2 de enero de 2012

El discurso de Havel



Václav Havel fue el último presidente de Checoslovaquia y el primero de la República Checa; era también escritor y dramaturgo y falleció el pasado 18 de diciembre. A raíz de la noticia de su muerte se sucedieron un buen número de artículos cuyo tema central, casi siempre en tono halagador, era la vida y la obra -fundamentalmente política- de este personaje que defendió siempre la libertad y los derechos humanos, que sufrió persecución y prisión por ello y que pudo presumir de cultura, integridad e independencia de criterio. Por eso he dedicado un tiempo a hurgar sobre su historia personal y su pensamiento y, entre otros hallazgos, he encontrado una frase, entresacada de un discurso, que considero es de las que hacen pensar.

"Cuando hablo de la degradación del ambiente moral no me estoy refiriendo sólo a los hombres que comen verdura ecológicamente pura y no miran por las ventanillas de los aviones. Me refiero a todos nosotros. Ya que todos nos hemos adaptado al sistema totalitario, lo hemos aceptado como un hecho imposible de cambiar y, así, lo hemos mantenido. En otras palabras: todos -aunque, naturalmente, en grado diferente- somos responsables del funcionamiento de la máquina totalitaria; no hay nadie que sea sólo su víctima; todos debemos considerarnos sus autores."

Y es que acostumbrados como estamos a posicionamientos exclusivamente críticos, a veces demoledores, sin la más mínima concesión a la autocrítica, ningún reconocimiento de errores propios y ausencia total de ofrecimiento de alternativas, uno se oxigena ante frases como ésta que hablan de la responsabilidad, de que en el fondo el sometimiento rutinario y hasta camaleónico al sistema es conducta generalizada y al final siempre nos acabamos considerando víctimas sin admitir las propias culpas de lo que ocurre.




10 comentarios:

Ana, princesa del guisante dijo...

Responsabilidad. Qué gran palabra para estrenar el año, Modestino, Feliz 2012. Gracias por ese discurso.

Modestino dijo...

Feliz 2012, Ana; siempre eres bienvenida por aquí.

ana dijo...

Estamos demasiado acostumbrados a se individuos. Despersonalizados, no asumimos esa responsabilidad intransferible sobre las cosas que le afectan a nuestra comunidad.

Buen inicio de año.

Feliz 2012

susana dijo...

Estoy de acuerdo. Todo tenemos una parte de culpa. El sistema está formado por individuos, no es una máquina. Un beso.

Modestino dijo...

Yo observó una tendencia a ser hipercritico, y a la vez inercia y conformismo, así como un reflejo frecuente de eso de la paja en el ojo ajeno.

ana dijo...

Todos, o al menos la mayoría, somos críticos y cómodos. Si no fuera así, nos estaría sonando otra melodía.

Todos tenemos nuestra parte de responsabilidad, incluso en los hechos que más alejados parecen estar de nosotros. Esto me hace pensar en el efecto mariposa...

Modestino dijo...

He de confesar, Ana, que he tenido que acudir a la wikipedia para saber qué es eso del efecto mariposa ... Interesante, desde luego.

veronicia dijo...

Esta idea de hoy me quema... porque primero responsabiliza a "todos" para matizar "pero naturalmente en un grado diferente"; creando un subconjunto como una salida digna para toda la población (y se incluye él para dar ejemplo)
La zona cómoda... (la llamaría yo) en la que soportamos esa coresponsabilidad ¿y después que? Despues de conseguir que me haga minimamente responsable del "sistema" ¿que hago? si ya no soy víctima ya no puedo exigir responsabilidad ¿que hago?

Modestino dijo...

No creo que Havel discuta tu crítica y exigencia de responsabilidades, más bien considera que no siempre hay quien es totalmente culpable ni totalmente inocente.

interbar dijo...

Pero claro, el problema de degradación moral pasa por el hecho de que la mayoría en Occidente hemos perdido la fe en Dios (el Dios de los cristianos) y ¿que se puede hacer?.