como afirmó en su día Felipe González, cabía todo el Estado español.

Fraga ha sido también un personaje controvertido; en primer lugar porque fue, junto a Adolfo Suárez, el más relevante de los políticos que sobrevivieron al franquismo y tuvieron el saber hacer y la habilidad suficiente para mantenerse en primera línea en la transición y la democracia. Como Ministro de Información y Turismo fue capaz de dar, dentro de los límites de un régimen autoritario, un toque de modernidad y progreso al país. Fue famosa la enorme actividad que desplegaba Fraga, quien aparecía prácticamente en todos los telediarios, sin olvidar su influencia en la Ley de Prensa, una norma que supuso un cierto avance en su día; todo ello contrastaba con la línea de su antecesor, Gabriel Arias Salgado, un hombre peculiar que se caracterizaba por su estrechez y afán censor, tanto que había quien aseguraba que tenía una lista de los españoles en peligro de condenación al infierno.

Fraga Iribarne tenía un carácter explosivo; recuerdo que cuando fue cesado, contra todo pronóstico, en octubre de 1968 haber escuchado que sus visitas como ministro eran temidas y que era capaz de cesar ipso facto a aquél cuya actuación no le había satisfecho. Fue famosa su frase cuando siendo Ministro de Gobernación aseguró que "la calle es mía", un comentario desafortunado que le generó no pocas críticas. En aquel primer gobierno del Rey compartía gabinete con José María de Areilza otro político que en ese momento aspiraba a encabezar la transición española: eran dos pesos pesados que se quedaron fuera de la foto con la inesperada aparición de Adolfo Suárez.

En las primera elecciones democráticas Fraga reunió en Alianza Popular a otros seis viejas glorias del franquismo -Cruz Martínez Esteruelas, Licinio de la Fuente, Laureano López Rodó, Federico Silva Muñoz, Gonzalo Fernández de la Mora y Enrique Thomas de Carranza-, un grupo que fue bautizado como "los siete magníficos" y que se estrelló contra el desacierto de tratar de reflotar el pasado y la popularidad de Suárez. Cuando la víspera de las elecciones salieron los principales políticos en televisión a plantear sus proyectos vimos a un Fraga disparado y vehemente, soltando a velocidad de vértigo afirmaciones y "boutades" que dieron una imagen de intemperancia que no le favoreció nada; aseguran que se le ofreció repetir la grabación y el se negó a hacerlo con cajas destempladas.

Los años parecieron templar un carácter que nunca fue fácil; él cogió la alternativa que le brindó el espectacular hundimiento de la UCD, encabezando un largo peregrinaje en el desierto de la derecha española durante los 14 años de mandato de Felipe González, fundando el Partido Popular y retirándose a sus cuarteles gallegos cuando asumió que con él el partido tenía un techo. En Galicia consiguió por fin presidir un gobierno, el de su tierra natal, donde permaneció 15 años a base de reiterar mayorías absolutas. En 2005 volvió a ganar las elecciones con83 años, aunque perdió la mayoría por un escaño y hubo de pasar a la oposición por el pacto entre PSOE y BNG.

Manuel Fraga ha sido un personaje polémico, hay quien no le perdona ni su pasado ni su carácter, pero no me cabe la menor duda de que estamos ante un hombre de una capacidad intelectual tremenda, un político de calado y un parlamentario de primera fila. Y desde luego, alguien que no dejaba indiferente.


10 comentarios:

sunsi dijo...

Esperado post, Modestino. Y difícil de abordar. Excelente. No está de más añadir que fue un trabajador infatigable...También un hombre de una austeridad que llamaba la atención, excepto en un aspecto: ¡las "pitanzas"! Un pariente cercanísimo ya fallecido contaba que la estrategia perfecta para poder ser escuchado y meter baza era departir con él durante un almuerzo. Solo callaba mientras tenía la boca llena;-)

Fraga... suscitó amores y odios, pero no dejaba a nadie indiferente. La Historia, con ese distanciamiento necesario, se encargará de colocarlo en el lugar que ocupó durante tantos años de actividad política. Descanse en paz.

Modestino dijo...

Está bien lo de la austeridad, es bien cierto que no tenía pinta de vestir de Armani precisamente.

susana dijo...

Gracias por esta biografía tan interesante. Descanse en paz. Un beso.

Anónimo dijo...

Solo con ver parte de su curriculun academico ,es para saber de quien estamos hablando:

Se licenció y doctoró en Derecho, con premio extraordinario.
Número uno de su promoción en la oposición en el Cuerpo de Letrados de las Cortes Españolas (1945).
Número uno de su promoción en la oposición de la Escuela Diplomática (1947).

Modestino dijo...

Efectivamente Fraga era un primer espada y su curriculum profesional es difícil de igualar.

Aunque yo me planteo si con él al frente la Transición hubiera salido tan bien, posiblemente Suárez tenía más flexibilidad y mano izquierda.

Brunetti dijo...

Eres más rápido que el viento, Modestino.

Comienzas a parecerte a la redacción de un periódico, donde tienen siempre preparados los panegíricos de la gente más importante o influyente, por si acaso la parca les visita de forma inesperada.

Conservo una fotografía de mi padre bañándose en el río Genil, allá por la década de los 60 que, siempre que la veo, me acuerdo de Fraga en la playa de Palomares (y viceversa), ambos con esos calzones a modo de bañador calados casi hasta la altura de las tetillas.

Debía de ser una moda ese tipo de bañador, aunque tengo por bien seguro que mi padre no lo compró en ninguna boutique del barrio de Salamanca.

Modestino dijo...

Seguro que tu padre era mucho mas tratable que Don Manuel.

Driver dijo...

En algunos rotativos de hoy se glosa la figura de Fraga como la de un hombre de Estado, que supo "ver" el paisaje antes que sus contemporáneos.
Complejas características personales le permitieron navegar por una dictadura, una transición y una joven democracia.
Y curiosa característica la de pensar más rápido que su verbo.

tomae dijo...

...yo leí u oí que cuando se preparaba las oposiciones que cita el anónimo se encerraba con un sus libros y sin más comida que un "fuet", y se zampaba el temario a rodaja limpia.

Nunca diría que fue un hombre que se sirvió de la política ... puede que más bien alrevés.

Descanse en Paz...

Modestino dijo...

Es evidente la clarividencia de Fraga ... y que su cabeza iba más deprisa que sus palabras, algo que es.posible acabara perjudicandole.