19 de enero de 2017

Cosas de la memoria


Ayer participé en una reunión -lo que algun que otro snob llama "tormenta de ideas"- organizada por UNICEF sobre protección de menores, Sin duda, un tema atrayente, sugestivo y, por encima de todo, una cuestión en la que hay que trabajar y comprometerse cada día más. Entre las personas que participaban se encontraba una mujer, joven y animosa, a quien reconocí de una charla sobre discapacidades que me tocó impartir hace ya más de 13 años,  cuando vivía mis primeros tiempos de Huesca. Varios días después de mi intervención, esta persona se presentó, junto con otra, en mi despacho para entregarme un obsequio en agradecimiento por mi colaboración. Recuerdo perfectamente que me entregaron  el formidable libro  sobre Lucien Briet en el que se comparan las fotos realizadas por el célebre fotográfo y explorador francés en diversos lugares del Pirineo Aragonés, con otras que reflejan el estado actual de cada paisaje fotografiado por Briet. Pero por encima de la categoría del regalo recibido, lo que se grabó en mi retina fue la sonrisa sincera y bondadosa de la citada joven ... saltaba a la vista que se trataba de un acto de cariño y que le satisfacía hacerlo.

Cuando me dirigí a ella para saludarla y recordarle que nos habíamos conocido entonces, quedó sorprendida de mi memoria, ... que he de admitir que aún es notable. Eso sí, ¿qué excusa debía poner para justificar el hecho de recordarla? ... podría decirle que el motivo era su belleza, y no exageraría, pero me pareció mejor no decir nada. Y en realidad, y dando por descontado que la naturaleza le ha dotado de tal belleza, lo cierto es que si la recuerdo es fundamentalmente porque en su día me impresionó, ... quede cautivado por la estampa de bondad y sinceridad que contemplé en una mirada y en una sonrisa.

2 comentarios:

Susana M dijo...

Qué gusto conocer gente así, y como tú. Un beso.

Anónimo dijo...

Hoy he estado todo el dia sufriendo por dos niños que se han atrevido a romper el silencio que les imponia su maltratador y a los que el sistema les ha fallado. No sabia lo dificil que es proteger a los niños. Porque cuando levantas la manta dejas en evidencia a quienes debieran haber visto lo que ocurria.
Dios que es misericordioso me mostrará el camino.
3,1416

PD. cosas de la suerte que haya visto ahora esta entrada