30 de julio de 2008

Un plan brillante

Se trata de una entretenida película de Michael Radford, con un guión de Edward A. Anderson y estrenada en 2007. La trama se desarrolla en Londres durante el año 1960; Demi Moore encarna a una brillante ejecutiva de la "London Diamond Corporation", la mayor compañía de diamantes del mundo, que es animada por el señor que limpia las oficinas por la noche, un formidable Michael Caine, a dar un golpe en la caja fuerte donde se guardan las piedras preciosas. La frustración de ella y una misteriosa intención de él se unen en un plan audaz y que parece imposible.

Estupenda la caracterización de los personajes, con mención especial para el máximo responsable de la Compañía (Joss Ackland), el detective contratado por ésta para investigar el robo (Lambert Wilson) y el villano de turno, el tramposo jefe de la Compañía de Seguros (Constantine Gregory). Muy lograda la recreación del ambiente de la época, con una magnífica presentación del peculiar mundo de la city londinense.
Demi Moore encarna su personaje con acierto, pero quien lo borda, una vez más, es Michael Caine, quien como el buen vino mejora con los años. Tan solo por contemplar su interpretación, habrá valido la pena gastar la hora y media larga que dura la película.
"Un plan brillante" consigue ganar la atención y, sin ser una joya del séptimo arte, obtiene una buena nota.